15 de diciembre de 2019, 23:45:54
Sociedad

La novedad de 2008 es el aumento de series en cada uno de los 85.000 números


Todo lo que debe saber sobre el Sorteo Extraordinario de Navidad



Pasan los años, pero la tradición y la liturgia del Sorteo Extraordinario de Navidad se mantienen intactas. Una vez más, nos explicarán una y otra vez que los claveros son las personas encargadas de precintar el salón de sorteos la noche anterior a su celebración, que la copa es el recipiente de cristal donde se depositan las bolas que extraen los niños de San Ildelfonso antes de ser cantadas, o que el paraguas no es lo que creen, sino que se trata, en este caso, de los dispositivos que se utilizan para colgar las liras dispuestas y volcarlas a la tolva -que es el recipiente transparente que se utiliza para trasladar las bolas de liras hasta los bombos-. Todos los años lo mismo y, sin embargo, la ilusión se mantiene viva.

La principal novedad de 2008 es el aumento de series en cada uno de los 85.000 números (del 0 al 84.999) que estarán presentes en el bombo. Si el año pasado se contó con 185 series, en esta ocasión habrá diez más. Esto ha permitido que haya más recaudación y que crezcan las opciones de poder optar a un premio. Jugando a la ficción, si se vendieran todos los décimos se recaudaría un total de 3.315.000.000 euros, de los cuales un 70 por ciento, como ya es tradicional, se destina a los premios. El resto, como es obvio, se lo queda Hacienda, que se embolsa el mayor de los “gordos” desde aquel primer mágico día de 1812. Por tanto, están en juego más de 2.320 millones de euros, una cantidad que dobla a la de hace apenas diez años.

De las “corazonadas” y los números “bonitos”
El 3, el 5 y el 7 son las terminaciones que prefieren los españoles. Los datos indican que los números pares no gustan demasiado, y que los bajos son considerados feos. Pero lo cierto es que todos y cada uno de los 85.000 números tienen la misma probabilidad de ser “El Gordo” 2008. Xavier Gabriel, dueño de la administración “La Bruja de Oro” de Sort, subraya esta tesis, así como desmonta uno de los mitos que tradicionalmente ha circulado sobre el sorteo: “Los cinco ceros (00.000) es el número más bonito que haya en el bombo, la gente se cree que no existe y otros que lo tiene el Rey. Lo cierto es que Su Majestad no lo tiene y que hay una cola de tres años para conseguirlo”.


(i-d) Beatriz, Bramdon y Rosemery, que anunciarán los premios el día 22, durante los ensayos.

Gabriel anima a creer en los “patitos feos” del bombo, aunque las estadísticas no animen a confiar en algunos de ellos -¿o quiere decir eso que está a punto de llegar su momento de gloria y conviene comprarlos?-. La mala fama del 13 se acentúa en la Lotería de Navidad ya que es una de las escasas terminaciones que nunca han sido premiadas con “el Gordo”. Paradójicamente, gran parte de los españoles apuesta por el 13, que, junto con el 69, son las terminaciones más solicitadas.

El cumpleaños de un hijo, o el día en el que se casó un hermano. Cualquier ocasión es vulnerable de convertirse en número y los españoles seguimos confiando, por ejemplo, en que una fecha desgraciada o el escenario de una tragedia pueden teñirse de esperanza cada 22 de diciembre. Juan Antonio Gallardo, responsable de Loterías y Apuestas del Estado, afirma que, "con motivo del accidente de Barajas, la gente pide el número 20.808, es decir 20 de agosto de 2008". Pero las alegrías también cuentan y "también ha tenido mucho éxito el número con la fecha en la que España ganó la Eurocopa de selecciones, es decir, el 29.608, 29 de junio de 2008".

El fenómeno Sort y las administraciones con solera
“El Gordo” puede estar en sus manos o en su cartera en estos momentos. No se desanime si lo ha comprado en su cafetería habitual y no en una administración “estrella”, pero sepa que la suerte acompaña a una serie de puntos mágicos de nuestra geografía. Xavier Gabriel, el lotero más famoso de España, ha repartido miles de millones en los últimos años, lo que ha convertido su establecimiento de Sort en la primera administración de lotería del mundo.

Cerca de Sort, en la Rambla de Barcelona, se encuentra la administración “Valdés”, que cuenta con una historia de 103 años en los que ya ha repartido varios “gordos” y “niños”. Su dueño, Jordi García Valdés, tercera generación de la familia al frente del negocio, cuenta que lo más destacable de sus clientes es la "fidelidad". Quien bien sabe de fieles es “Doña Manolita”, en la Gran Vía madrileña, que comenzó su andadura en 1904, primero en la calle San Bernardo y después en su ubicación actual desde 1931. Su nombre se dio una mujer nacida en 1879 que, con 25 años, empezó a vender lotería con un carisma que la hizo famosa en la capital.



En Bilbao no saben de "brujas de oro" ya que confían en un escarabajo. En la capital vizcaína hablar de lotería es hablar de “Ormaechea” y de su famoso escarabajo de la suerte. Situada en la calle Alameda Urquijo, la administración fue fundada por Concepción Ormaechea hace 70 años y la familia sigue vendiendo suerte igual que entonces. Una vez más surge la palabra “tradición”, en este caso la familiar. Las administraciones pasan de padres a hijos, y de éstos a nietos. Se mantienen los apellidos pero las nuevas generaciones necesitan de las nuevas tecnologías para sobrevivir. ¿Saben que la venta de décimos por Internet es un fenómeno imparable? Ya no es necesario moverse de casa, soportar largas colas o pasar frío para adquirir un boleto en cualquier parte de España. En concreto, el 80 por ciento de la facturación de "La Bruja de Oro" se debe a su apuesta por la venta on line.

Pero no crean que las administraciones más populares cuentan con una habilidad especial para adivinar las cinco cifras mágicas que componen el primer premio. En realidad, éstos santuarios de la lotería compran más números que el resto. En concreto, 13.000 de los 85.000 números que habrá en uno de los bombos se han vendido en Sort. Sin embargo, el azar puede premiar ese boleto que usted ha comprado en su empresa o que le ha regalado un amigo, la suerte es caprichosa y, especialmente en tiempos de crisis, la que reparte el Sorteo Extraordinario de Navidad será salvadora para muchas familias. Que la suerte les acompañe, y confíen en las bolas. Bola: Hay dos tipos bien diferenciados, las de los números (85.000) y las de los premios (1.787). Todas están fabricadas en madera de boj, teniendo el mismo peso y tamaño (3 gramos y 18,8 mm), y llevan grabados los números y letras con láser.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es