8 de diciembre de 2019, 8:14:47
Cultura

Más de 400 piezas


Llegan al Reina Sofía los "picassos" prestados por París



Los préstamos realizados por el Museo Picasso de París unidos a las obras del pintor malagueño que se conservan en el Museo Reina Sofía han permitido organizar una de las más exhaustivas y ambiciosas retrospectivas del artista. El martes será inaugurada por los Príncipes de Asturias, en una oportunidad excepcional para disfrutar del patrimonio picassiano. Los trabajos de modernización del museo parisino han posibilitado esta feliz circunstancia.

Por ello, se trata de un acontecimiento cultural de enorme relevancia, difícil de repetir en un futuro, dada la extraordinaria calidad y cantidad de las obras, más de 400, entre pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos, grabados, cuadernos de apuntes y una selección de 20 fotografías documentales del archivo del pintor.

Dado el importante número de obras, el recorrido de la exposición, planteado con criterios cronológicos, transcurre por tres grandes salas dedicadas a exposiciones temporales y el ala completa de la Colección Permanente en la que se encuentra situado el Guernica.

Recorrido cronológico
En la primera de ellas se mostrarán obras realizadas entre 1895-1925 que muestran la génesis de la obra picassiana con lienzos de gran relieve, como "La muerte de Casagemas", indicio de su fascinación por el expresionismo, o su "Autorretrato" y "La Celestina", emblemáticas del período azul.

La revolución protocubista y su período negro, con los estudios para "Las señoritas de Aviñón"; el lenguaje deconstructivista de "Hombre con mandolina" y "Hombre con guitarra", exponentes del cubismo analítico, y collages, ensamblajes y construcciones núcleo de sus investigaciones dentro del cubismo sintético, forman el recorrido de este periodo en el que las obras de 1919-1923 marcan un retorno a las técnicas de la sanguina, el pastel y el carboncillo. Este período culmina con "La flauta de Pan", obra maestra del "clasicismo" picassiano.

Las obras de la sala "Picasso 2", de 1924-1936, siguen los caminos del artista en su período surrealista, con creaciones como "El beso", "El pintor y su modelo" o "Figuras a la orilla del mar" así como las esculturas en alambre "Proyecto para un monumento a Apollinaire".

Los espacios de la Colección Permanente acogerán obras de 1936-1952 situadas en el contexto del Guernica, que por primera vez se enfrenta a obras íntimamente relacionadas con él. En su entorno se expondrán obras relacionadas con el compromiso del artista en la lucha que a finales de la década de los treinta asola España.

Finaliza el recorrido con trabajos realizados por Picasso en los últimos años, de 1946 a 1972: pinturas de los años 50, el bestiario inventado a partir de desechos y objetos domésticos en yeso, cerámicas, y pinturas que constituyen un testimonio del importante trabajo de relectura de la historia de la pintura que emprende Picasso en aquel momento.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es