6 de diciembre de 2019, 10:15:36
Nacional

por su relación con el terrorismo callejero


Detenidos en Navarra tres jóvenes vinculados a Segi



Los presuntos integrantes de la organización ilegal Segi detenidos la pasada noche en Navarra son Irati Mujika Larreta, Mikel Beunza Oroz y Oihan Unai Ataun Rojo y están presuntamente vinculados con el último grupo de apoyo a Eta desarticulado a principios de octubre en Navarra. Según ha informado hoy el Ministerio del Interior, la operación ha sido desarrollada por la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía de Navarra en coordinación con la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

En Pamplona han sido detenidos Mujika Larreta y Beunza Oroz mientras que Ataun Rojo ha sido arrestado en Zizur Mayor. Estas detenciones se enmarcan en el operativo que a principios de octubre puso en marcha la Comisaría General de Información para desarticular un grupo estable y vinculado a la organización terrorista Segi y a cuyos integrantes se les acusaba de distintos actos de terrorismo callejero y sabotaje.

Hasta el momento se ha arrestado a 11 personas y se han realizado diferentes registros en los que se ha encontrado documentación y material utilizado habitualmente para las acciones de terrorismo callejero.

En la operación desarrollada anoche, que sigue abierta, se han efectuado registros en los domicilios de los tres detenidos, así como en la asociación de vecinos del barrio de La Milagrosa, de donde los agentes han sacado varias cajas de gran volumen y bolsas de plástico con diversa documentación.

La violencia callejera, en sus niveles más bajos
Según un informe de las Fuerzas de Seguridad del Estado, los actos de violencia callejera en el País Vasco y Navarra han alcanzado en esta legislatura sus niveles más bajos desde que Eta declarase formalmente el fin de su alto el fuego en junio de 2007.

En el verano de 2007 comenzó una estrategia contra los autores de los sabotajes que, un año después, sumaba ocho operaciones policiales con un saldo total de 90 detenidos. Este impulso del Ministerio del Interior tiene el doble objetivo de acabar con la "impunidad" del terrorismo urbano y, además, acumular la mayor información posible para conocer a los futuros miembros de ETA y dificultar su salto a la banda terrorista. El informe de las Fuerzas de Seguridad señalaba que, hasta agosto de este año, los jueces dictaron prisión incondicional contra 53 de los 90 detenidos, casi el 60 por ciento, y la práctica totalidad de los que quedaron en libertad lo hicieron pagando una fianza o con medidas cautelares. Además, 27 de los huidos a la acción policial decidieron entregarse más tarde en la Audiencia Nacional, siendo arrestados antes de que lo hicieran.

Tras la ruptura formal del alto el fuego por parte de Eta, el 5 de junio de 2007, la organización decidió activar al máximo el frente del terrorismo urbano. El 10 de julio de ese año se produjo la primera operación policial contra el terrorismo callejero, en Álava. El frenazo a la comisión de sabotajes también ha reducido drásticamente los destinados a las empresas del Tren de Alta Velocidad, objetivo prioritario del entorno de Eta. Con el inicio de la nueva legislatura, no se ha subido de 13 sabotajes mensuales. Marzo fue el mejor mes, con 7 ataques del terrorismo urbano, seguido de abril, con 9, los mismos que el pasado julio. En mayo, fueron contabilizados 11 sabotajes.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es