24 de mayo de 2019, 0:48:49
Nacional

El PSE quiere un debate entre "los candidatos reales": López e Ibarreche


Estrategia bipartidista de PSOE y PNV para aislar al PP en el País Vasco



El responsable del comité electoral del PSE-EE, Rodolfo Ares, propuso al PNV el pasado miércoles un debate electoral entre los que llamó los “dos candidatos reales” y que, a su juicio, son los únicos que tienen opciones para conseguir la Lehendakaritza: Patxi López y Juan José Ibarreche. De esta manera, el Partido Socialista de Euskadi (PSE) desvela parte de su estrategia electoral: que el PP no cuente en estos comicios.

“Esta pretensión existe”, denuncia en declaraciones a EL IMPARCIAL el portavoz del PP en el Parlamento Vasco, Leopoldo Barreda, y “se hace visible en la propuesta de debate”. Para el PSE, las últimas encuestas, que otorgan un empate técnico entre el PSE y el PNV, justifican el “cara a cara” López-Ibarreche. Además, el hecho de que “todo el mundo reconoce en Euskadi que sólo dos candidatos tienen posibilidades reales de ser lendakari" está avalada, según Ares, “por los resultados de todas las elecciones que se han celebrado en este país en los últimos años”.

A los socialistas no les interesa la participación en el debate del candidato electoral popular, Antonio Basagoiti, tal y como propuso la Ejecutiva del PNV. “Lo paradójico es que los socialistas que corrieron a presentarse con Otegui, no quieren ahora sin embargo debatir con el PP”, denuncia el portavoz popular, que considera que el debate que quiere el PSE no responde a la “realidad del país”. Hay que fijarse en la composición de la cámara vasca -22 diputados del PNV por 18 del PSE-EE y 15 del PP- “y no en las encuestas”, añade.

Una estrategia nacional
Lo conseguido de momento por los socialistas con esta estrategia es hacerse fuertes en otras comunidades autónomas en las que los populares sujetaban el estandarte de los partidos constitucionalistas. En Galicia, el PP fue desbancado del Gobierno de la Xunta en 2005 gracias al pacto del PSOE con los independentistas del BNG. En Cataluña, ha ido poco a poco perdiendo fuerza mientras que los socialistas han ido conquistando al electorado hasta formar un Gobierno tripartido también con independentistas. Queda por liderar el País Vasco.

Para Leopoldo Barreda, el aislamiento a los populares “es el objetivo de José Luis Rodríguez Zapatero desde su llegada el poder”. Los instrumentos y alianzas que han empleado los socialistas para llevar a cabo sus propósitos han provocado malas consecuencias como “la radicalización de los gobierno autonómicos”, apunta el diputado vasco. Así, continúa, “hoy el Gobierno catalán no es menos nacionalista que con CiU".

Ganando votos
En las elecciones de 2005, el PSE consiguió desbancar al PP y constituirse en la segunda formación política, la primera constitucionalista, del País Vasco. De 13 escaños pasó a tener 18. Los populares, por su parte, han sufrido un duro revés, de 19 diputados que consiguió Jaime Mayor Oreja en 2001 bajó a 15 con María San Gil al frente.

Durante la legislatura, el candidato del PSE a lendakari, Patxi López, auspiciado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha protagonizado encuentros con la ilegalizada Batasuna durante el proceso negociador con Eta, ha respaldado la práctica totalidad de las leyes propuestas por el PNV y lanzado durante los últimos cuatro años guiños a los votantes nacionalistas. Ahora es el momento para recoger los frutos de esta estrategia.

Según las últimas encuestas, a pesar de que el PNV ganaría los comicios con un 34 por ciento de los sufragios, el PSE, con un 32 por ciento, lo empataría en el número de escaños, entre los 25 y 28. El PP mantendría su tercera posición en el Parlamento, con 13 o 15 escaños, gracias a un 16 por ciento de los votos.

Este nuevo escenario de la política vasca también se percibe en la calle. El último Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco indica que el 64 por ciento de los ciudadanos vislumbra un cambio de ciclo político basado en una nueva alianza entre el PNV y el PSE-EE y que el 49 por ciento asegura que apoyaría este escenario.

Ante estos resultados, el presidente del Gobierno, auguró que el próximo Ejecutivo vasco será de “amplias mayorías”. PNV y PSE podrían forjar una coalición gubernamental que dejaría al PP completamente arrinconado al menos durante los próximos cuatro años. Así, tanto el PSOE vasco como el nacional conseguirían en una comunidad autónoma más que el PP sea percibido como una fuerza irrelevante. Algo muy conveniente para el Ejecutivo de Zapatero.

El apoyo de Díez
Precisamente, este lunes, la líder de UPyD, Rosa Díez, declaró estar dispuesta a contribuir con su apoyo a la formación de “un gobierno constitucionalista” que desbanque a los nacionalistas. Su joven partido, que concurre por primera vez a los comicios vascos, se ha ofrecido al PSOE en el País Vasco para consolidar una auténtica alternativa al PNV. Una alternativa que, en este caso, sería socialista y no popular. La diputada ha afirmado que si el PSE se forja como tal opción, no estará solo. La intención de Díez es "ver al PNV en la oposición, porque ya le toca y porque es bueno, y además representaría el final de la transición en la comunidad autónoma vasca".


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es