5 de julio de 2020, 9:13:45
Nacional

furgoneta bomba en madrid


La Policía cree que Eta cuenta con algún tipo de infraestructura en Madrid



Aunque no sería la primera vez que Eta roba un vehículo y en muy pocas horas lo prepara y comete un atentado con explosivos, los investigadores sospechan que la banda podría tener una infraestructura en Madrid, como un garaje donde ocultar el vehículo y preparar la carga explosiva, puesto que la furgoneta fue sustraída apenas unas horas antes de la explosión.

Así fue en el atentado contra la Casa Cuartel de Calahorra (La Rioja) perpetrado el 21 de marzo de 2008. En aquella ocasión, los terroristas del 'comando Vizcaya', desarticulado el pasado mes de julio, robaron a punta de pistola un Honda Civic en un monte de Álava, no muy lejos del lugar donde horas después se produjo el atentado.

Otra furgoneta-bomba en 2005
La banda terrorista Eta ya robó y montó una furgoneta-bomba en la zona de Navalagamella (Madrid) en mayo de 2005, vehículo que utilizó horas después en un atentado que perpetró en el barrio madrileño de San Blas, causando heridas leves a tres personas, además de importantes destrozos materiales.

En aquella ocasión, la furgoneta-bomba, que fue cargada por los terroristas con unos veinte kilos de cloratita, había sido robada unas horas antes en el cercano municipio de San Lorenzo de El Escorial.

Los terroristas estacionaron el vehículo en un descampado a las afueras de Valdemorillo, a unos siete kilómetros del lugar donde fue robada el pasado domingo, y aprovecharon la oscuridad de la noche para montar la carga explosiva.

Unos policías locales de la localidad incluso pudieron ver a un hombre y a una mujer manipulando el vehículo -una Renault Express-, pero en ese momento no advirtieron nada sospechoso.

No fue hasta el día siguiente cuando, tras conocer la noticia del atentado, reconocieron la furgoneta y se acordaron de la pareja que habían visto la madrugada anterior dentro del vehículo. De inmediato, los agentes municipales dieron aviso a la Guardia Civil, que inspeccionó el descampado utilizado por los terroristas. En el suelo encontraron un agujero con restos del material eléctrico empleado en la elaboración del artefacto explosivo.

En el atentado cometido este lunes por Eta, la furgoneta -propiedad de un vecino de Pozuelo de Alarcón- fue robada anoche en el municipio madrileño de Navalagamella.

La llamada de aviso, desde Madrid
La primera llamada avisando de la colocación del artefacto se produjo a las 07:34 de la mañana a los bomberos de la Comunidad de Madrid, seguida pocos minutos después de otras dos llamadas al SAMUR y a la Cruz Roja de la capital.

El comunicante que ha alertado esta mañana en nombre de ETA de la colocación de una furgoneta-bomba junto a la sede de la empresa Ferrovial-Agromán en el Campo de las Naciones de Madrid, llamó con un teléfono móvil desde un punto de la Comunidad de Madrid, han asegurado a Efe fuentes de la investigación.

Sobresalto en IFEMA
Un coche bomba ha explotado a las nueve de la mañana frente a la sede de Ferrovial-Agroman, filial constructora de ferrovial, aproximadamente hora y media después de que se recibiera un aviso de un comunicante de Eta sobre su colocación en Cruz Roja.

EfeLa explosión, que se ha podido escuchar en toda la zona este de la ciudad, según testigos, se ha producido a la altura del número 42 de la calle de la Ribera del Loira, frente a la sede de la constructora Ferrovial Agromán, donde la Policía había localizado una furgoneta Peugeot Partner sospechosa. La furgoneta-bomba fue robada la pasada noche en la localidad madrileña de Valdemorillo a un vecino de Pozuelo de Alarcón, según ha confirmado la Policía.

La Policía había acordonado toda la zona y los accesos al Campo de las Naciones e IFEMA, en las proximidades de la M-40, lo que ha ocasionado grandes atascos, según información del centro de pantallas del Ayuntamiento.

"Ha sido un golpe muy fuerte. Ha empezado a entrar polvo por una de las ventanas" -cuyo cristal estalló por la onda expansiva-, mientras por los conductos del aire comenzaba a salir humo, ha indicado una testigo, que se encontraba en el interior del edificio, desde donde pudieron ver dos coches en llamas.

En ese momento, ha proseguido, se vivieron situaciones de tensión y nervios, y se oyeron algunos gritos de empleados que llegaron a refugiarse debajo de las mesas.

