15 de mayo de 2021, 1:15:44
Los Lunes de El Imparcial

Novela


Juan Gabriel Vásquez: Volver la vista atrás


Alfaguara Barcelona, 2021. 480 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 8,99 €. El autor colombiano nos presenta una ambiciosa novela basada en una vida y un personaje reales: su compatriota el cineasta Sergio Cabrera. Por Adrián Sanmartín


Con ocho novelas, dos volúmenes de cuentos, dos ensayos, y una biografía en su haber, Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) se ha convertido en una de las voces más sólidas de la literatura en español, cuya producción le ha valido numerosas distinciones, otorgadas en diferentes países. Entre otras, el premio Roger Callois por el conjunto de su obra, el de la Real Academia por Las reputaciones, -que fue también finalista del Bienal de Novela Vargas Llosa-, el Nacional de Periodismo Simón Bolivar -en dos ocasiones-, y el Alfaguara de Novela por El ruido de las cosas al caer. Asimismo, Vásquez -que ha vivido en París, Las Ardenas y Barcelona antes de regresar a su ciudad natal, donde hoy habita-, es traductor e imparte cursos en universidades de todo el mundo, y fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, y recibió la Cruz Oficial de la Orden de Isabel la Católica.

Con Joseph Conrad como uno de sus santos patronos, a quien dedicó una magnífica biografía, Joseph Conrad. El hombre de ninguna parte, y convirtió en personaje de su novela Historia secreta de Costaguana, el escritor bogotano ha mostrado siempre una gran ambición en su obra, en la que muchas veces se entrecruzan vidas personales y colectivas, pues considera que la Historia y la política marcan en gran medida el devenir individual, así como el peso del pasado, vivo en el presente, en una muy lograda simbiosis entre ficción pura y no ficción, manejada de manera particular. Precisamente en Volver la vista atrás se aprecian de marcada manera estos dos elementos, ya que, como advierte el propio Vásquez en una Nota final, “es una obra de ficción, pero no hay en ella episodios imaginarios”.

La nueva novela de Juan Gabriel Vásquez, cuyo título lo toma del célebre poema de Antonio Machado “Caminante no hay camino”, nos cuenta, en efecto, hechos reales de la vida de una persona real y de su familia: el director de cine colombiano Sergio Cabrera (Medellín, 1950). El propio Cabrera, como explica Vásquez, es el que le proporciona el material a lo largo de siete años de encuentros y más de treinta horas de conversaciones grabadas, incontables correos y mensajes de texto, además de la exhaustiva consulta de sus archivos privados en los que, señala Vásquez, “consulté documentos cuya supervivencia inverosímil me pareció una prueba más de la testarudez del pasado, y mientras escribía otros libros estuve buscando en las sombras la forma que más le convenía a éste”.

Las sombras se despejaron definitivamente en un momento dramático para el mundo con el estallido de la pandemia. Vásquez se contagió, aunque no tuvo que ingresar en el hospital: “Ahora estoy convencido de que la escritura dio orden y propósito a los días a los días caóticos de la cuarentena, y en más de un sentido me permitió conservar una cierta cordura en medio de aquella vida centrífuga. En otras palabras, ordenar un pasado ajeno fue la manera más eficaz de lidiar con el desorden de mi presente”.

La novela arranca en octubre de 2016, cuando Cabrera ha sido invitado en Barcelona a una retrospectiva de su obra. El cineasta acepta, pero antes de desplazarse a la Ciudad Condal aprovecha para pasar unos días en Lisboa, donde se encontraban su hija Amalia y su mujer Silvia, en unos momentos en los que el matrimonio atravesaba una crisis. Y no va a ser solo esto a lo que el creador de filmes como La estrategia del caracol o Perder no es cuestión de método, entre otros, deberá hacer frente. Recibe una llamada que le anuncia que su padre ha sufrido un accidente. Al levantarse bruscamente del sofá sufrió un desvanecimiento. Su padre tenía buena salud, pero sus 92 años no perdonan. Tras debatirse entre la vida y la muerte, finalmente fallece. Los organizadores de la retrospectiva le dicen que entenderán perfectamente que regrese a Bogotá. Pero Sergio Cabrera decide permanecer en Barcelona. En ese volver la vista atrás se nos irá revelando las complejas relaciones con su padre y el peso de su personalidad, así como la vida de este, Fausto Cabrera, exiliado a consecuencia de la Guerra Civil española, y que, tras pasar por varios países hispanoamericanos, se establece en Colombia, donde fue un destacado actor y director teatral. Precisamente en la película La estrategia del caracol de su hijo Sergio, tendría un papel protagonista en la figura de un exiliado español, de credo revolucionario.

Pero antes de convertirse en cineasta, Sergio Cabrera pasó su adolescencia en la China de la Revolución Cultural, donde su familia vivió un tiempo, pues su padre había sido contratado por el gobierno chino. Y también Sergio Cabrera se enroló unos años en el Ejército Popular de Liberación colombiano.

Con el gran pulso novelístico que le caracteriza, Juan Gabriel Vásquez nos relata unas existencias con no poco de convulsas que atraviesan momentos históricos igualmente convulsos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es