16 de enero de 2022, 23:56:16
Sociedad

ESA


Arranca Alpha, la misión de seis meses de la ESA

EL IMPARCIAL


La nave Crew Dragon que transportaba al astronauta de la ESA Thomas Pesquet, a los de la NASA Megan McArthur y Shane Kimbrough, y al de la agencia JAXA (Agencia Espacial Japonesa) Akihiko Hoshide, se ha acoplado este sábado al módulo Harmony (nodo 2) de la Estación Espacial internacional, dando así comienzo a Alpha, la misión de seis meses de la ESA.

La tripulación pasó unas 23 horas orbitando la Tierra hasta alcanzar la ISS tras el lanzamiento del 23 de abril.

Thomas es el primer astronauta de la ESA en volar al espacio a bordo de un vehículo distinto de la nave rusa Soyuz o del transbordador estadounidense STS, así como el primer astronauta de la ESA en abandonar la Tierra desde Florida (EEUU) en más de una década.

Este es su segundo vuelo, después de que en su primera misión, Proxima, despegase rumbo a la ISS en una Soyuz desde Baikonur (Kazajistán) y su expedición batiese en su momento varios récords de horas invertidas en investigación.

Más grande y mejor

En Alpha, todo está previsto para ser más grande y mejor. La nueva Crew Dragon puede alojar cuatro astronautas, lo que permite que haya más gente viviendo y trabajando en la ISS, y por lo tanto llevando a cabo más investigaciones para los científicos en la Tierra.

Está previsto que en verano llegue un módulo de laboratorio ruso con un brazo robótico europeo para ofrecer nuevas formas de mantener la ISS y dar apoyo a los astronautas durante sus paseos espaciales y su trabajo en el exterior. Thomas ayudará a instalar dicho brazo y prepararlo para su uso durante la misión Alpha.

Más rápido y sofisticado

La nueva tripulación ha llegado a la ISS con un vuelo comercial, lo que significa que la estación en sí ya ofrece nuevas formas de acceso comercial al espacio.

“Quiero mandar un saludo especial a Thomas y al resto de la tripulación ahora que van a embarcarse en una nueva aventura de seis meses, durante los cuales trabajarán y harán ciencia en el espacio”, ha dicho Josef Aschbacher, director general de la ESA. “La misión Alpha es testamento de lo que podemos lograr gracias a la colaboración internacional, gubernamental y comercial”.

“Hay tres servicios comerciales europeos que ofrecen instalaciones para que las organizaciones lleven a cabo sus propios experimentos de forma rápida y económica en este laboratorio espacial único de la humanidad, tanto dentro como fuera de la ISS, de modo que un experimento puede volar a la estación al cabo de tan solo seis meses”.

Está previsto que, durante su estancia en el espacio, Thomas realice más de doscientos experimentos, de los cuales cuarenta serán europeos y doce serán nuevos, bajo la dirección de la agencia espacial francesa CNES.

En octubre, al final de la misión Alpha, Thomas asumirá brevemente el mando de la ISS y dará la bienvenida al astronauta de la ESA Matthias Maurer en su primer vuelo al espacio.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.elimparcial.es