19 de septiembre de 2021, 16:09:25
Deportes

TENIS


ATP. Djokovic confiesa, entre halagos, qué sintió al ganar a Nadal en Roland Garros

E.I.

El serbio se encuentra en Mallorca para iniciar la temporada de hierba.


Rafael Nadal ha perdido tres partidos en las canchas de Roland Garros. Debutó en las instalaciones parisinas en 2005 y desde entonces ha vencido un total de 103 encuentros y 13 títulos. Esa barbaridad, irrepetible desde todos los puntos de vista y en cualquier otro Grand Slam, sólo ha quedado privada de la perfección cuando Robin Soderling le tumbó en los octavos de final del torneo galo -primera derrota en Francia para el balear, hasta aquella fecha-, al lesionarse en la tercera ronda de 2016 y al sucumbir dos veces frente al pujante nuevo mito del tenis, Novak Djokovic.

El serbio le batió en los cuartos de final de 2015 y, con gran brillantez, en las semifinales celebradas el pasado 11 de junio. Ese 3-6, 6-3, 7-6 y 6-2 encumbró al balcánico, que acabaría alzando el trofeo en una final intensa en la que aplazó la gloria de Stefanos Tsitsipas. Para autografiar su segundo 'major' del año, después de abrazar el éxtasis en el Abierto de Australia -conseguido, de paliza, contra el número 2 del mundo, el ruso Daniil Medvédev-.

Así las cosas, 'Nole' disfruta de la posibilidad de pelear por el Golden Slam. Asociación nacional del Tenis de Serbia ha confirmado que su estrella quiere participar en los Juegos Olímpicos de Tokio. El nacido en Belgrado sólo posee, en el ámbito olímpico, una medalla de bronce lograda en Pekín en 2008. Y, a sus 34 años, no va a aguardar mucho más para abordar la cima deportiva. Sabiendo las importantes ausencias que ya se han hecho públicas -Nadal, Roberto Bautista, Dominic Thiem o Denis Shapovalov-.

Si se alza con el oro japonés y con Wimbledon y el US Open, en un curso en el que algunos de los competidores asentados en la élite están arrastrando más lesiones y dudas que nunca, habrá conseguido añadir su nombre al de la icónica Steffi Graf, que se impuso en todos los mejores eventos en 1988. Ese es el horizonte ambicioso que visualiza el balcánico, un jugador que está marcando una época como patrón del tenis y que sigue persiguiendo batir los récords que le quedan por superar.

En el presente está aclimatándose a la hierba, con el Grand Slam británico en mente. En estos días se encuentra involucrado en la celebración del Mallorca Championships, cita a la que no acude como competidor en el cuadro individual, sino en el de dobles. Y en ese marco ha compartido sus sensaciones con la organización del torneo balear. Con la honestidad y sinceridad que le caracteriza.

"Ganar contra Rafa en semifinales (en Roland Garros), prácticamente en su pista, en un lugar donde ha dominado durante toda su carrera, fue increíble", avanzó. "Las sensaciones que tenía tras el partido eran como 'vale, ya he terminado el torneo'. Pero no era así, tenía que recuperarme para volver a jugar en 40 horas y volver a la pista para medirme con Tsitsipas".

Y analizó su paso elogiando al heleno. "Jugó un gran torneo y también una gran temporada de tierra batida y me ganó dos sets seguidos en la final. Todo lo que supone este torneo y este título ha sido muy especial. Este gran título tiene un valor doble para mí y estoy muy feliz", especificó. Antes de aplaudir las condiciones que ofrece el torneo mallorquín. "No es fácil encontrar pistas de hierba fuera de Gran Bretaña y es una superficie muy difícil para crear y mantener una pista muy buena, porque después de varios días de entrenar ya ves hoyos. No es nada fácil para estos chicos mantener las pistas pero están haciendo un gran trabajo", señaló.

"Hay mucha humedad, mucho calor y no son las condiciones perfectas para jugar en hierba, pero las de Mallorca posiblemente sean las pistas de hierba de más calidad fuera de Inglaterra. Para que las condiciones en hierba sean perfectas necesitas 'condiciones inglesas', que son muy difíciles de replicar", aclaró, y subrayó que "la organización del torneo también es muy amable y muchos jugadores están disfrutando de esta oportunidad de jugar antes de Wimbledon en un lugar increíble como Mallorca".

Preguntado por cómo ve su temporada, Djokovic destacó que "ahora vuelvo a Wimbledon otra vez y, afortunadamente, creo que tengo en mis manos la oportunidad de ganar el título de nuevo". "Gané el título en 2018 y 2019, en 2020 no se jugó y espero seguir con esa racha. Me siento muy bien en hierba y creo que he mejorado mucho con mi juego en hierba. Pero cada Grand Slam es como un Everest que hay que subir para cada tenista", esclareció.

Y se despidió dejando este mensaje y aviso a navegantes: "Quiero ir a por el título en Wimbledon, en el US Open y en todos los Grand Slam que juegue. Tengo muchas expectativas puestas en mí. Intento vivir el momento presente, hacer todo de forma correcta y tener la mente bien y también mi cuerpo. Eso me ayudará a ganar a cualquiera en cualquier superficie".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es