8 de diciembre de 2019, 15:14:15
Economía

Los matrimonios quedan fuera


El Plan de Vivienda dará ayudas a divorciados y separados



El Gobierno propone, en el nuevo Plan estatal de vivienda, que las viviendas de protección oficial (VPO) para venta o alquiler tengan una superficie mínima de 30 metros cuadrados para dos personas, que se debe ampliar en quince metros por cada miembro más de un hogar. Así consta en el borrador del Plan Estatal de Vivienda 2009-2012, y que este lunes presentará el Gobierno a las comunidades autónomas y a agentes económicos y sociales.

Aunque son las comunidades autónomas las que deciden las superficies, el borrador señala que, en caso de que no lo hagan, la mínima debería ser de 30 metros cuadrados para una vivienda de dos personas. Esta normativa choca con la promoción de los “minipisos” de la ex ministra Trujillo, que en su versión más pequeña tendrían 25 metros cuadrados.

En cuanto a la superficie máxima, el texto recomienda que se limite a 90 metros cuadrados, y no prevé que sea mayor para supuestos como el de familia numerosa, que en el caso del plan vigente (2005-2008) amplía el tamaño posible de la vivienda protegida hasta los 120 metros cuadrados.

El nuevo plan pretende, como ya adelantó en la última conferencia sectorial la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, que la concesión de VPO en alquiler y venta tenga un mayor control por parte de la Administración Pública para evitar fraudes en las adjudicaciones. Esta provisión hace ver que el Ministerio reconoce que los fraudes son muy numerosos. Así, el borrador del plan confirma que se creará un registro público de demandantes que garantice la adjudicación de viviendas protegidas según los principios de igualdad, concurrencia y publicidad bajo el control público.

Entre las novedades del texto también está la ampliación de los colectivos especialmente vulnerables que pueden acceder a ayudas para el alquiler o la adquisición de vivienda, con la inclusión de separados y divorciados. Con el nuevo plan, las viviendas protegidas serán calificadas como tales de forma permanente, mientras dure la protección del suelo, y en cualquier caso por un periodo no inferior a treinta años.

El documento también detalla que tanto para compra como para alquiler o alquiler con opción a compra los beneficiados deberán tener una renta máxima de 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir, 1.292,25 euros mensuales por hogar en el caso de viviendas protegidas de régimen especial. Para las viviendas de régimen general, la renta máxima se reduce a 4,5 veces el IPREM, 2.326,05 euros mensuales por hogar, mientras que para las de precio concertado se establece en 6,5 veces el IPREM, 3.359,85 euros.

El nuevo plan también resalta el interés específico de la rehabilitación de viviendas y la renovación de núcleos urbanos como uno de los pilares para poner viviendas dignas y asequibles en el mercado. La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, se reunirá mañana con los agentes económicos y sociales y con las comunidades y ciudades autónomas para presentar el borrador.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es