17 de septiembre de 2021, 9:10:39
Deportes

TENIS


Roland Garros. Rafa Nadal se posiciona en la delicada polémica de Naomi Osaka

E.I.

El jugador español no ha eludido uno de los temas más espinosos del tenis mundial.


Naomi Osaka es una de las referencias absolutas del tenis actual. A sus 23 años ya ha cosechado los títulos del Abierto de Australia -2019 y 2021- y el Abierto de Estados Unidos -2018 y 2020-, con lo que está llamada a marcar época. A escribir su nombre en la cima histórica de este deporte. Y con ese estatus granjeado por su calidad y potencia en las canchas, esta jugadora nipona ha aterrizado en las instalaciones de Roland Garros. Como la segunda mejor tenista del planeta y con la número uno, Ashleigh Barty, a tiro.

Pero ha acaparado los focos en París por asuntos extradeportivos -debutó con victoria este domingo ante Patricia Maria Tig-. El caso es que se trata de una persona con un carácter tímido y algo más frágil de lo que suele verse en el profesionalismo. Cuando conquistó por vez primera el US Open, su Grand Slam inicial, la nacida en Beverly Hills abrasó a la legendaria Serena Williams. Y la competidora norteamericana se frustró tanto que acabó detonando acusaciones de machismo a los jueces de aquella final. Dejando visiblemente desloada a Osaka en el, hasta entonces, día más importante de su carrera.

Desde entonces, la atleta femenina con mayores ingresos anuales de todos los tiempos -según la revista 'Forbes'- ha cuidado en la medida de lo posible no repetir situaciones similares. De desborde emocional. Es por ello que el pasado jueves explicó lo siguiente: no va a conceder ninguna rueda de prensa durante su participación en el torneo francés por motivos de "salud mental".

Expuso, a través de las redes sociales, que las conferencias ante los medios pueden generar "dudas" en los deportistas que influyen en su rendimiento. "He pensado con frecuencia que la gente no tiene en consideración la salud mental de los atletas (...) He visto muchos vídeos de atletas viniéndose abajo en una sala de prensa tras perder un partido y creo que esa situación en su conjunto es como rematar a una persona que se ha caído. Y no entiendo las razones detrás de ello", razonó. Antes de confirmar que no le importa que la sanciones por esta decisión y de aclarar que "no tiene ningún motivo personal" relativo al campeonato parisino.

Eso sí, denunció que los organizadores de los torneos "ignoran la salud mental de los atletas". Y la penalización no ha tardado en llegar. Este domingo se supo que las empresas que gestionan los Grand Slams la sancionaron con 15.000 dólares de multa y la amenazaron con echarla, directamente, de Roland Garros. Porque tiene una obligación contractual de atender a los periodistas.

Los organizadores señalan que enviaron una carta a la jugadora advirtiéndole de las consecuencias de su elección y la WTA también intervino para que cambiara de postura. Pero Osaka no lo hizo. Y tras ganar su primer encuentro en territorio galo no pasó ante la prensa. Aplicaron el artículo III H correspondiente al Código de Conducta. Y dejan claro que se expone a castigos más "severos", considerando la posibilidad de su expulsión de los campeonatos grandes y la investigación de su actitud como una "infracción grave".

En la nota, los organizadores exponen esto: "Un elemento central de las normativas de los Grand Slams es la responsabilidad de los jugadores de interactuar con los medios de comunicación, sea cual sea el resultado de su partido. Es una responsabilidad que los jugadores asumen en beneficio del deporte, los aficionados y de ellos mismos".

Así las cosas, algunos de los tenistas más contrastados se han pronunciado. No todos, ya que es un asunto más que polémico, al tratarse de una suerte de boicot a parte de la maquinaria que envuelve la industria del tenis. Pero los españoles que se mueven en la élite sí han dado la cara. Rafael Nadal, por ejemplo, ha atendido este tema como parte de un acto de atención a la prensa. En medio de una puesta a punto para su estreno del martes que ha acogido sesiones de más de tres horas al día.

"Nosotros, como deportistas, tenemos que estar preparados para aceptar preguntas y producir respuestas. La entiendo, pero, por otro lado, sin prensa, sin la gente que viaja normalmente con nosotros y cuenta o escribe las noticias y los logros que tenemos por todo el mundo, probablemente no seríamos los deportistas que somos hoy en día. No tendríamos el reconocimiento que tenemos en todo el planeta y no seríamos tan famosos. Así que la entiendo pero, además, los medios de comunicación son también una parte importante de nuestro deporte", argumentó el astro balear.

Y Garbiñe Muguruza efectuó esta consideración: "Yo entiendo que mi responsabilidad es hacer parte de la prensa. Creo que necesitamos a los medios de comunicación, aunque a veces sea duro y te encuentres mal. Hay que contar con ellos para lo bueno y lo malo".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es