21 de septiembre de 2021, 0:58:09
Sociedad

COMISIÓN DE SALUD


Los menores de 60 años vacunados con AstraZeneca tendrán segunda dosis de Pfizer

EL IMPARCIAL/Efe


La Comisión de Salud Pública ha decidido finalmente este martes que los menores de 60 años que ya han recibido una primera dosis de la vacuna de AstraZeneca completen la pauta con un segundo pinchazo de Pfizer tras haber constatado que combinar ambos preparados es seguro y eficaz.

Lo ha decidido en una nueva reunión celebrada tras haber conocido los resultados preliminares de CombiVacs, el ensayo impulsado por el Instituto de Salud Carlos III que confirma que la mezcla de ambas vacunas potencia la respuesta inmune y no genera más efectos secundarios que los ya conocidos, en su mayoría leves y moderados.

Además de este estudio, los directores generales del Ministerio y de las comunidades han tenido en cuenta los estudios observacionales de otros países y los ensayos clínicos de Oxford, ha informado Sanidad en una nota de prensa.

El Instituto Carlos III avala la dosis de Pfizer a los vacunados con AstraZeneca

El estudio Combivacs llevado a cabo por el Instituto Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha concluido que la administración de una segunda dosis con la vacuna de Pfizer en personas que habían recibido una primera de AstraZeneca produce respuesta inmune fuerte y efectos secundarios de leves a moderados en personas menores de 60 años. Además, la investigación también concluye que esta combinación es hasta siete veces más eficaz para prevenir el coronavirus que hacer dos inoculaciones de AstraZeneca.

El estudio logró reclutar 678 voluntarios en cinco hospitales españoles -Cruces en Vizcaya, La Paz y Hospital Clínico San Carlos de Madrid; Vall d'Hebron y Clínic de Barcelona- que tras la aleatorización, se dividieron en el grupo de intervención, formado por 441 participantes a los que se inyectó la segunda dosis de Pfizer entre las 8 y 12 semanas posteriores a haber recibido la de AstraZeneca, y uno de control, integrado por 232 a los que no se les completó la pauta con ninguna vacuna. La media de edad en ambos grupos fue de 44 años, y algo más de la mitad (el 56 %) fueron mujeres.

Por el contrario, los efectos adversos observados entran dentro de lo esperado, son de carácter leve o moderado y se dan en su mayoría entre los 2 y 3 días posteriores al pinchazo para después desaparecer.

"Solo podemos concluir que la administración de una dosis de refuerzo es altamente inmunogénica y segura, y las reacciones adversas son similares en las que se tenía una pauta de administración única de otras vacunas y en ningún caso eran graves", ha resumido Jesús Antonio Frías, coordinador de la Red de Investigación Clínica del ISCIII y jefe de Servicio de Farmacología Clínica del Hospital La Paz.

A principios de abril, Sanidad tomó la decisión de vacunar con AstraZeneca solo a mayores de 60 años por la aparición de trombos "muy raros" sobre todo en personas de menor edad, siguiendo el ejemplo de otros países europeos como Francia o Alemania.

Esta restricción provocó que muchos menores de 60 años que habían recibido ya una dosis de AstraZeneca no pudieran recibir la preceptiva segunda inyección. En total, casi dos millones de personas, en su inmensa mayoría trabajadores esenciales, se quedaron en un limbo, sin saber cómo se iba a completar su pauta.

El estudio Combivacs fue puesto en marcha por el Instituto Carlos III de manera urgente para respaldar al Gobierno y las comunidades autónomas a la hora de decidir si se utilizaba una dosis de Pfizer para completar la vacunación de los menores de 60 años que habían recibido la primera de AstraZeneca y que deberían empezar a completar su pauta la semana que viene. Una decisión se adoptará previsiblemente esta tarde en la Comisión de Salud Pública, cuya recomendación avalará el miércoles el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Fuentes cercanas han asegurado a la Ser que los expertos que asesoran al Ministerio de Sanidad plantean que la segunda dosis sea también de AstraZeneca y que se ponga a personas de entre 40 y 60 años. La Comisión, formada por los directores generales de las comunidades y del Ministerio, tendrán ya sobre la mesa los resultados preliminares de CombiVacs, una solución por la que siempre se ha inclinado la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

También dispondrán de los hallazgos preliminares otro estudio difundido la semana pasada en la revista "The Lancet", en el que expertos de la Universidad de Oxford apuntan a que alternar dosis de diferentes vacunas contra la covid-19 provoca reacciones leves y moderadas más frecuentes que con dos inyecciones del mismo preparado.

El pasado 30 de abril, acordaron ampliar a 16 semanas el intervalo entre dosis para este grupo -no así para los mayores de 60-, aunque lo recomendado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en ingles) es que se respete la pauta de 12 semanas, que es además la que contempla el propio prospecto del fármaco.

Esta alternativa y el hecho de haber prolongado la incertidumbre de tantas personas ha contado con el rechazo frontal de varias comunidades. Una de ellas es Madrid, que desde el principio ha defendido que la segunda dosis debe ser de AstraZeneca; así lo reiteró el viernes el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, quien añadió que si Sanidad no tomaba una decisión pronto, Madrid completaría la pauta con esta misma vacuna a quienes lo pidieran voluntariamente.

De la misma opinión es Andalucía, que esta tarde insistirá en que esta es la mejor opción; ya el pasado día 13, el presidente Juanma Moreno dijo que a su gobierno "no le temblarán las piernas" a la hora de decidir sobre la segunda dosis voluntaria de la vacuna AstraZeneca "porque no pueden estar eternamente esperando".

Igualmente, Galicia apuesta por dar un segundo pinchazo de Vaxzevria a los menores de 60 años que ya tienen una primera dosis puesta, tal y como reiteró el domingo la directora xeral de Saúde Pública de la Xunta, Carmen Durán.

Y Cataluña, que siempre ha defendido que AstraZeneca no tuviera ni siquiera límite de edad, también se ha posicionado varias veces a favor de terminar de inmunizar a los menores de 60 con esta misma marca.

El aplazamiento continuo de la decisión de la segunda dosis de AstraZeneca ha levantado también críticas porque en la práctica supone tener miles de vacunas en las neveras sin pinchar.

Así, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, cree que esta ha sido una de las razones por la cual el ritmo de vacunación regional esté entre los últimos del país, dado que sus congeladores almacenan a día de hoy 62.000 dosis de AstraZeneca y, dado que como actualmente solo se pueden inocular al grupo de edad 60-69 años, ve difícil acabar con ese stock.

Murcia pidió ayer al Ministerio que dé a conocer el criterio de reparto de las distintas marcas de vacunas al descubrir "con una simple regla de 3" que les llegan más de Vaxzevria en proporción a otras autonomías.

No ha sido la única, ya que la semana pasada Asturias planteó en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud un ajuste de la distribución de vacunas para agilizar la inoculación de las personas de 60 a 69 años debido a que hay comunidades con dosis sobrantes de AstraZeneca al tener poca población de esa edad.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es