1 de agosto de 2021, 2:38:06
Deportes

OCTAVOS - VUELTA


El Oporto completa la debacle de la Juventus de Ronaldo | 3-2

M. Jones

Los lusos se adelantaron, pero los italianos remontaron en el segundo tiempo. Con la eliminatoria empatada, Oliveira decidiría en la prórroga con un golazo. Por M. Jones


La Juventus enfrentó este martes al Oporto. Debía remontar el 2-1 que sufrió en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. La cita se subrayaba como un evento trascendental para ambos clubes: los italianos acaban de comenzar un proyecto que está naufragando en lo doméstico y los lusos tienen lejos el título liguero. Así las cosas, Andrea Pirlo no pudo contar con Dybala y colocó en punta a Cristiano Ronaldo y Dybala. Sergio Conceiçao, en su caso, mantuvo a piezas talentosas, pensando en anotar también en Turín.

El choque arrancaría con la personalidad del club de Do Dragao apocando a la 'Vecchia Signora'. Los visitantes controlaron en todo momento las acometidas transalpinas, exhibiendo una seguridad defensiva palpable y comandada por Pepe. Y por el meta argentino Agustín Marchesín, que neutralizó el testarazo inicial de Morata con una parada providencial. Además, los portugueses disfrutarían de una buena relación con la pelota cuando la recuperaban. Tanto fue así que en el minuto 20 generaron una acción que concluyó con penalti grotesco de Merih Demiral a Taremi. Sergio Oliveira transformaría la pena máxima sin contemplaciones. Avisando de su excelso rendimiento.

No le cambiaba nada a la Juve el tanto rival, pues seguía en la obligación de anotar, al menos, dos dianas. Continuaría con su ejercicio inocuo de dominio de la posesión y multiplicación de centros laterales sin remate, que alimentaban la confianza de Pepe y el resto de antiaéreos de su zaga. Con ese nudo ofensivo bianconero se decretaría el descanso. Le hacía falta una reacción al favorito, mas Pirlo no movió ficha. Y recogió fruto a los cuatro minutos de la reanudación, cuando Bonucci centró, Ronaldo bajó el envío y Chiesa lo embocó, sellando el empate.

Ese golpe de talento insuflaría la convicción que le había faltado al vigente campeón de la Serie A. Y la ingenua expulsión de Mehdi Taremi - vio dos amarillas en cinco minutos- les regalaría una superioridad numérica desde el minuto 55. Se inclinaría todavía más el encuentro hacia la voluntad juventina. En el 63, Chiesa conectaba un cabezazo certero en el enésimo centro de Juan Cuadrado -el colombiano abusó de esa suerte-, completando su doblete y la remontada. Dibujando un desenlace de clara incertidumbre, con la eliminatoria igualada.

Avanzaría el minutaje hacia el 90 con Pepe, de 38 años, arrebatando al propio Chiesa su hat-trick. Atravesaba el Oporto su momento más bajo y agobiante del cruce. Conceiçao leyó el brete e ideó un cambio que daría una vida más a sus subordinados. Metió en cancha al colombiano Luis Díaz y dio en el clavo. La velocidad y profundidad de este jugador de banda bastó para contener a Cuadrado y amenazar a la contra. Apagado el incendio, los lusos crecerían en transición y Marega asustó al coloso con un remate que se fue al lateral de la red. Mas, no se modificaría el electrónico y la prórroga resultaría inevitable. Entre otras cosas, porque el larguero escupió un latigazo de Cuadrado en el 93.

El tiempo extra, con De Ligt, McKennie, Kulusevski, Bernardeschi, Grujic, Sarr y Martínez en el campo, se desarrollaría en torno al nerviosismo que atenazó más a los italianos. Se esfumó en primer acto sin bagaje ofensivo destacado. Y en el minuto 115 se detonó el punto de inflexión: Oliveira redondeó su exhibición técnica al fabricar una falta, tras tirar un túnel a McKennie, y ejecutarla con un cañonazo desde larga distancia que se coló pegado al poste de Szczesny. Un lanzamiento perfecto, raso, que se filtró entre la barrera porque Ronaldo y otro compañero se dieron la vuelta ante el inminente impacto del chut. Ahí, con cinco minutos de margen, la épica portuguesa llegaría a la orilla. Aunque todavía concediera el gol postrero de Rabiot -que llegó demasiado tarde, en el 117-. Quedando Conceiçao coronado, Pirlo contra las cuerdas y Ronaldo señalado. Semejante debacle histórica en una institución como la turinesa suele pasar factura.


- Ficha técnica:

3 - Juventus: Szczesny; Cuadrado, Demiral, Bonucci (De Ligt, m.75), Álex Sandro; Chiesa (Bernardeschi, m.102), Rabiot, Arthur (Kulusevski, m.102), Ramsey (McKennie, m.75); Morata y Cristiano.

2 - Oporto: Marchesín: Manafá, Mbemba, Pepe, Sanusi (Luis Díaz, m.71); Corona (Leite, m.118), Oliveira (Ndiaye), Uribe (Grujic, m.90), Otavio (Sarr, m.61); Taremi, Marega (Martínez, m.106).

Goles: 0-1, m.20: Oliveira (Penalti); 1-1, m.49: Chiesa; 2-1, m.63: Chiesa; 2-2, m.116: Oliveira; 3-2, m.117: Rabiot.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Chiesa (m.93), Cuadrado (m.92 de), Bernardeschi (m.104) y Rabiot (m.114), y a Otávio (m.45), Oliveira (m.97) y Mbemba (m.117), del Oporto. Expulsó por doble amonestación a Taremi (m.52 y m.55).

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Juventus Stadium a puerta cerrada.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es