6 de mayo de 2021, 20:32:15
Nacional

Sanz se plantea respaldar los presupuestos del Gobierno


La "cláusula de la discordia" permite a UPN apoyar a Zapatero



La posibilidad de que UPN apoye los Presupuestos Generales del Estado (PGE) al margen de la postura del PP ha abierto una grieta en la, hasta ahora, inquebrantable relación de los navarros con los "populares", vigente desde 1991. La alianza entre ambos partidos ha funcionado más o menos bien durante casi dos décadas. Un pacto que acabó con la hegemonía de los socialistas en la comunidad foral, que no han vuelto a gobernar allí, y que ha permitido a los regionalistas gobernar sin interrupción desde 1996.

Hoy, las direcciones del PP y de UPN se reúnen para, en principio, abordar la crisis económica y la política antiterrorista dentro de la Comisión de seguimiento del pacto entre los partidos, pero el encuentro se centrará previsiblemente en las intenciones de Sanz de apoyar los PGE de Zapatero, tal y como declaró en una entrevista a un diario navarro.

Lo que parecía una relación inmejorable se ha venido abajo con la intención de UPN de apoyar los Presupuestos al margen del PP. El problema que surge ahora pasa por una cláusula para casos especiales en los que los intereses de Navarra estén en juego que Sanz “coló” en el último acuerdo de coalición. Según los acuerdos que fusionaron ambos partidos, los límites entre uno y otro están muy delimitados, sin embargo, gracias a esta cláusula, los intereses de Navarra pueden ser interpretados de muchas formas.

Puede ser que los socialistas que ahora permiten el Gobierno de UPN en minoría hayan exigido el apoyo a los PGE para seguir apoyando a este Ejecutivo. Así, Miguel Sanz se encuentra en una situación complicada. Si cede ante los socialistas es posible que el PP dé por finalizada su relación de casi dos décadas. Mientras que si se mantiene firme en los pactos suscritos con los populares el resto de la legislatura se le complicaría.

Hace 16 años se culminó el acuerdo entre UPN y el PP con un gran beneficiario, la formación de Miguel Sanz. Sin embargo, los intereses de Navarra y de UPN están ahora en juego. Cuando el 25 de marzo de 1991 José María Aznar, por parte del PP, y Jesús Aizpún firmaron un compromiso, toda la derecha de Navarra quedó unida bajo las siglas de UPN y, lo que es más importante, gracias a esta unión la derecha se hizo con el Gobierno foral en 1996 y aún hoy sigue en el Ejecutivo regional sin interrupción desde entonces.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es