18 de junio de 2021, 17:39:00
Deportes

JORNADA 35


El Madrid estalla y Zidane deja una imagen inédita con el árbitro

M. Jones

El arbitraje del duelo ante el Sevilla ha desembocado en críticas duras por parte del club capitalino.


El partido que disputaron este domingo Real Madrid y Sevilla se confirmó como uno de los eventos más importantes de LaLiga. Por fútbol, el encuentro mostró a dos de los principales representantes del balompié español lucir calidad y entrega; por intensidad, con la pelea por el liderato en juego los dos escuadrones se vaciaron, sin atender al cansancio abrasivo que arrastran; y por polémica, pues los merengues se sintieron muy perjudicados debido a la intervención del VAR y del trencilla en varias acciones discutibles.

El 2-2 final, con gol de Eden Hazard en el minuto 93 y un chut de Casemiro que rozó el poste en la última jugada, no satisfizo a ninguno de los contendientes. Los hispalenses se descubrieron con la posibilidad de meterse de nuevo en la brega por la gloria, mientras que los capitalinos desaprovecharon la ocasión de alzarse al liderato y ya no dependen de sus resultados para triunfar. En resumen, el espectáculo extraordinario, rebosante de orgullo, sólo alegró al Barcelona -que mantiene sus opciones- y a un Atlético que, a falta de tres fechas, vuelve a poseer el favoritismo.

Pero esta jornada dominical será recordada por la polvareda que generó la actuación protagónica del colegiado Juan Martínez Munuera y del árbitro VAR, José Luis González González. Tal fue la frustración de la delegación de Chamartín que se contempló cómo Zinedine Zidane ejecutó una maniobra exótica entro de su comportamiento habitual. Tras el pitido final, el técnico francés se encaminó al centro del campo para pedir explicaciones al equipo arbitral. Para encontrar una escena similar, con el galo ejerciendo de técnico, hay que buscar a conciencia.

Preguntado por lo sucedido en la entrevista posterior a la finalización del choque, dejó esta reflexión: "Estoy muy enfadado. Me tienen que explicar las reglas de los penaltis. Ya está. Hablé con el árbitro, me ha dado una explicación y ya está. Me ha dicho que era mano de Militao y en la otra no había mano. Es muy complicado, porque hicimos un gran partido y merecimos mucho más. No me gusta hablar de los árbitros, pero hoy la sensación no es buena".

"No, no me sirven. Al final, si hay cualquier mano en el área, la pitas o no por los dos lados. Ya está. La otra no la mira. Hemos hablado mucho de estas cosas y no va a cambiar nada porque el resultado no cambia (...) Hoy podemos estar nosotros molestos", sentenció. Y en la sala de prensa amplió su queja así: "No entiendo. Si hay una mano, hay mano de Militao y otra del Sevilla. No me ha convencido lo que me dijo, es lo que hay y lo que pita él. Nunca hablo de eso, pero hoy estoy enfadado".

Incidió en que "me tienen que explicar las reglas de las manos" antes de señalar que no entiende el uso del VAR ni la aplicación de las normas impuestas en esta temporada. "Podemos hablar ahora, pero no se va a aclarar ahora. Eso es lo que me molesta. Ya está. Nosotros tenemos que pensar que nos faltan tres partidos. Yo estoy molesto también por el partido que hicimos, merecimos mucho más", alegó. Y se despidió añadiendo que "confío en el fútbol, en todas las personas. Los árbitros también, nunca me he metido. Pero hoy he visto una mano del Sevilla y otra del Madrid y sólo pitaron nuestra mano. Ya está. Es la realidad".

Desde el palco, Emilio Butragueño deslizó otra teoría. "En este tipo de jugadas no estamos teniendo suerte. Hemos tenido situaciones parecidas y desgraciadamente la decisión ha sido en contra de nosotros de nuevo. Y es una decisión decisiva. Ha sido una decisión muy influyente y nos genera siempre mucha incertidumbre porque ha habido jugadas muy parecidas, teóricamente a nuestro favor, pero la decisión ha sido diferente. Nos deja un poco inquietos, pero ha ido al VAR y ha tomado la decisión".

"Teníamos la posibilidad de ponernos líderes. Teníamos que ganar el partido y después de haber empatado, teníamos el partido con una energía favorable. Pero ha llegado esta jugada, en la que Militao no ve la pelota. Claramente no ve la pelota, en esto todos coincidimos. Y tampoco hay un jugador del Sevilla que vaya a rematar. De hecho, el balón va para Miguel (Gutiérrez, canterano merengue), que va a despejar. No es una ocasión manifiesta de gol. Es una decisión muy importante por lo que ha significado. Y puede tener una influencia decisiva en la Liga", desglosó. Y zanjó de este modo: "Tomando como referencia otra jugadas parecidas, decimos: '¡Caray!'".

Se refería el portavoz madridista a una acción que corresponde al último derbi con el Atlético, disputado el pasado 7 de marzo y que se saldó con empate a uno. En el minuto 40 de ese choque, Toni Kroos botó un saque de esquina que golpeó, directamente, en el brazo extendido de Felipe. El central brasileño, como Militao, no estaba mirando al esférico y el golpeo de su extremidad, que también desvió la trayectoria del envío, fue involuntaria. La única diferencia con respecto al brete de este fin de semana es que le arrebató el remate a un rival -Casemiro-. El VAR llamó la atención del colegiado, éste revistó las repeticiones y no indicó nada.

"Qué vergüenza", publicó Dani Carvajal en sus redes sociales. El lateral, que está lesionado, borraría una publicación que reflejó el enfado de la masa social madridista. Y es que la indignación merengue no se circunscribe al penalti pitado a Militao. En el minuto 12, Vinicius abrió para el centro de Odriozola y Benzema abrió el marcador. El árbitroy el linier dieron validez al tanto, pero el VAR paró todo. Y resolvió que había fuera de juego del carrilero sin dar tiempo a la realización televisiva a mostrar la instantánea examinada; en el 20, el trencilla pitó una falta debatible de Casemiro a Jordán. El internacional carioca se quejó, asombrado por la señalización, y vio una rigurosa amarilla; en el minuto 52 pidieron un penalti por mano del propio Jordán; y, finalmente, en el 74 Martínez Munuera pitó pena máxima en favor del Madrid, por deribo de Bono a Benzema. Mas, la teconología llamó la atención sobre la jugada previa, una mano de Militao en el otro área. Con el resultado sabido.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es