19 de junio de 2021, 5:28:51
Deportes

CASO DIAKHABY


Murthy, presidente del Valencia, le dice al mundo que España es racista tras la inocencia de Cala

M. Jones

El dirigente nacido en Singapur ha reaccionado con contundencia al informe de LaLiga que exculpa al cadista.


El pasado martes llegó la hora. Tras un día y medio de silencio, los protagonistas del episodio que puso al fútbol español en los informativos de medio mundo decidieron ofrecer su testimonio. Juan Cala y Mouctar Diakhaby explicaron su punto de vista sobre el incidente que derivó en la interrupción del Cádiz-Valencia del pasado domingo. Presentaron sus alegaciones, en un caso que sigue en manos de las autoridades del balompié nacional. Con una sanción potente pendiendo del central andaluz si se confirma se profirió un insulto racista.

El futbolista francés, de 24 años, publicó sus primeras palabras desde el fin de semana. Lo hizo a través de su cuenta de Instagram. "Quiero hablar de lo que pasó en Cádiz el domingo. Después de dos días, estoy más tranquilo y quiero hablar. El domingo, en Cádiz, hay una jugada donde un jugador me insulta. Y las palabras son 'negro de mierda'. Que el jugador me diga eso es intolerable", avanzó. "Yo no puedo aguantar eso y habéis visto todos mis reacciones. Eso no puede pasar en la vida normal y, sobre todo, en el fútbol. Porque es un deporte de respeto. Después de eso, mis compañeros y yo hemos decidido ir al vestuario, lo cual era una buena decisión. Luego, un jugador de ellos le ha pedido a un jugador nuestro que si Cala se disculpa, volvemos al campo", desveló.

Además, el zaguero manifestó que "mis compañeros y yo le hemos dicho que no. Que las cosas no son así. No puedes hacer algo y pasar así como así. Disculparte y pasar así como así, no puede ser". "Yo hoy me siento bien, pero me ha dolido. Me ha dolido muchísimo. Pero es la vida y hay cosas así en la vida. Lo que espero es que LaLiga haga cosas y encuentre soluciones para que encuentren pruebas y que todo se aclare", remató. Y se despidió agradeciendo el apoyo a su club, a sus colegas de vestuario, a la afición levantina y a todos aquellos que le han mostrado apoyo en este trance.

Más tarde habló Cala en la rueda de prensa anunciada. "Desgraciadamente, me veo obligado a comparecer. Todo empieza en un córner a favor del Valencia donde el jugador Diakhaby cae encima mía. Recibo un codazo, reclamo falta y él me dice que me levante. Eso queda ahí. Después, viene el gol, la tarjeta y la jugada desafortunada en la que una falta a favor tengo otro lance de juego con el jugador, recibo un golpe y reclamo otro lance del juego", expuso en el arranque de su exposición.

"Le digo al jugador 'déjame en paz' y me desentiendo. Y el jugador me acusa de decirle 'negro de mierda'. Monta en cólera al recibir la amarilla y después vivimos la escena sobre el césped. A partir de ahí, yo ya me quedo con cara de asombro y de bochorno con lo que está pasando. Después pasó todo lo demás que ya habéis visto. Nunca he dicho negro de mierda. No se lo he dicho y eso está bastante claro. Todo lo que dice es falso. Si hay algún jugador del Cádiz que haya dicho que yo iba a ir a pedirle perdón, dejo el fútbol. Esto es un linchamiento mediático", defendió.

El jugador del conjunto gaditano añadió que "después de ver el vídeo que hizo ayer el presidente del Valencia junto a su jugador, espero que fuera al Juzgado de Guardia a denunciarme porque yo lo voy a hacer. No se puede acusar de una forma tan fehaciente sin poder demostrarlo". "Creo que lo que buscan es mi segunda tarjeta, cuando yo intento calmarlo diciéndole que no había dicho nada. Aquí hay dos víctimas: un jugador que es acusado y otro que cree que es víctima de un insulto racista. Si nos hubieran dejado a los dos hablar con el árbitro todo se habría solucionado. Todo lo que se montó después es un circo", criticó sobre la protesta de los valencianistas.

"No sé lo que busca (Diakhaby) y no sé si lo interpretó mal. Yo intenté hacerle ver que no le había dicho eso. Luego vi a los jugadores del Valencia juntarse y ya se lió todo. Estamos sin público desde hace un año por la pandemia. Hay muchas cámaras y estamos muchos jugadores. Cuando él recibe el supuesto insulto, hay siete u ocho jugadores y ninguno lo ha oído. Al menos déjame dudarlo", comentó. Y, de inmediato, aclaró que "el único que se dirige a mí del Valencia es el delegado, para preguntarme qué ha pasado. Le digo que es un espectáculo lo que está pasando. Que estoy en estado de shock. En el vestuario estamos cada uno en el nuestro. Ellos deciden salir, pero sin su compañero. Nadie del Valencia me dijo nada. Llevo 12 años de profesional y he convivido con chinos, africanos, sudamericanos... He compartido vestuario con Benjamin, Kanouté...".

Cala, que se confesó emocionado por el cuidado que le ha brindado la entidad andaluza, precisó que "nada más terminar el partido, le digo al presidente que quiero salir inmediatamente. Mi presidente me recomienda que no, que ya he sido juzgado y que todo lo que diga lo van a utilizar en mi contra". "Al día siguiente, lo vuelvo a llamar para decirle que quiero salir. Me dice que no y que espere. Salgo hoy porque es cuando el Cádiz me dice que salga, soy un empleado del club y aquí estoy", relató. E insistió en que "emprenderé acciones legales con todas las personas que han intentado jugar con mi honor. Mi abogado está recopilando información", sin confirmar que denunciará a Diakhaby.

