24 de septiembre de 2021, 19:26:26
Nacional

CRÍTICAS AL GOBIERNO


El vacío legal tras decaer el estado de alarma llena las calles de multitudinarias fiestas

Luis Vera

Comunidades y ayuntamientos se ven incapaces de contener esta ola de concentraciones sin un marco jurídico claro.


Sábado, doce de la noche. El estado de alarma llega a su fin en España. El toque de queda, salvo en Baleares y Valencia, ya no es efectivo. Miles de jóvenes de todo el país salieron a la calle a celebrarlo.

En Madrid, Barcelona, Salamanca, Bilbao… al grito de “’¡libertad!” y hasta con lanzamiento de petardos, miles de jóvenes llenaron a las plazas, parques y jardines de las ciudades para festejar con aglomeraciones, alcohol y escasas mascarillas el vacío legal que queda en el país para controlar la pandemia.

Las imágenes de la noche han dejado un reguero de conmoción y desolación en la población y en las autoridades autonómicas y municipales. Con el fin del estado de alarma, entra en juego un caos de normativas con dubitativo respaldo judicial.

Si bien en la Comunidad Valenciana y en Baleares, sus respectivos Tribunales Superiores de Justicia respaldaron la continuación de medidas como el toque de queda, no ha sido en caso en otras comunidades como País Vasco y Canarias.

Aunque la crítica más dura ha llegado precisamente del TSJ de la Comunidad Valenciana. En el auto que avala las medidas propuestas por la Generalidad tras el estado de alarma, los magistrados reprochan al Gobierno una “producción normativa idónea” para afrontar la pandemia.

Una regulación que, según los magistrados Manuel José Baeza, Miguel Ángel Olarte, Manuel José Domingo y Antonio López “es algo que demandaba -y sigue demandando- la situación pandémica que sufrimos, máxime con la duración que ya acumula y la falta de claridad de su final”.

Insisten en resaltar la ausencia de un marco regulador “ad hoc que solvente los problemas interpretativos con los que nos encontramos y evite la consecuente contradicción de criterios a la que asistimos en su día y estamos abocados a repetir en este momento de finalización del estado de alarma”.

Caso omiso a la mano tendida por el PP

El Partido Popular llevaba meses reclamando al Gobierno previsión para esta situación. Y en las últimas semanas redobló esfuerzos para sacar adelante su “plan b jurídico”, que consiste en la reforma de la Ley de Salud Pública de 1986, ofreciendo sus votos en el Congreso para sacarla adelante junto al PSOE. "Pone en riesgo vidas y está dejando abandonadas a las comunidades autónomas", advertía Casado en abril.

"Con Sánchez pasamos del estado de alarma al caos", ha escrito el presidente de los populares en su cuenta de Twitter este domingo. “Será el responsable si hay otra ola sin que las CCAA tengan la ley de pandemia que llevamos ofreciendo un año", continuó.

Si ya se criticaba de antemano al Gobierno por su inacción, tras la situación de la pasada madrugada no han hecho sino redoblarse.

Francisco Igea , vicepresidente de Castilla y León, propone incluso la dimisión del Gobierno "si se produce la situación de que es necesario volver a decretar el estado de alarma” después de las celebraciones registradas tras el fin del toque de queda, actos que "no se pueden repetir".

"Era pronto para pasar de 0 a 100, es una irresponsabilidad por parte del Gobierno", insistió Igea, que recriminó también al Ejecutivo que traslade al Tribunal Supremo la decisión de qué medidas se pueden o no tomar. "No puede subcontratar a los jueces", advirtió.

En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente de Murcia, Fernando López Miras, que aseveró este domingo que “el levantamiento del estado de alarma es una decisión que no responde ni a criterios sanitarios ni jurídicos, sino que es estrictamente política y es un auténtico despropósito que los españoles no pueden permitir”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es