28 de noviembre de 2020, 23:47:44
Opinión


Mingote, lo más de lo más

Juan José Alonso Millán


Ángel Antonio Mingote Barrachina, nació en Sitges en 1919. Amigo y colaborador de Mihura, Neville, Tono, Azcona… lo mejorcito que ha dado la literatura humorística en el teatro, la literatura o el cine de la postguerra. Tuve la suerte de conocer a Mingote por los años sesenta, cuando un servidor comenzaba el teatro y andaba colaborando en la prensa escrita donde podía. Mingote estaba en LA CODORNIZ, mas tarde fundó DON JOSÉ, por ahí nos conocimos. Mingote casado por la iglesia con ABC y BLANCO Y NEGRO hasta que la muerte los separe, no solamente ha sido el dibujante más importante y con más talento de la presa escrita, sino un hombre de teatro.

No recuerdo alguna comedia salida de su pluma, pero si, su mundo, su entrono, eran típicamente faranduleros. Desde las tertulias del Comercial y del Gijón a sus íntimos; Conchita Montes, Edgar Neville, Arturo Serrano, La Garces, Conrado Blanco, Luca de Tena, etc. Consideraban a Antonio, como imprescindible para la comedia. Lo mismo que los Dibildos, Alfonso Sánchez, Berlanga lo eran para el cine. Mingote era indispensable; decorados, vestuario, carteles, todo era resuelto por Mingote con una humildad, que sólo poseen los hombres con talento. No fallaba. Su sello era una garantía de éxito y de buen gusto. El público le respondía siempre.

A Antonio, Isabelita –la mujer de Mingote- Closas, Conchita Montes, le pilló la muerte de Edgar Neville en el sanatorio, a altas horas de la madrugada. No recuerdo bien porqué, el difunto no se podía quedar allí y había que trasladarlo a su casa en secreto y en un taxi, fingiendo que estaba dormido. La entrada y subida en el ascensor sentado en una silla, fue digna escena del mejor humor negro de la época.
A lo largo de mi vida artística, siempre que he podido he recurrido al arte de Mingote. En algunas funciones he creado el decorado, en otras los trajes mi última reposición de EL CIANURO ¿SÓLO O CON LECHE? pintó un cartel que es una maravilla y que utilizo siempre que puedo.
A mí, que me cuesta tanto escribir este artículo, he admirado a los que lo hacen todos los días. Me parece tremebundo eso de escribir folio y medio a diario y que se pueda leer. Pero, dibujar un chiste todos los días que tenga gracia, está solo al alcance de uno solo; Antonio Mingote, que lo lleva haciendo más de cincuenta años.

Luis María Anson tiene enmarcado en su despacho, un chiste genial de Antonio que fue portada de ABC. Durante la terrible riada en las provincias vascongadas, se veía a un guardia civil salvando de ahogarse a un vasco llevándolo a hombros entre las aguas. Los dibujos de Antonio, son más que un artículo. Son un tratado de filosofía, observación y humor. NO ha habido nada igual. Tiene todos los premios que yo recuerde; el Bellas Artes, Víctor de la Serna, el Nacional, me figuro que el Mingote entre otros, y como caso único, es el primer dibujante miembro de la Real Academia Española desde 1987.

Después de esto, es la mejor persona que he tratado. Amigo entrañable y conversador divertidísimo. Sobre todo ahora que ha dejado de estar sordo. Ya oye como usted y como yo, por lo tanto, cuidado con lo que se dice.

Ama por encima de todo a Isabel y a su trabajo. No conoce el día de descanso. Es feliz riéndose de los políticos y de los tópicos que nos rodean. Y además, es una persona jovencísima y completamente al día. Un consejo: Si escriben un libro o estrenan una función de teatro, no duden en que se la ilustre Antonio Mingote, sólo por eso, será un éxito.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es