24 de agosto de 2019, 18:36:37
Nacional

ATENTADO DE OMAGH


El Sinn Fein retira un monumento que recuerda a españoles asesinados por el IRA



De acuerdo con la información a la que ha tenido acceso EL IMPARCIAL, el monolito que recuerda a españoles y los otros jóvenes asesinados en Omagh será retirado el próximo lunes, 4 de febrero y puede acabar en un almacén. El asunto ha sido denunciado a este periódico por Michael Gallagher, director del Grupo de Apoyo Mutuo y Asistencia de Omagh (OSSHG), quien relaciona este caso con el hecho de que el Sinn Fein sea "como Batasuna".

Gallagher explica que su asociación ha recibido una carta en la que se les informa de la próxima retirada del monolito situado en un parque de Omagh, con el que se recuerda a los jóvenes de tres nacionalidades que fueron asesinados en este lugar. A este respecto, Gallagher, que perdió a un hijo en esta acción terrorista, sostiene que la polémica tiene que ver con la frase que aparece en el monolito, que hace referencia a la acción criminal cometida hace diez años.

El responsable de OSSHG explica que este monolito fue colocado en 2002, iniciativa que lideró el Ayuntamiento del Sinn Fein, pero en la que participaron las familias. Sin embargo, Gallagher destaca cómo, desde el principio, los allegados de los asesinados se quejaron de que en el monumento no apareciera ninguna mención a que se estaba recordando un atentado terrorista. Por este motivo, la asociación de Gallagher decidió, en 2005 y por iniciativa propia, colocar un epitafio en el monolito.

"Grupo terrorista disidente"
En concreto, estos allegados de las víctimas adhirieron al monolito la frase "En este lugar, 31 personas murieron y cientos fueron heridas, procedentes de tres naciones, por un coche bomba de un grupo terrorista disidente republicano, el 15 de agosto de 1998". Gallagher asegura que, cuando llevaron a cabo esta iniciativa, el Ayuntamiento del Sinn Fein les trasladó que "no era necesario hacer eso".

El asunto había quedado aparentemente aparcado hasta que el Consistorio de Omagh ha iniciado los trámites para preparar un "memorial oficial" en el jardín donde se encuentra el monolito. Este monumento oficial llevará por nombre "Luz Constante" e incluirá un jardín y treinta postes que recuerden a las víctimas del atentado. En este sentido, los trámites para desarrollar este proyecto han llevado al Ayuntamiento del Sinn Fein a remitir una carta a la asociación OSSHG, en la que se alude al eventual destino del monolito.

En concreto, en esta misiva, a la que ha tenido acceso EL IMPARCIAL, se asegura que la retirada del monolito es algo "necesario" para llevar a cabo el monumento oficial. También se apunta que el monolito será guardado "en instalaciones seguras del ayuntamiento". Al mismo tiempo, las autoridades de Omagh se refieren a que hay un grupo internacional de trabajo que será el que decida que epitafio figurará en el futuro en el memorial, que empezará a ser preparado a comienzos de febrero.

En este sentido, Gallager se muestra convencido de que si el monolito es retirado del jardín "no volverá de nuevo" y, en cualquier caso, "no incluirá estas palabras", en referencia a la mención de que se trató de un atentado terrorista.

Por su parte, Manuel Blasco, padre del joven español Fernando Blasco, muerto en el atentado de Omagh, sostiene que, a su juicio, bastaría con que el memorial oficial incluyera una lista de todos los fallecidos en el atentado.

Añade que desde el Ministerio del Interior se han puesto recientemente en contacto con ellos para trasladarles que les llamarán desde el Gobierno británico. A este respecto, Gallagher aclara que hay un "grupo de trabajo" en el que están representados Gran Bretaña, Irlanda y España, que tiene como objetivo supervisar los trabajos del memorial definitivo.

Piden la mediación de Zapatero
La asociación que agrupa a la mayoría de las víctimas del atentado de Omagh pide que José Luis Rodríguez intervenga en la polémica sobre el monumento oficial. Según ha sabido EL IMPARCIAL, Michael Gallagher va a remitir sendas cartas al Gobierno español y al PP para que se interesen por el asunto.

El envío de estas cartas tiene que ver con la intención del Ayuntamiento de Omagh, gobernado por el Sinn Fein, de retirar un monolito del lugar en el que se instalará el monumento oficial definitivo. En este sentido, los representantes de las víctimas sostienen que si el monolito es retirado no volverá al lugar, puesto que el epitafio molesta al brazo político del IRA.

En concreto, el monolito incluye la frase "En este lugar, 31 personas murieron y cientos fueron heridas, procedentes de tres naciones, por un coche bomba de un grupo terrorista disidente republicano, el 15 de agosto de 1998". Estas palabras fueron colocadas por las propias víctimas en 2005, después de que el pequeño monumento fuese colocado en 2002 por el Consistorio de Omagh.

A este respecto, los políticos del Sinn Fein sostienen, en una carta que han remitido a OSSHG (Grupo de Apoyo Mutuo y Asistencia de Omagh), que la retirada del monolito tiene que ver con el comienzo de las obras para el memorial oficial, que empezará a ser construido a comienzos de febrero. Por este motivo, el Ayuntamiento ha remitido una carta a la asociación de víctimas, en la que les informa de que el monolito con la inscripción será ubicado en un lugar seguro de dependencias municipales.

Sin embargo, Gallagher se muestra convencido de que si el recordatorio al que ellos colocaron la inscripción es movido de su sitio no volverá a ese lugar, ya que la inscripción no agrada al Sinn Fein. Por este motivo, el responsable de OSSHG ha asegurado a este periódico que enviará sendas cartas al Gobierno de Zapatero y al PP para que se interesen por el asunto. Según Gallagher, los españoles debieran involucrarse, debido a que hubo compatriotas suyos que murieron en este atentado.

En este sentido, el Ministerio del Interior español se ha puesto recientemente en contacto Manuel Blasco, padre de uno de los españoles fallecidos, para trasladarle que le llamarán desde el Gobierno británico. Al parecer, esta llamada tendrá que ver con toda la polémica generada por la preparación del monumento. A este respecto, Gallagher aclara que hay un "grupo de trabajo" en el que están representados Gran Bretaña, Irlanda y España, que tiene como objetivo supervisar los trabajos del memorial definitivo.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es