28 de septiembre de 2021, 7:33:32
Deportes

TENIS


Roland Garros. Djokovic gana otro título y lanza una amenaza a Rafael Nadal

M. Jones

El jugador serbio ha cosechado el 83º entorchado de su trayectoria profesional.


"Novak (Djokovic) y Rafa (Nadal) se van a enfrentar en la final y estoy totalmente seguro de que Nadal no tiene posibilidades. Las condiciones de la pista benefician mucho a Novak. Sé que me la juego mucho diciendo esto, pero Djokovic es el principal favorito. Su cuerpo y mente están en perfectas condiciones", expuso Goran Ivanisevic el 10 de octubre de 2020. El entrenador del número uno del mundo efectuó este pronóstico aludiendo al frío parisino y al cambio de la dureza de las pelotas. Y un día más tarde, el español arrasó a su pupilo por 6-0, 6-2, 7-5.

La relación estadística del mejor deportista nacional de la historia en la tierra batida francesa es nítida. Ha jugado 101 partidos y ha ganado 99. Esa barbaridad, llevada a la rivalidad con 'Nole', representa un balance de seis victorias y una derrota en la pista Philippe Chatrier. Por ello, siempre resulta un tanto imprudente augurar un naufragio del manacorí en el entorno de la capital gala. Sean cual sean las inercias de los jugadores o las condiciones atmosféricas o tenísticas que presente el encuentro en cuestión.

Viajaba en el pasado curso Djokovic en un récord de 37 triunfos y un partido perdido, es decir, lanzado. Mas, no le valió de nada cuando le tocó enfrentar al legendario competidor de la tierra batida. Ivanisevic, otrora tenista distinguido, aprendió la lección e incluso llegó a pedir disculpas. Sin embargo, parecería que el nacido en Belgrado insiste en jugar una partida psicológica en la que Rafael no aparenta que quiera entrar. Porque muy pocas veces ha competido desde la sala de prensa. Y no le gusta usar los micrófonos para atacar a colegas.

El caso es que Novak se ha impuesto, este sábado, en el Torneo de Belgrado. Ganó en la final al eslovaco Alex Molcan (255º del ránking ATP) por 6-4 y 6-3. Coronando una aventura serbia que ha dejado dos erupciones de ira, con raquetas rotas de por medio, y un buen puñado de dudas con respecto al saque y a la consistencia general de su juego. De hecho, en este trámite cedió en cuatro oportunidades su servicio, un dato preocupante que se añade a otros, confeccionando una sospecha razonable sobre las opciones del balcánico cuando se mida con oponentes de mayor estatus que los vistos en estos días de sollozo.

Pues bien, ante las cámaras dijo esto: "Voy a por el título en Roland Garros. En los pensamientos estaba ya en París (...) En Montecarlo estaba detrás de los mejores, pero ahora me veo con opciones de ganar a cualquiera, incluso a Rafa en París. La final de Roma (en la que cayó por 5-7, 6-1 y 3-6) me ha hecho ver que puedo derrotarle". Y alzó su trofeo número 83 ante su público.

Preguntado por cómo llega al Grand Slam parisino, Djokovic señaló que "sinceramente, creo que no hay gran diferencia entre jugar contra Rafa en una semifinal o la final". "Jugar contra él es el mayor desafío que uno puede tener en tierra batida y nos hemos encontrado numerosas veces en la cancha central. Sé cómo es eso. Pero en Roma jugué bien contra él y creo que tengo grandes posibilidades contra cualquiera", hizo hincapié.

"Confío en mis habilidades, me siento bien, he ganado el torneo aquí (en Belgrado) y aprovecharé esta confianza en mí", alegó. Y ante la perspectiva de cruzarse con el emblema balear en las semifinales francesas, explicó que "cuando estoy equilibrado puedo ganar a cualquiera y en cualquier superficie, y lo he demostrado en mi carrera. Espero lo mejor. Será un desafío, pero estoy listo", finalizó. Ahora, como hace unos cuantos meses, le toca probarlo en la arcilla gala. Terreno en el que sólo ha ganado una vez a Nadal -en los cuartos de final de 2015-.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es