Cuestionado por si ha hablado con el francés, dijo esto: "No tengo ningún tipo de problema de sentarme con él en una habitación. Pero después de este linchamiento sin pruebas... Me han juzgado todo tipo de personas sin escuchar mi versión. Todo el mundo se ha arrimado a ganar protagonismo, votos... Yo no tengo ningún problema, es lo que tendría que haber pasado antes de terminar el partido. Estamos dañando el fútbol español con este circo. No hay racismo en el fútbol español. Me niego a que se diga eso. Hay jugadores negros en todos los equipos y están superintegrados". "Le diría (a Diakhaby) lo que soy como persona. Si el me considera racista, le diría que lidero una plataforma saharaui. Ayer recibí su llamada y eso si es un apoyo", remarcó.

"Ahí han habido muchas contradicciones. Desde que pasaron los hechos, cada minuto que pasa hay una contradicción nueva", alegó en lo relativo a la decisión contrincante de volver al césped. E hizo hincapié en que "o se lo ha inventado o entiende otra cosa cuando le dije 'déjame en paz'. Gabriel Paulista (central del Valencia) insta a su compañero a meterse para adentro cuando lo está calmando Fali (defensor del Cádiz)". "Si te ha dicho eso su compañero, me coges y me reúnes con él para explicarle lo que he dicho", reflexionó.

Tebas anuncia que no han encontrado pruebas del insulto de Cala a Diakhaby


Este viernes, LaLiga comunicó que no ha encontrado prueba alguna de que el jugador del Cádiz insultara en los términos denunciados al del Valencia. "Tras el análisis de los elementos, se concluye que no se ha encontrado en ninguno de los soportes disponibles en LaLiga prueba alguna de que el jugador Juan Torres Ruiz (Juan Cala) insultara en los términos denunciados a Mouctar Diakhaby", señaló la nota emitida por el organismo.

"Concretamente, han sido examinados los archivos audiovisuales y digitales disponibles, se han analizado los audios del encuentro, las imágenes emitidas y lo difundido en las diferentes redes sociales", prosiguió el texto, antes de aclarar que "para poder complementar el informe, se ha contratado a una empresa especializada, que ha realizado un análisis de lectura de labios de las conversaciones y un estudio del comportamiento de los jugadores Juan Torres Ruiz (Juan Cala) y Mouctar Diakhaby".

En paralelo, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) no ha cerrado el expediente extraordinario por el caso del presunto insulto racista. Y desde el Valencia se han dado más pasos hacia adelante en la denuncia de lo sucedido y la defensa de su jugador, al que consideran víctima de todo esto. De hecho, ha sido el proprio presidente del conjunto levantino, Anil Murthy, el encargado de trasladar la hipótesis que siguen enarbolando. A pesar de la negativa de Javier Tebas.

Respondió a la comunicación del informe de LaLiga (que asegura que Cala dijo "mierda", "déjame en paz" y "perdona, no te cabrees") de este modo: "La investigación no puede confirmar "TODAS" las palabras que Diakhaby escuchó en el minuto 28 del partido Cádiz CF-Valencia CF disputado el pasado domingo. Que no se hayan encontrado pruebas no significa que no se produjera ese hecho. El Valencia CF quiere destacar que LaLiga haya llevado a cabo su propia investigación, pero en ningún caso el Club cambia su opinión sobre lo que sucedió durante el partido y mantiene su total apoyo a Diakhaby. Nuestro objetivo es ver un cambio, ver una respuesta apropiada a este incidente tan grave, ver movimiento para cambiar las normativas y las actitudes a la hora de hacer frente a este tipo de problemas cada vez que surjan".

Pero el dirigente de Singapur ha ido más allá. Usó el impacto que este episodio tuvo en los medios de comunicación de todo el planeta para deslizar que en España hay un problema de racismo. Difundió ante las cámaras de la BBC (Reino Unido), la CBS (Estados Unidos), SkySport (Reino Unido) o la revista The Athletic esto: "Honestamente, no me sorprende que los clubes de LaLiga no hayan salido a defendernos y sí lo hayan hecho clubes de otras ligas. Así están las cosas por España. Por eso tenemos que ponernos de verdad manos a la obra".

"Es duro de digerir que seamos nosotros los que tengamos que aportar pruebas. El problema está en la mentalidad de todos. Los clubes y las instituciones tienen que educar a los jugadores, a los aficionados y a todos. Porque si el problema se afronta como se está haciendo, volverá a ocurrir", remarcó, antes de recalcar que "la mayor prueba se vio por televisión". "Esa cara de culpa (de Cala) es bastante obvia", espetó. Y afeó a aquellos que denuncian que se use un protocolo nuevo para sacar provecho inventándose insultos. "Decir eso es promover el racismo porque estás insinuando que todas las personas negras son tramposas y que se irán del campo cuando a su equipo le vaya mal. ¡Es increíble!", alegó.

Por último, Murthy sacó pecho por haber expulsado de Mestalla al grupo ultra valencianista, abonó la teoría del jugador andaluz que propuso completar el partido si Cala pedía perdón y sonrojó lo que considera falta de unidad de los clubes españoles en la lucha contra el racismo. "Si el punto de partida en la lucha contra el racismo es una prueba de que esto sucedió antes de que tomemos cualquier acción, entonces no estamos protegiendo a los vulnerables. Así que ayer, para mí, fue un caso en el que se retrocede dos pasos en esta lucha contra el racismo. Para nosotros, el mensaje enviado desde la comunidad del fútbol es que puedes hacer lo que quieras si no te pilla la cámara. Si todos los clubes no se unen para hacer esto (crear un protocolo para este tipo de incidentes), entonces hablar no va a conseguir nada. Debe haber una voluntad colectiva", finalizó.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es