23 de septiembre de 2021, 23:15:38
Deportes

RACISMO


Bale encabeza el intento de boicot a las redes sociales del fútbol inglés

E.I.

El jugador galés ha llamado a abanadonar ese medio de comunicación por lo tóxico de parte de su contenido.


Thierry Henry es un ser humano perteneciente a un tiempo anterior a la era tecnológica actual. Cuando él amontonaba títulos y récords en el Arsenal, la selección de Francia y el Barcelona de Pep Guardiola, las redes sociales no gozaban del poder con el que viajan en estos días. La repercusión de estos medios de comunicación no condicionaban, como ahora, las decisiones empresariales. El que fuera extraordinario delantero no está acostumbrado al tremendo altavoz con el que se vociferan todo tipo de ataques.

Por ello, la pasada semana tomó la decisión de huir de ese universo virtual. La leyenda del balompié galo lo anunció, precisamente en ese marco, con un texto que llama a la reflexión. "Hola, chicos. A partir de mañana por la mañana me retiraré de las redes sociales hasta que las personas que tienen el poder sean capaces de controlar sus plataformas, con el mismo vigor y ferocidad que lo hacen cuando se infringen los derechos de autor", avanzó.

"El enorme volumen de racismo, intimidación y tortura mental consiguiente para las personas es demasiado tóxico como para ignorarlo. Tiene que haber alguna responsabilidad. Es demasiado fácil crear una cuenta, usarla para intimidar y acosar sin consecuencias, y permanecer en el anonimato. Hasta que esto cambie, deshabilitaré mis cuentas de todas las redes sociales. Espero que esto suceda pronto", argumentó.

Esta expresión contundente se une a la ola de quejas que están emitiendo futbolistas y dirigentes de los clubes que compiten en la Premier League. Sin ir más lejos, Granit Xhaka, mediocentro del Arsenal, puso el grito en el cielo sobre este asunto hace unas semanas. Dejó claro el helvético que los usuarios que le atacan en las redes sociales no son aficionados de fútbol. "Puedes decir lo que quieras sobre el fútbol, pero no sobre una persona o su familia", proclamó.

Así las cosas, va tomando forma una corriente contrario a dichas plataformas en las islas británicas (y en el resto del planeta, con personas de todos los sectores y actividades económicas). Y Gareth Bale ha asumido la antorcha. El futbolista del Real Madrid, cedido en el Tottenham, ha declarado esto: "Consideraría cerrar mis redes sociales. Si todos nos unimos y decidimos boicotear las redes sociales, si hiciéramos una declaración conjunta, y no sólo uno o dos, todo cambiaría. Si hubiera una campaña promovida por mucha gente en el deporte, creo sin duda que eso ayudaría".

El zurdo galés insta a la generación de un movimiento masivo. Y ya hay nombres gruesos en Inglaterra que han alzado la voz. Marcus Rashford, delantero referencial del Manchester United y la selección, reaccionó a los insultos racistas sufrido en febrero de este modo: "La humanidad y las redes sociales están en su peor momento. Sí, soy un hombre negro y vivo orgulloso de serlo todos los días. Ningún comentario ni nadie me hará sentir diferente". Lo denunció a las autoridades policiales. Y logró que el príncipe Guillermo interviniera.

Axel Tuanzebe y Anthony Martial, compañeros suyos en los 'Red Devils', también fueron víctimas de improperios relativos al color de la piel. La Policía del Gran Mánchester comunicó que había iniciado las pesquisas al respecto señalando que "se nos ha informado de varios de estos comentarios y estamos en contacto con los involucrados para brindar apoyo e investigaremos a fondo".

Mas, en otros clubes británicos se han dado casos similares. Reece James, lateral y canterano del Chelsea, ya titular del equipo, compartió su enfado por haber sido objeto de insultos racistas en las redes sociales. Este es el mensaje que lanzó la entidad londinense que le tiene contratado: "En el deporte, al igual que en la sociedad en general, debemos crear un entorno de redes sociales en el que las acciones de odio y discriminación sean tan inaceptables como lo serían en la calle. Algo tiene que cambiar y tiene que cambiar ya".

Quizá sea éste el pistoletazo de salida que moldee la indignación que se ha extendido en una parte de los usuarios de las plataformas de comunicación mencionadas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es