18 de enero de 2020, 8:30:26
Motor

Sobre ruedas


Menos víctimas, más optimismo



Pero no nos equivoquemos: esta trascendental mejoría no se debe a una única acción o a una política acertada de las autoridades. No. Esta mejoría se debe a una concatenación de causas y decisiones y al desvelo de no pocos colectivos. Nuevas normas, vehículos más seguros, concienciación social, mejora de las infraestructuras, formación más adecuada y algunas causas más hay ayudado a que el tráfico sea estadísticamente, una actividad menos peligrosa que la natación, el andamio o el esquí, aunque cueste admitirlo. Y que la introducción del carnet por puntos y la penalización de algunas conductas no ha supuesto una variación en la curva de siniestralidad de los últimos 15 años.

Estamos en una sociedad muy compleja en la que los legisladores actúan bajo una intensa presión social a la que no somos ajenos los medios de comunicación. Esto ha llevado a que en muchos casos, se legislan intenciones, porque dicen que “es mejor prevenir que lamentar”; o lo que es aún peor, dan por supuesto que se va a delinquir y actúan en consecuencia. El canon de la SGAE es un ejemplo bien conocido y con el mismo afán recaudatorio con el que la DGT aplica sus doctrinas: no se castiga a quien delinque sino a quien mantiene una conducta (conducir viene de conducta) que puede llegar a ser delictiva. Quien conduce a 140 por una autopista de 3 carriles, con un coche que ha pasado una ITV y un conductor en perfecto estado de revista; o quien hable por teléfono como quien charla con su acompañante, o sencillamente quien no lleve un chaleco reflectante en su coche.... todos ellos “tal vez” puedan cometer una imprudencia dolosa, así que mejor sancionémosles y cobrémosle el “canon” antipiratería. Es cierto que esta Santa Inquisición salvadora de almas ha conseguido reducir los siniestros de la misma manera que en su día consiguió también que en España hubiese pocos herejes.

Y pocas novedades en cuanto a producto. La verdad es que estamos en tiempo de tribulaciones y conviene hacer poca mudanza, así que las marcas quieren acabar 2008 y mirar hacia el 2009 diciendo “que me quede como estoy”, porque la cosa está que estremece. Como hay poco que contar de nuevo, adelantemos algunas cosas que llegarán en breve y que nos han llamado la atención.

Citroën C3 PicassoEn Febrero Citroën dispondrá de un segundo Picasso . Un monovolumen más pequeño que el actual, que está basado en su C4. Este “otro” Picasso está derivado del C3 y viene para hacer la competencia al Opel Meriva, Renault Grand Modus y Ford Fusion, entre otros, que no son sino versiones monovolumen de los “utilitarios” de 4 metros. La verdad es que todos ellos han crecido tanto que ya parece anacrónico llamar utilitario a un Clio, Fiesta o Corsa. Precisamente este crecimiento ha permitido hacer muy razonables estos monovolúmenes, que permiten una utilización más familiar y un interior modular muy atractivo. En el caso del Picasso encontramos una banqueta trasera desplazable (que permite incrementar el volumen del maletero) y que se pliega y deja una superficie plana de carga. Estéticamente no es especialmente agraciado (opinión subjetiva) con una parte trasera muy vertical y un diseño que tiene poco de monovolumen y mucho de “bivolumen”. Pero estas son las concesiones lógicas a la habitabilidad. Dispondrá de los habituales motores de gasolina (1,4 y 1,6) y diesel (90 y 110 caballos) típicos del grupo y los precios aun no se han comunicado.

Volkswagen Golf PlusMuy poco después, coincidiendo con el Salón de Barcelona (si se celebra, que parece que hay dificultades), llegará el Volkswagen Golf Plus de nueva generación. Como quizá sepan, el Plus es una variante del Golf, con el techo más alto y una mayor habitabilidad interior. No es un monovolumen, ya que esa función la cumple el Touran, pero si un Golf con más vocación familiar. No ha sido un éxito rotundo en España, porque aquí el Golf tiene una imagen elitista y deportiva en la que no encaja muy bien una versión más aburguesada y funcional; los compradores del Plus tienen un sentido práctico que les induce a pensar mucho en el precio y ya se sabe que Volkswagen y los precios razonables no se llevan bien. Pero ello no exime a que el Plus sea un coche con muchos atractivos. Ahora que el Golf estrena su sexta generación era lógico que apareciera un nuevo Plus, como también aparecerá en su día un break o un R32. El nuevo Plus recurrirá a los nuevos motores diesel de common-rail (abandonando el bomba-inyector) y a los habituales gasolina FSI vistos en los nuevos Golf.

Seat TribuFinalmente, otro modelo sobre el que llamamos la atención es el Seat Tribu . Este es por ahora sólo un proyecto del que probablemente sepamos más cosas también en la feria de Barcelona, en los primeros días de la primavera. Es el primer todo-terreno de Seat y se enmarca en la nueve estrategia de la marca, inicializada con el Exeo: coches sugerentes en nichos de mercado hasta ahora inexplorados. Por eso será interesante saber si llega a comercializarse y si alcanza el éxito comercial que su preciosismo permite sospechar.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es