21 de junio de 2021, 14:56:30
Sociedad

En España, aumentan los incidentes protagonizados por radicales


La tensión por la crisis siembra de violencia las calles europeas



La crisis económica está provocando un incremento de la tensión social y de la violencia. Europa se ha convertido en las últimas jornadas en escenario de diversos altercados que lo ponen de manifiesto.

Este domingo, decenas de personas fueron detenidas por la policía en Moscú por participar en una "Marcha de Disidentes" no autorizada, entre ellos el escritor y líder del prohibido Partido Nacional Bolchevique, Eduard Limónov, y varios de sus guardaespaldas. Varias organizaciones opositoras convocaron un mitin de protesta contra la política del Kremlin en la plaza Triunfálnaya, que desde tempranas horas se hallaba bajo un estricto control policial.

Grecia: diez días de violencia
Sin embargo, el principal escenario de la tensión ha sido la capital griega. La muerte de un adolescente tras recibir un disparo de un policía ha desatado numerosos disturbios que no dan tregua a las calles de Atenas desde hace diez días.

El desprestigio de la clase política parece afectar a todas las formaciones, ya que un sondeo del centro demoscópico "Focus" muestra que Nueva Democracia ha perdido cinco puntos porcentuales de apoyo en los últimos 20 días, el PASOK un 2,5 por ciento y los únicos que logran avances, de sólo el 0,3 por ciento, son los comunistas. En cualquier caso, el primer ministro democristiano Costas Caramanlis declaró desde Bruselas que no dimitirá y llamó a la ciudadanía a distinguir entre los que protestan por la muerte de Grigoropulos y "los elementos extremistas" que originan violencia y destrucción.




Durante los violentos disturbios y saqueos que afectan a la capital helena, la policía ha detenido a 460 personas, de las cuales 176 han sido acusadas de robo y desórdenes, mientras que los daños materiales superan los 200 millones de euros. Una primera evaluación de los daños eleva a 400 las tiendas destrozadas y sitúa las pérdidas en más de 200 millones de euros, a lo que se agrega un descenso en las ventas del 20 por ciento en plena temporada Navideña.

Incidentes también en España
Los ecos de los incidentes en la capital helena se han dejado sentir también en España, donde nueve personas han resultado heridas y once, detenidas, tras las manifestaciones celebradas esta semana en Barcelona y Madrid en apoyo a las protestas griegas.

En Madrid, unas 200 personas protagonizaron una marcha por la calle del Carmen, en dirección a la Gran Vía, con pancartas y gritos de 'policía asesina'. En ella se produjeron varios episodios de alteración del orden público y vandalismo contra unas dependencias de la Policía Municipal, que tuvo que ser asistida por efectivos de la Policía Nacional. En dichas dependencias, situada en la calle Montera, varios agentes resultaron heridos. En concreto, tres policías municipales y seis manifestantes fueron atendidos de "carácter leve" por el Samur.

En Barcelona, los Mossos d'Esquadra detuvieron a dos jóvenes que participaban en la manifestación, que no estaba autorizada y a la que acudieron unas 300 personas. Las protestas comenzaron en la plaza Universidad y transcurrieron por las calles del centro hasta la Vía Layetana, donde los mossos la dispersaron cuando varios manifestantes destrozaban el mobiliario urbano y lanzaban piedras a entidades bancarias.

Los ánimos entre los inmigrantes, también crispados
La crispación se ha hecho patente también entre los inmigrantes que buscan empleo en España y que han protagonizado incidentes como los de La Mojonera. Esta localidad almeriense vuelve a la calma, después de que un juez haya ordenado el ingreso en prisión de un marroquí de 28 años acusado de apuñalar a un ciudadano malí, junto con otros dos compatriotas a los que se les imputan delitos de riña tumultuaria y de robo con violencia en tentativa.

Los hechos ocurrieron cuando los tres marroquíes trataron presuntamente de sustraer la cartera al joven ciudadano malí, tras lo cual se inició entre ellos una discusión. El homicidio suscitó la ira de la comunidad subsahariana que protagonizó una serie de incidentes y de enfrentamientos con vecinos magrebíes del municipio. Una multitud arrojó piedras contra coches y locales, forzó el cierre de locutorios regentados por ciudadanos marroquíes, vació contenedores y prendió fuego a varios turismos, todos ellos situados en la calle Solera y en las inmediaciones de la plaza Príncipe Felipe, donde se produjo el homicidio.




Según los datos aportados por la Guardia Civil, estos disturbios han motivado la interposición ante la Guardia Civil de Vícar (Almería) de un total de 21 denuncias por daños.

El alcalde de La Mojonera, José Cara (PP), pedirá en el Parlamento Andaluz más ayudas para las políticas de integración, que ha considerado "imprescindibles" para evitar nuevos incidentes como los registrados en este municipio o, tres meses antes, en la vecina localidad de Roquetas de Mar.

El Gobierno quita hierro
La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, desvinculó los incidentes entre inmigrantes de los efectos de la crisis, esencialmente del desempleo.

"Que hay tensión social, parece evidente. Desórdenes públicos, está claro que también, pero hemos tomado las medidas necesarias, y quiero decir que todos tenemos que poner nuestro granito de arena", ha dicho Rumí, que se ha referido con ello "a políticos que no pueden alentar situaciones no deseadas, porque eso no va en beneficio de nadie".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es