22 de octubre de 2019, 10:24:45
Opinion


Nacionalista, culpable y PNV, responsable



La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbao condenaba ayer al militante del PNV Alejandro Aramburu a pagar una multa de 480 euros y una indemnización de 420 euros al miembro del Foro Ermua Antonio Aguirre, como responsable de una falta de lesiones. Los hechos se produjeron el pasado mes de marzo, cuando el sujeto en cuestión propinó a Aguirre una patada en los testículos, con ocasión de la comparecencia del lehendakari Juan José Ibarreche ante el TSJPV. A Ibarreche se le acusaba de haberse reunido con Batasuna, cometiendo así un acto de desobediencia, habida cuenta de la ilegalidad de la formación abertzale. Y todo aquello fue aprovechado por el PNV para orquestar una protesta pública que desembocó en una cascada de declaraciones incendiarias y en unos incidentes a la salida del Palacio de Justicia donde fue agredido Aguirre. También Iñaki Ezquerra, del Foro de Ermua, y Daniel Portero, miembro de Dignidad y Justicia, sufrieron insultos y zarandeos, ante la pasividad de la Ertzaina. Los mandos de la policía autónoma vasca tendrían además la desfachatez de acusar a los anteriormente citados de “desórdenes públicos”, cargo del que quedaban absueltos en la misma sentencia.

Esta resolución judicial retrata el único y verdadero rostro del nacionalismo. Además, de su lectura completa se desprende una conclusión interesante: y es que, si bien a quien se condena es al energúmeno que agredió al miembro del Foro de Ermua, subyace un reproche implícito a los exaltados nacionalistas que aquel día provocaron los incidentes con su airada reacción. Entonces, destacados dirigentes del PNV se solidarizaron con el agresor y vertieron todo topo de improperios contra Foro de Ermua, Basta ya, Dignidad y Justicia y otros colectivos a cuyos integrantes les encantaría no pertenecer a ellos, pero las muertes causadas por la sinrazón nacionalista no les han dejado otro remedio. Habrá quien piense que sale barato dar una patada. Y tendrá razón. Pero, al menos, ahora hay una sentencia que dice de qué pasta están hechos los nacionalistas. Y uno de sus ingredientes principales es la violencia. Los otros, autoritarismo y sectarismo, ya los conocemos por su política lingüística.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es