7 de diciembre de 2019, 13:42:57
Sociedad

el imparcial entrevista al lotero más famoso del mundo


Xavier Gabriel (propietario de "La Bruja de Oro"): "Me gusta el 38.810"





¿Cómo se siente en la víspera del sorteo?

Me siento bien porque llega lo que estoy esperando durante todo el año, un día mágico en el que ves sonreír a la gente y en el que, por un día, en la televisión y en los periódicos todo es bonito. Me siento muy identificado con esa alegría por la cantidad de lotería vendida aunque, al mismo tiempo, siento mucha presión.

¿Demasiado acostumbrado al éxito?

Una persona acostumbrada al éxito tiene que haber pasado por todo lo contrario, y de eso sé bastante. Al fin y al cabo, debo aceptar lo que ocurra porque no puedo hacer mucho más.

¿Cómo vive cada 22 de diciembre el hombre que centra todas las miradas?

Me levanto sobre las seis de la mañana, intento relajarme. Hacia las siete ya tengo las primeras entrevistas con emisoras de radio, que acostumbran a no abandonarme hasta más de las doce de la noche. Cuando llego a “La Bruixa d´Or”, a las ocho y media, pueden concentrarse unos 40 periodistas españoles, daneses, alemanes... Este año, por primera vez, entrevistaremos a la prensa y lo retransmitiremos en directo por Internet.

Ha conseguido lo que se propuso hace algunos años: su administración es la primera del mundo. ¿Qué le anima ahora a seguir adelante?

Estoy inmerso en muchos asuntos. Me dedico principalmente a dirigir y a hablar por teléfono, gasto una batería y media de teléfono al día. Tengo la web delante y el correo electrónico para recibir cientos de correos diarios.

Es uno de los empresarios más destacados de España, el primer viajero espacial de nuestro país y, a pesar de Hacienda, millonario. Sin embargo, para localizarle sólo hay que acudir o llamar a la administración.

Me comporto de una manera normal. La gente viene aquí y dice… ¡si está aquí, mira, está ahí dentro, está en su mesa! Soy el primero en abrir la tienda, y muchas veces dos horas antes de la apertura para preparar cosas o poner la web al día, a la gente le sorprende.

¿Y a usted que le sorprende de la gran masa de fieles que se acerca a la “Bruja”?

Cuando veo a un niño con síndrome de Down lo cojo hasta que sus padres compran los décimos, lo paso conmigo y ese rato me relajo con alguien que sabe hacerme desconectar como nadie. Además, cuando se marcha, me entran muchas ganas de trabajar, porque alguien me ha demostrado que hay un motivo para hacerlo.

El cariño hacia esos niños es el que le empujó a crear la Fundación Bruixa d´Or.

Es un orgullo. Hace poco operaron con éxito a una niña con síndrome de Down de 13 años que pertenecía a otra fundación, pero me pidieron ayuda y encontré una oportunidad para salvar una vida. Creo que este año ya he dado un premio, aunque tampoco quiero ponerme medallas. Como todo ser humano cometo errores y, a veces, no se entienden algunas cosas que hago, como viajar al espacio.

Será el primer turista espacial español, sin duda un viaje que muy pocos pueden permitirse…

Lo que conseguiré es que gente de todos los países llegue a conocernos, no sólo es una promoción para España y para mi comarca sino también para mi firma. En consecuencia, generar más para poder dar más.

Ya le queda poco…

He superado las pruebas, he accedido al diploma necesario para hacer el viaje y en estos momentos me encuentro a la espera, imagino que quedan unos cuatro meses.

Partiendo “generar más para poder dar más”, seguro que le viene a la memoria el Sort de hace unas décadas y lo que es hoy desde que “La Bruja” echó a volar.

Hemos llegado a mover a 7.000 personas en un puente y todos los hoteles de la comarca han duplicado su espacio y se han incrementado sus beneficios. A pesar de esto, la gente me dice: “Sí, pero los premios los das fuera”. Yo les digo que el mejor premio, el más sólido, lo tienen aquí.

La Bruja, también en ChinaAl menos, de “fuera” sí que le lloverán los agradecimientos…

…y de muchas formas. Estaba la tienda llena, y un señor quiso pasar a saludarme. En realidad, vino a regalarme una botella de cava que llevaba envuelta. Le di las gracias pero me quedé con la palabra en la boca y no permitió que llegáramos a establecer una conversación. Lo único que hizo fue, de una forma muy disimulada, darme a entender que le había dado un premio hacía poco tiempo. La gente suele callarlo pero a los loteros nos lo dicen muchos, y para mi es una satisfacción enterarme de cada uno de los premios que he vendido.

Este periódico y sus lectores le agradecerían que, no como adivino pero sí como "gurú" del Sorteo de Navidad, se atreviera a apostar por un “Gordo”.

Como empresario no adivino, apostaría por uno de los que tenemos, te advierto que puedo tener en la memoria 400 números aproximadamente. Me gusta el 38.810, porque estamos en el año del 8 y termina en 10, una cifra que jamás ha salido en el “Gordo” de la Navidad.

¿Cree en los números "bonitos"?

El 00.000 es el número más bonito que hay en el bombo. La gente cree que no existe, incluso muchos aún piensan que lo tiene el Rey. Lo cierto es que el Rey no lo tiene y que hay una cola de más de tres años para poder conseguirlo. El 55.555 puede ser tan precioso como el 60.006. En cambio, la gente prefiere el 24.615 o un número mediano. Los que más gustan son los que terminan en 9, que son medianos y comúnmente que empiecen por 3. En realidad, todos tienen exactamente la misma probabilidad de salir. Nadie quería el 54.600 en 2004 y sólo con ese número repartimos 70.000 millones de euros.

Y a pesar de todo, usted entrecomilla la palabra suerte.

La gente se enfada cuando digo que la suerte no existe. He sacado un libro que se llama “Las 13 claves de la suerte”, en el que explico que cada uno busca la suya. Un cliente que ha venido a Sort sólo a comprar lotería, pidiendo permiso en el trabajo y haciendo una cola de cuatro horas, ¿crees que no ha buscado su suerte?



Visite la web de la Fundación Bruixa d´Or: http://www.labruixador.es/fundacio/es_index.html
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es