22 de noviembre de 2019, 21:42:38
Nacional

EL IMPARCIAL entrevista a Begoña Romero, portavoz del SUP


Policía: "Si el Gobierno no cede, radicalizaremos nuestra postura"



Este viernes pasado, el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, advirtió de que la participación de los agentes de la Guardia Civil en actos sindicales podrá ser considerada como una falta muy grave que puede ser sancionada incluso con la expulsión del Cuerpo. Velázquez hizo esta advertencia 24 horas después de que Rubalcaba anunciara la apertura de expediente para los guardias civiles que se manifiesten. A pesar de esto, los integrantes de UGC y AUGC acudirán a la manifestación de este sábado.

Rubalcaba ha dicho que los agentes de la Guardia Civil que acudan serán expedientados. ¿Va a influir esto en la manifestación?
No va a influir en nada porque las asociaciones de la Guardia Civil han dicho que mantienen esta convocatoria, que son ellos los que convocan y que lo que no se puede estar es con estas artes que están utilizando y que no son legítimas en una democracia, donde hay unos derechos individuales que no por ser ni guardias civiles ni policías se tienen que vetar. Estamos en el año 2008 y van a llevar este asunto a los tribunales muy probablemente.

¿Apoyarán ustedes una manifestación de la Guardia Civil sin tintes sindicales?
Apoyaremos cualquier iniciativa porque sus reivindicaciones son las nuestras y viceversa.

¿A qué cree que se debe el cambio de opinión del ministro del Interior?
El ministro del Interior siempre ha sido así, uno cree que su experiencia política le hace tener los colmillos muy retorcidos y es un hombre que trata con todo el mundo, pero no llega a acuerdos con nadie.

Ahora hablan de crisis cuando a primeros de año han ido miles de millones a la comunidad autónoma catalana y de ahí se saca el sueldo de los mossos d’Escuadra, que también se ha incrementado. Que no nos cuenten historias, que hay dinero para todo el mundo y, sin embargo, para el Cuerpo Nacional de la Policía y para la Guardia Civil, no.

¿Tiene la Policía algún impedimento legal para manifestarse?
Nosotros no tenemos ningún impedimento. Los sindicatos de la Policía están normalizados desde 1984. Somos sindicatos profesionales, como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). No podemos estar afiliados a sindicatos de clase pero tenemos derecho a reunión y a manifestación.

A la Guardia Civil sólo se le permite crear asociaciones y, además, se le avisó de que si no iban a la manifestación agilizarían los trámites para que pudiesen tener elecciones en estas asociaciones.

¿Qué esperan con esta movilización?
Como mínimo, que se den cuenta de que los expedientes que han abierto los tienen que anular. Tienen que archivarlos de forma ligera porque no hay motivos para esos expedientes. Lo segundo que deben hacer es convocar el Pleno Extraordinario en el Consejo de Policía, en el que el único punto que figure sea el conflicto colectivo. Desbloquear la situación y sentarnos a hablar porque lo que no se puede hacer es sentarse y hablar con una pared.

Si ellos tiene oído y quieren escucharnos, están consiguiendo escucharnos con voces. Si ellos quieren dialogar y llegar a un acuerdo, estamos aquí. Somos conscientes de la situación y de muchas cosas pero, mientras ellos no cedan, nosotros seguiremos así, radicalizaremos nuestras posturas.

Yo creo que sería ideal dentro de poco tiempo quizás manifestarnos de uniforme, porque tenemos derecho a lucirlo, al igual que los médicos cuando dan una rueda de prensa, y ¿hay algo más digno que ponernos nuestro uniforme? Este es un asunto que ha hecho abrir muchos expedientes.

¿Cuáles son las reivindicaciones de la Policía Nacional?
Se trata de justicia salarial, son algo histórico las diferencias retributivas entre las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE) con las distintas Policías autónomas. No es justo que entre un policía y un mosso, en su escalón primero en las categorías que ellos tienen, la diferencia retributiva anual sea de 13.500 euros, cuando nosotros tenemos todas las competencias y las policías autónomas no asumen esas mismas competencias y difícilmente las van a tener que asumir. Sí que pedimos respeto para todas esas policías porque no se trata de que ellos ganen más, sino de que nosotros tengamos un trato justo en cuanto al salario. Esto es lo principal. Lo que se han conseguido este Gobierno y este ministro, el señor Rubalcaba es unirnos a todos los sindicatos policiales y declarar el conflicto colectivo.

¿Desde cuándo llevan reclamando estas reivindicaciones?
Estas reivindicaciones son históricas porque siempre ha habido diferencias retributivas.

Ya en la última etapa no se hablaba de equiparación. Al principio, sí que se habló de equiparación, después se hablaba de subidas sustanciales en nuestras retribuciones, pero resulta que, ahora, de lo dicho no se ha hecho nada, por eso nos unimos todos y declaramos una pequeña batalla que se llama conflicto colectivo. Hemos hecho movilizaciones y, finalmente, vamos a manifestarnos este sábado, a la convocatoria se suman también el Eurocop (Confederación Europea de Policía), la Confederación Europea de Sindicatos de Policía, el ERNE (Sindicato Independiente de la Policía Vasca), el SPC (Sindicato de Policía de Cataluña) y la AUME (Asociación Unificada de Militares Españoles).



