8 de diciembre de 2019, 15:14:39
Cultura

del 4 de febrero al 26 de abril


Joaquim Mir, en el CaixaForum de Barcelona



Joaquim Mir. Antólogica 1873-1940 reúne 80 obras, procedentes de decenas de colecciones privadas, así como de museos e instituciones diversas. También presenta una seleccion de las filmaciones familiares amateurs realizadas por el propio Mir y cedidas para la ocasión por su hijo Josep Mir i Estalella.


La exposición realiza un repaso exahustivo por todas la etapas vitales y artísticas de Mir, marcadas por los lugares donde tuvo que fijar su residencia. Desde los paisajes que pintó en Tarragona y Mallorca, pasando por las primeras obras de la etapa de formación en Barcelona, hasta las últimas creadas en Vilanova i Geltrú. En la muestra se podrán contemplar piezas poco conocidas, como las telas del conjuto que pintó en Santa Perpètua de Mogoda y que permitirán descubrir la vertiente más madura y reflexiva del pintor.

A menudo se ha encasillado a Joaquim Mir en distintos grupos y movimientos, como el impresionismo o el simbolismo. Se habla también de un Mir noucentista y se le ha emparentado con el modernismo. Sin embargo, lo que realmente ha condicionado la obra del artista son los espacios geográficos. Esta característica de su obra pictórica le han empujado a pirntar de una forma concreta, distinta cada vez de la anterior. También da fe de su independencia en relación con los focos artísticos de la época.


Según palabras del comisario Francesc Miralles, "Mir no buscaba la naturaleza; la encontraba o, mejor dicho, la creaba. Él creaba el paisaje por laintensidad de su mirada, por la visión profunda que le provoca la luz". Así, la naturaleza era la excusa perfecta para construir un paisaje nuevo, un mundo propio.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es