Tras la explosión, la Policía pidió a los trabajadores del edificio que abandonaran la planta y corrieran al sótano, donde llegaron a concentrarse cerca de 200 empleados pertenecientes a la citada editorial y a otras dos empresas también ubicadas en el mismo edificio.

La testigo ha relatado además que llegó a su puesto de trabajo unos minutos después de las ocho de la mañana y, aunque la zona estaba ya llena de policías, le permitieron acceder a la oficina, tras informarle de que estaban buscando un coche bomba.

Ha comentado también que hasta el momento de la explosión, sobre las 08.50 horas, tanto ella como el resto de sus compañeros estaban tranquilos porque lo "veían todo muy controlado".

En el mismo sentido se ha pronunciado, otro testigo que sí fue desalojado y que ha señalado que al principio todos estaban tranquilos hasta que vieron que "la cosa iba más en serio".

Por su parte, un trabajador de la multinacional Flúor, también ubicada en la misma calle, ha explicado que, con el aviso de bomba, salieron todos los trabajadores. "La explosión se ha producido cuando nos desalojaban, cruzando la M-40. Ha habido mucho desconcierto. Se nos ha movido de un lado a otro", ha contado.

La explosión ha causado un cráter en el suelo de tres metros de diámetro por un metro de profundidad, la rotura de cristales y de falsos techos en edificios de oficinas próximos a la explosión, así como daños materiales, pero no estructurales, en un puente cercano de la M-40. Así lo han indicado hoy a Efe fuentes de Emergencias Madrid, que han confirmado que la onda expansiva ha causado daños a 50 vehículos y destrozos materiales, aunque no estructurales, en edificios del entorno a la calle Ribera del Loira, lugar donde ha explotado el coche bomba, pero han confirmado que no se han registrado heridos ni daños personales.

A pesar de estos destrozos, fuentes de la investigación han explicado a Efe que la carga explosiva ha explotado sólo parcialmente, ya que una parte de la misma se ha quemado y no ha incrementado el efecto devastador esperado por los terroristas.

Once unidades y 25 sanitarios del Samur, apoyados por efectivos de Protección Civil, permanecen en el lugar de la explosión de manera preventiva, al igual que las cinco dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid y de los 30 agentes de este Cuerpo que también se encuentran en la zona tras haber apagado el vehículo que ha explotado.

Ilegalización de D3M y Askatasuna
El atentado se produce horas después de que lLa Sala 61 del Tribunal Supremo acordó por unanimidad anular las candidaturas presentadas por Askatasuna y Demokrazia Hiru Milloi (D3M) a los comicios vascos del próximo 1 de marzo, al constatar que están vinculadas a la ilegal Batasuna y, por tanto, a la organización terrorista Eta, según informaron fuentes del alto tribunal.

Efe



Ferrovial participa en las obras de la Y vasca
La empresa Ferrovial, frente a cuya sede en Madrid la banda terrorista ETA hizo estallar esta mañana un coche-bomba, es una de las destacadas compañías del sector que participa en la construcción de la Y vasca. En concreto, la constructora, en alianza con Fonorte, se adjudicó, en 2007 un subtramo del proyecto del TAV para Euskadi, el que unirá Legutiano con Eskoriatza.

La banda terrorista ETA amenazó, en su último comunicado, a la empresas implicadas en el desarrollo de la denominada Y vasca, y enumeró a cada uno de los colectivos implicados en las obras. Además, asumió el asesinato del empresario Gipuzkoano Inaxio Uria, cuya compañía desarrolla el tramo del TAV que separa Arrazua de Ubarrundia.

Primer atentado en Madrid tras el de la T-4 en 2006
Hasta el de hoy, la última acción de la banda terrorista en Madrid había sido la que perpetró el 30 de diciembre de 2006 en el aeropuerto de Barajas, también mediante el procedimiento del coche bomba, que causó la muerte a dos ciudadanos ecuatorianos y supuso la ruptura del alto el fuego permanente que los terroristas mantenían desde el 22 de marzo de 2006.

El atentado de hoy es el segundo que perpetra ETA en 2009. El anterior se produjo el pasado 16 de enero, cuando una bomba provocó daños en un repetidor de televisión de Hernani (Guipúzcoa).

Desde que ETA rompió el alto el fuego permanente, la banda terrorista ha perpetrado cuarenta y cuatro atentados, en los que han muerto seis personas.


A lo largo de su historia, ETA ha colocado treinta y nueve coches bomba en Madrid, que han causado la muerte de 54 personas. El total de víctimas mortales provocados por los atentados de la banda terrorista en la capital asciende a ciento veintiuna.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es