13 de junio de 2021, 22:21:13
Nacional

PANDEMIA


Simón: "La cuarta ola no parece que vaya a ser de una envergadura tan grande como en la segunda y tercera"

Efe


El Ministerio de Sanidad ha notificado 21.071 nuevos contagios desde el viernes, así como un aumento de la incidencia en 14 días hasta 230 casos y de la ocupación en las ucis, hasta el 22,4%. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha manifestado que estos datos ponen de manifiesto que "no se está produciendo un efecto excesivo de la movilidad y de los contactos en Semana Santa".

"La evolución es buena aunque no podemos bajar la guardia", ha dicho en rueda de prensa, en la que ha asegurado que se ha estabilizado el incremento de casos de los últimos días, aunque, ha advertido de que "hay que esperar a ver los datos de mañana y pasado". Según Simón, "la cuarta ola no parece que vaya a ser de una envergadura tan grande como en la segunda y tercera".

Simón, optimista: "Tenemos que estar satisfechos. Este efecto positivo en la evolución de la epidemia se debe al trabajo de la población, el esfuerzo de las instituciones para aplicar las medidas y a la vacunación".

Prorrogar el estado de alarma

Por otra parte, portavoz de Sanidad ha manifestado que "es muy posible" que la situación de la pandemia "no justifique" renovar el estado de alarma, aunque "se trabaja con todas las opciones", entre ellas prolongarlo más allá del 9 de mayo si fuera "estrictamente necesario". Ha insistido en que la situación que "podemos esperar para el día 9 no tiene nada que ver con la de hace un mes o con la de hoy", por lo que considera que "lo sensato" sería evaluar la evolución de la pandemia entre los días 1 y 5 de mayo para tomar una decisión al respecto.

"Ahora mismo con la evolución, la situación de vacunación y la experiencia no sería necesario el estado de alarma", ha augurado, mientras resaltaba que su fin no impide que sigan aplicando medidas de control de movilidad donde sea necesario. Según el experto, "una cosa es que no sea necesario renovarlo y otra que no estén previstas todas las opciones". Además, ha subrayado que aproximadamente entre un 15 y un 20 % de la población -aunque con variabilidad entre comunidades- ha pasado la enfermedad y la gran mayoría es inmune, así como que a otro 20 % se le ha administrado una dosis de vacuna y al 7,2 % la doble pauta.

A favor de AstraZeneca

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha asegurado también que la vacuna de AstraZeneca está teniendo un "resultado muy bueno" en el control de la epidemia y "no se ha descartado todavía del todo" dar la segunda dosis a los menores de 60 años ya vacunados. No obstante, ha dicho, "habrá grupos de edad, no todos, para los que sí que es posible que la segunda dosis sea AstraZeneca o incluso que se decida aplicar otra diferente", pero esto es objeto de estudio en discusiones técnicas.

El epidemiólogo ha mostrado su "orgullo" porque España pueda aportar información "al mundo entero" sobre este asunto gracias al primer ensayo clínico que analizará en 600 personas la posibilidad de administrar una segunda dosis de la vacuna de Pfizer a quienes ya han recibido una primera de AstraZeneca, y que ha puesto en marcha por el Instituto de Salud Carlos III. Pese a que el ensayo se centra en esta combinación, Simón ha señalado que "no se ha descartado todavía del todo" si a los ya vacunados con AstraZeneca se les va a inyectar la segunda dosis de la misma marca.

"AstraZeneca está teniendo un resultado muy bueno en el control de la epidemia y está generando efectos mínimos", ha destacado el director del CCAES. La Comisión de Salud Pública estudia además la posibilidad de aumentar el intervalo de separación de las segundas dosis de las vacunas contra el coronavirus para los menores de 79 años con el fin de inocular el suero cuanto antes al mayor número de personas vulnerables.

En concreto, el documento conocido este lunes propone continuar con la separación de segundas dosis de Pfizer y Moderna tal como se recoge en la estrategia actual (21 días y 28 días, respectivamente) pero aumentar el intervalo en los menores de 79 años entre seis u ocho semanas. Sin embargo, Simón ha considerado que "no es bueno que se discuta de borradores porque vamos a mediatizar la discusión de los técnicos"; como cualquier documento de trabajo, el publicado hoy es un borrador en el que "se exponen opiniones" para recabar las de los demás, ya sea para apoyarlas como para rechazarlas.

Respecto a cuándo podría España empezar a administrar la monodosis de Janssen, sobre la que este martes se pronunciará la Agencia Europea del Medicamento (EMA), ha señalado que dependerá de lo que determine ese organismo. Tras su paralización en Estados Unidos, este país retomará su administración el viernes si recibe el aval de la FDA, la agencia estadounidense, pero en "Europa en general y España en concreto no nos debemos a los criterios de Estados Unidos, nos debemos a la EMA".

Certificado digital de vacunación

Por otro lado, Fernando Simón cree que no tiene sentido implantar el certificado digital de vacunación hasta junio, porque por el momento la mayor parte de la población que quiere vacunarse no tiene acceso a la inmunización. "Ahora mismo no se está vacunando quien quiere, sino los grupos prioritarios", ha asegurado Simón en una rueda de prensa en la que ha apuntado a la discriminación que en su opinión supondría implantar ya este certificado cuando solo "un porcentaje muy limitado" de la población tendría derecho a obtenerlo.

Simón ha advertido de que el proceso para implantarlo será "complicado y largo" aunque no ha cerrado la puerta a que pueda adelantarse a lo previsto, finales de junio. En ese momento, según sus cálculos, ya una gran parte de la población habrá sido vacunada, habrá pasado la enfermedad o tendrá acceso a una prueba diagnóstica -los tres requisitos para poder viajar-, lo que permitirá que se acceda al documento "sin mayores problemas". Y aunque habrá grupos poblacionales que aún no hayan tenido acceso a la vacuna, serían menos que ahora, con lo que la "discriminación" se reduciría también.

Con respecto a las peticiones de comunidades autónomas como Andalucía para que se utilice de forma interna para pasar de una provincia a otra en España, Simón ha reconocido que su uso "se puede llegar a plantear" en algunas circunstancias. El epidemiólogo no ha aventurado cómo acabará la discusión en el seno de la Unión Europea acerca de si se admitirá la circulación a los europeos que se hayan inmunizado con vacunas no aprobadas en el seno de la UE, aunque ha admitido que en el caso de un país de fuera la situación sería distinta, porque no se le puede obligar a decidir qué vacuna se implanta en su país.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es