¿Cuál es la diferencia entre el sueldo de los mossos y el de los policías?
Estamos hablando de una diferencia retributiva de 600 euros mensuales, no es algo banal. Entendemos que la situación actual no es para que le suban a la Policía 600 euros, pero se trata de hacer un acuerdo digno que, de forma escalonada, vaya incrementando los sueldos.

Pedimos que haya una negociación para la distribución con las autonomías y con los ayuntamientos del 11,5 por ciento de lo que se les va a dar. Con ello, podríamos eliminar el problema que tenemos, estamos hablando de justicia.

¿Cómo han sido las subidas salariales en el Cuerpo Nacional de la Policía en los últimos años?
Hemos estado subiendo un poquito por encima del IPC. Teníamos un acuerdo vigente de 2005 a principios de 2008 y es verdad que se ha cumplido, pero en cuanto nosotros hemos evolucionado un poco, las distintas CCAA, con sus respectivas policías autonómicas, han ido subiendo cuatro veces más.

Hace tres años había una diferencia retributiva de 6.000 euros anuales que se ha convertido en 13.000, y es algo que no se puede asumir. Ha habido años de bonanza en los que a nosotros se nos ha subido por encima del IPC pero, evidentemente, siempre nos hemos ido descolgando, cada vez más.

También han hablado de otros problemas: movilidad, riesgos, preparación...
Las FSE está más que constatado que tenemos una formación muy esmerada, somos muy profesionales dentro de nuestras tareas y tenemos competencias terribles de todo tipo. La sociedad entiende que somos una de las instituciones más respetadas, cosa que hace 30 años no se podía pensar. Eso nos lo hemos ganado a pulso estando muy calladitos y trabajando muy bien, y entonces, hay muchas cosas que quedan pendientes. Tú puedes tener un gran profesional ypero si no tiene medios materiales suficientes en el trabajo se queda en nada, que es lo que está ocurriendo. Tenemos falta de vehículos y de material tecnológico, mientras que ellos van en Ferrari nosotros vamos en Seiscientos. Tenemos unas necesidades, queremos tener una jornada laboral que esté regulada, tenemos que conciliar la vida personal y profesional, cosa que tampoco se tiene regulada bien. Mientras que para los funcionarios hay esa conciliación, a nosotros todavía no nos ha llegado y hace tres años de la publicación de la ley. Nos estamos quedando desfasados en muchas cosas. Tenemos una carrera profesional que hay que actualizar, hay que darle dinamismo a esta profesión para que la gente tenga ilusión. Son tantas las cosas que quedan a un lado y que se han bloqueado por el conflicto.

“La parálisis por el análisis”, aquí nos está pasando lo mismo que con los inmigrantes. Hasta que no tuvimos un muerto encima de la mesa -el chico de color que murió en un avión- no se aprobó un protocolo que llevaba seis años de negociaciones y no había, por parte de la dirección, nadie que dijera “esto se aprueba”. Sin embargo, a la mañana siguiente del suceso se aprobó. Puede que los dos compañeros que están sentados en un banquillo con ese protocolo ahora no estuvieran acusados. Como no lo había, se ha ordenado una investigación.

¿Hablamos de muchos más problemas, aparte del salarial, por resolver?
Se iban a abrir unas mesas de diálogo para llegar a acuerdos, una mesa de jornada laboral, de carrera profesional, de protocolos de actuación, etc...

Lo que ha pasado es que ellos nos han convocado, pero nosotros hemos declarado un conflicto colectivo y hemos dicho que nos sentamos en la mesa de nadie hasta que no se desbloquee, hasta que no se nombre el pleno del Consejo al que el ministro vaya y hasta que no se trate este asunto en un pleno extraordinario del Consejo de Policía. Ellos se excusan en que nos han convocado, pero sabiendo que estamos en un conflicto colectivo.

¿Podría hablarme de los nueve representantes sindicales expedientados?
Eso es sangrante. Desde el conflicto colectivo para acá, con el nombramiento del amigo Paco Velázquez (director general de la Policía y la Guardia Civil), un amigo de Rubalcaba que, según se dijo, era muy bueno, al llegar a la Dirección de la Policía empezó a seguir los mandatos que le dictaban y una ha sido el recorte de los derechos sindicales, algo que no se ha vivido aquí desde la legalización de los sindicatos. Se nos han negado todas las liberalizaciones sindicales, no hemos podido celebrar un congreso que hemos tenido en Canarias ni la Asamblea Nacional del SUP y tampoco podemos dar cursos de información en la Policía.

Nos están machacando de forma sibilina. Hay expedientes disciplinarios abiertos por las medidas de presión que hemos adoptado y tenemos a nueve compañeros de los distintos sindicatos expedientados. Es terrible el acoso al que nos están sometiendo. Ha habido amenazas y advertencias reales. A las asociaciones de la Guardia Civil se les amenazó, incluso, con expulsarlos si convocaban la manifestación.

La última fue a la Unión de Guardias Civiles cuando se le pidió a la Delegación del Gobierno de Madrid la autorización del itinerario. Ésta nos ha mandado una contestación en la que explica que puede que no estén autorizados a convocarla y les advierte de que se atengan a las consecuencias.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es