21 de septiembre de 2021, 16:44:48
Sociedad

TRIBUNALES


El Rey del Cachopo, condenado a 15 años por el homicidio de su exnovia Heidi Paz

EL IMPARCIAL/Efe


La magistrada que ha presidido la vista oral del juicio con jurado popular contra César Román, conocido como ‘el Rey del Cachopo’, ha condenado al acusado a quince años de prisión como responsable en concepto de autor de un delito de homicidio con la concurrencia de las agravantes de parentesco y de género.

El jurado popular consideró el 1 de junio culpable por unanimidad a César Román de matar a su novia, Heidi Paz, y descuartizarla en agosto de 2018 tras no aceptar que ella quisiera acabar con la relación que ambos mantenían.

Los nueve miembros del jurado popular dieron a conocer su veredicto tras dos jornadas de deliberación y consideraron culpable a Román de homicidio y descuartizamiento, en una vista en la que el acusado ha estado presente y ha llorado al conocer el fallo.

Los nueve miembros del jurado han estado de acuerdo por unanimidad en casi todos los puntos a valorar, entre ellos que César Román fue el autor del homicidio de Heidi Paz como consecuencia de "una actitud de dominación y control" y "al no aceptar que ella no quisiera seguir con la relación".

El jurado considera probado por unanimidad el carácter agresivo y controlador del acusado, que llegó a decir a Heidi "si no eres para mí no eres para nadie", en el transcurso de una relación sentimental en la que vivieron juntos y en la que ella quedó embarazada, aunque perdió el bebé. También dan todos los jurados por acreditado que el 5 de agosto de 2018 sobre las 05:52 de la madrugada Heidi llamó a César y estuvieron juntos en la casa de él porque él tenía el teléfono de ella al ser detenido en Zaragoza.

Él la mató y trasladó el cadáver en una maleta hasta la nave en la que luego fue hallado, según el jurado, que considera probado asimismo que tras descuartizar el cuerpo, al que quitó la cabeza y las extremidades, también le seccionó los pechos y lo roció con sosa cáustica, todo para evitar su identificación y con evidente "falta de respeto" y "desprecio" a la víctima.

El jurado subraya que el ADN de César Román estaba en la maleta del cadáver y que una huella suya fue descubierta en un bote de sosa cáustica que había tirado en la nave. Y cercioran que el cadáver era de Heidi Paz por el ADN y por las pruebas que determinaron que la víctima tenía la piel oscura.

Consideran probado también por unanimidad que César Román se puso nervioso el 13 de agosto al ver que había policía en la nave donde estaba el cadáver y huyó a Zaragoza, donde usó una identidad diferente y cambió de aspecto.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es