3 de agosto de 2021, 18:15:49
Deportes

AUTOMOVILISMO


Fórmula Uno. Fernando Alonso confiesa su mayor error en la vuelta a los circuitos

E.I.

El piloto español admite que no está rindiendo de la manera esperada.


Si hubiera que destacar un par de aspectos del carácter de Fernando Alonso, éstos podrían ser su sinceridad y honestidad. Si cree que no se reconoce su labor lo suficiente, le reivindica a las claras; si las herramientas que el equipo le ponen encima de la mesa no van acorde con sus expectativas, lo denuncia en público y en privado; y si ha cometido algún error, sea de pilotaje o en cualquier otro ámbito de su puesto de trabajo, lo admite. En este sentido, el doble campeón del Mundial de Fórmula Uno carece de dobleces.

Pues bien, después de cinco Grandes Premios disputados desde que anunció su regreso a la máxima competición del automovilismo, ha efectuado un balance cristalino. Ha examinado la situación especificando el gran fallo que se atribuye y que entiende que ha germinado en cierta decepción de la afición. Y es que esta es su tarjeta estadística a bordo del Alpine: décimo puesto en Emilia-Romagna, octava plaza en Portugal y el fondo de la tabla en el resto de carreras.

Pero el mayor problema que arrastra, y que ahonda en la percepción ofrecida por el propio protagonista, tiene que ver con un dato que le ha sido históricamente favorable. Su compañero, Esteban Ocon, le ha ganado cuatro veces. El francés ha quedado por encima del español en cuatro Grandes Premios, mientras que el ovetense ha finalizado en una mejor posición una sola vez. Y cuenta con siete puntos menos en la clasificación del Mundial de pilotos. Muy lejos de esa aspiración coyuntural que hablaba de pelea por podios.

En resumen, se le ha complicado más su vuelta al circuito tras la aventura que le deparó el triunfo en las 24 Horas de Le Mans, el Mundial de Resistencia o el debut en el Rally Dakar. No se ha adaptado al Alpine A521 y a las carreras como esperaba. Y es coherente con ello. En una charla concedida a la revista 'Racer', con motivo del desarrollo de la clasificación para las 500 Millas de Indianápolis, se ha referido a este asunto con la rotundidad que le caracteriza.

"La emoción eran alta y no se trataba de demostrar nada. Estaba bastante satisfecho sobre cómo ha ido todo en mi carrera en la Fórmula Uno y, realmente, disfruto de las carreras. Descubrí esa pasión incluso cuando estaba fuera de la Fórmula Uno (...) Me sorprendió un poco lo mucho que necesitaba tener un volante en mis manos. Incluso, los dos fines de semana libres en casa estaba preparando una carrera de karts o algo porque necesitaba conducir", avanzó, en relación con la dependencia de sentirse involucrado, día a día, en un proyecto de pilotaje. Esa sensación que le recondujo a la élite del automovilismo.

Y amplió esa confesión alegando que "después de terminar el Dakar, tuve la posibilidad de volver a la Fórmula Uno". "Consideré otras competiciones, pero creo que la Fórmula Uno fue la única lo suficientemente saludable después de la pandemia como para estar seguro de que puedes tener un campeonato competitivo. Y carreras y fines de semana con una especie de normalidad. Así que esa fue la motivación detrás del regreso. Esa y el amor por las carreras y por la Fórmula Uno", añadió.

"Creo que la cantidad de alegría y emoción es probablemente mayor de lo que anticipé. Estoy disfrutando cada vuelta y disfruto de la preparación, de las reuniones sobre la puesta a punto del coche y de cosas que antes eran la peor parte del fin de semana. Ahora disfruto mucho incluso eso del fin de semana (...) Por eso me sorprende, porque no puedes planificar lo que sentirás cuando regreses", relató.

Acto y seguido, Alonso entró en harina. "Sobre la conducción y los resultados, tal vez lo ha encontrado un poco más difícil de lo que pronostiqué. No es que di por sentado que los resultados llegaban automáticamente, porque sabía que se necesitaba una preparación y que se necesitaban las horas en el simulador y las pruebas de 2018 en Bahréin y Abu Dabi. Así que lo anticipé, pero todavía estoy luchando por maximizar el potencial del coche", subrayó.

"También tiene algo que ver con la filosofía de Renault y de Alpine. La mayoría de los conductores que vinieron aquí, en su primer año estaban peleando. Entonces, hay algo que creemos que sabemos sobre la causa del problema, pero tal vez necesite más tiempo que cuando firmé el año pasado para volver. Pensé que dentro de tres o cuatro carreras estaría al 100% y creo que serán necesarias ocho o nueve", confirmó. Sus cálculos trazaron un renacimiento resplandeciente y más o menos sencillo, en base a su talento. Pero fallaron.

Preguntado por si los cambios en el reglamento y las condiciones de pilotaje representan su peor enemigo en su regreso a las carreras, el asturiano resaltó que "esa es la razón, exactamente, por la que volví este año". "Mi mayor motivación fueron las nuevas regulaciones, pero se pospusieron. Y volver directamente a 2022 fue un desafío mayor,. Así que pensé en adaptarme rápidamente a todo", explicó. Y, de inmediato, describió este curso como "una temporada en la que queremos lograr grandes cosas, pero, al mismo tiempo, tenemos que preparar al equipo para las grandes cosas que pueden suceder en el futuro".

"Si estamos en condiciones de luchar por el campeonato, con suerte en 2022, 2023 o 2024 o cuando sea, debemos estar preparados como equipo para asumir esa presión, ese calor en algunos de los momentos cruciales de la carrera, y contar con una metodología que sea una prueba válida en algunos de los momentos estresantes. Y estamos tratando de hacer esto en paralelo a la temporada de 2021", analizó Alonso. Sentenciando que considera que el monoplaza "está listo en un 90%".

Y se despidió defendiendo que "ya no cometemos demasiados errores, así que creo que el equipo está en bastante buena forma". "Pero siempre hay cosas que aprendemos cada fin de semana y estamos mejorando para el siguiente (el Gran Premio de Azerbaiyán, del 6 de junio). Así que durante la temporada y las 18 carreras que quedan, creo que daremos otros 18 pasos más pequeños en esa dirección", concluyó. Su ojo experto en el desarrollo de proyectos así lo narra. El tiempo juzgará el tino de este diagnóstico, como lo ha hecho con los augurios que envolvieron su regreso a la exigente Fórmula Uno actual.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es