9 de abril de 2020, 6:36:21
Sociedad

30.000 euros de estafa


Juzgados por recorrer hoteles de lujo españoles con tarjetas robadas



La Fiscalía pide penas de entre dos y cinco años de prisión para los tres acusados de alojarse durante meses en hoteles de lujo con tarjetas robadas, Rubén L., Oliver S. y José Carlos G., que, con distintos grados de implicación, estafaron en su aventura cerca de 30.000 euros a una treinta de hoteles, a varios titulares de tarjetas bancarias y a compañías áreas para vivir cinco meses a cuerpo de rey.

Sólo uno de los tres procesados, Oliver S., ha acudido a su juicio en el juzgado penal número 10 de Barcelona, y tras reconocer los hechos que se le imputan ha aceptado una condena de 21 meses de cárcel, tres menos de los que la Fiscalía pedía para él.

No hay rastro, sin embargo, de los otros dos presuntos estafadores, uno de los cuales, Rubén L., es el que en febrero de 2003 comenzó la trama de falsificaciones y una incesante ruta por hoteles de lujo que le llevó a recalar en los enclaves más turísticos de la geografía española, como Tenerife, Palma de Mallorca, Málaga, Alicante, Benidorm, Madrid o Sevilla.

Este timo de lujo se inició presuntamente en una sucursal bancaria de la Rambla de Barcelona, donde Rubén L. abrió una libreta de ahorro que le sirvió para solicitar tarjetas de crédito aprovechando su parecido físico con un barcelonés cuyo documento de identidad había caído en sus manos, según mantiene en su escrito la Fiscalía.

A partir de ahí, fue encadenando sus estancias en hoteles de Barcelona y de otras poblaciones españolas, pagando con tarjetas de crédito de terceras personas, que se ignora como conseguía, en la mayoría de ocasiones facilitando la numeración por teléfono o por Internet.

Hacia finales de marzo, se unieron supuestamente a la trama los otros dos acusados, que usaron las tarjetas no sólo con fines turísticos, sino también para alojarse en hoteles ubicados en las calles más selectas de la capital catalana, como en las Ramblas, la calle Pelayo o Paseo de Gracia, donde pasaron tres noches en el célebre Hotel Majestic.

Aunque se ignora cómo pagaban los acusados sus desplazamientos entre hoteles, en la causa también consta la compra de varios billetes de avión, de Barcelona a San Sebastián y a Ibiza, que también fueron pagados con tarjetas ajenas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es