24 de junio de 2021, 2:51:18
Deportes

FÚTBOL


El Barcelona se agarra a la polémica arbitral para justificar la derrota en Valdebebas

M. Jones

Ronald Koeman y Gerard Piqué, lo más contundentes en sus quejas.


Jornada trigésima de LaLiga, con el liderato en tres puntos. Y con Real Madrid y Barcelona calentando el Clásico de este sábado desde hace semanas, siempre atacando a la presunta parcialidad del estamento arbitral. De hecho, desde el partido de ida se prendió una mecha que se agudizaría con el derbi capitalino y que se ha incendiado del todo este fin de semana. La victoria merengue por 2-1 ante los catalanes, que redondea el dominio de esta rivalidad abierto en la primera vuelta, ha generado enfado en los azulgranas.

En concreto, se protestan tres acciones. Para empezar, se reclama a Gil Manzano un posible penalti de Mendy sobre Dembèlè; en segundo término, se protesta la no señalización de otra posible pena máxima por agarrón de Mendy a Braithwaite -minuto 82-; y se colocó la diana en el trencilla porque se añadieron cuatro minutos que parecen cortos si se contemplan las interrupciones del segundo acto -incluido el fallo y recambio del sistema electrónico de los colegiados-.

Ronald Koeman no escondió su cabreo ante los micrófonos de Movistar, todavía en el césped. "Si todo el mundo ha visto el partido y eres del Barcelona estás caliente y y descontento por dos decisiones del arbitraje. Es verdad que en la primera pare no hemos estado bien, ni atacando ni defendiendo .En la segunda parte hemos mejorado pero sólo pido del árbitro que acierte decisiones. Es penalti a Braithwate. Clarísimo. Tenemos que aceptarlo y callarnos. Ya he dicho lo que yo pienso. No quiero decir que hemos perdido por el árbitro, pero sí que hay jugadas que nos han afectado", denunció.

"Claro que es determinante porque si no es 2-2. El penalti es clarísimo. Es imposible caer de esta manera si no te agarran. El linier estaba a diez metros y no ha visto nada. No hay VAR. No sé porque hay VAR en España, Hay linier, cuatro árbitro y VAR. Sigo sin entender cómo funciona en España", proclamó, antes de manifestar que "mis jugadores están tristes también porque algunos son veteranos y están acostumbrados a estas cosas". Y abandonó la entrevista de forma abrupta.

Antes, en cuando el árbitro pitó el final, Gerard Piqué se abalanzó sobre él tras haber descendido desde el graderío. El central, que no jugó por seguir lesionado, recorrió a toda velocidad el verde y llegó a encararse con Gil Manzano, en una maniobra del todo punible. El capitán azulgrana recriminó de forma airada tanto la acción de Braithwaite como el corto tiempo de descuento. "Ha habido cambios y ahí han estado un minuto más. Lo he mirado. Y cuatro minutos. Es acojonante", alegó. Y también retó al delegado culè, que trataba de templarle. "Estoy hablando", le espetó en catalán, después de soltarse con agresividad del abrazo del empleado visitante y siguió al árbitro hasta vestuarios. Modric, que pasaba por allí, le dijo "estás esperando para rajar ahora, ¿eh?".

Sergi Roberto, que volvió a sentirse futbolista al comparecer en el segundo acto, fue el más comedido de las voces que sonaron. "Era muy importante ganar para nosotros, pero no ha podido ser. LaLiga se disputará hasta el final y lo hemos intentado sin descanso", avanzó. Y sobre el discutido penalti del tramo final, expuso esto: Le toca, otra cosa es si el contacto es suficiente o no. Lo que me ha sorprendido es que rápidamente ha dicho que no era nada y ni tan siquiera ha querido ir a mirar el VAR".

Además, Guillermo Amor, director de relaciones institucionales del club, ofreció esta versión: "Sólo ha añadido cuatro minutos. Quizá esperábamos que como mínimo pudieran ser cinco o más. Ha tenido un problema el árbitro por el que ha tenido que parar el partido y ha dicho que añadiría. Y podría haber alargado más, pero es él el que decide". "No hemos podido ver bien las jugadas en el campo pero por lo menos el VAR podría haber parado el juego para ver si eran o no. Hay veces que pitan y otras no, y el VAR hay veces que decide mirar y otras no", remató, en relación con las acciones dudosas.

Finalmente, Joan Laporta se pronunció en las redes sociales. Se limitó a escribir este mensaje: "Tenemos ocho partidos por delante para conseguir el objectivo de ganar la Liga. No tengo ninguna duda de que el equipo luchará hasta el final. ¡Visca el Barça!". Lo que no queda claro es su abordará el asunto en la resaca de un Clásico que golpea de nuevo a los catalanes.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es