16 de mayo de 2021, 2:09:27
Sociedad

inundaciones en el país vasco


El Ebro se desborda mientras que el nivel del Bidasoa y el Urumea comienza a normalizarse


El Ebro comienza a inundar cientos de hectáreas en ribera alta de Zaragoza, mientras el nivel de los ríos Bidasoa y Urumea a su paso por diversas localidades vascas comienza a normalizarse.


Cientos de hectáreas de cultivo han quedado inundadas por la nueva crecida del río Ebro en las poblaciones de la ribera alta de Zaragoza, que se encuentran en alerta y preocupadas ante la llegada de la punta de la riada desde Navarra a partir de la próxima madrugada.

El alcalde de Novillas, José Ayesa, primera localidad por la que entra el Ebro a la provincia de Zaragoza, ha señalado a EFE que el río comenzó a desbordarse el miércoles y ya tienen inundadas entre 600 y 700 hectáreas de trigo, maíz, alfalfa, brócoli o coliflor, entre otros cultivos de invierno.

Esta mañana el Ebro alcanzaba a su paso por Novillas los seis metros, con un caudal de 1.400 metros cúbicos por segundo, y se prevé que esta noche la crecida pueda ser "impresionante", alcanzando los 6,80 ó 7 metros de altura y los 1.800 a 2.000 metros cúbicos por segundo.

Aunque la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) no considera esta avenida extraordinaria, en este pueblo sí que lo es, ha afirmado Ayesa, quien ha señalado que aunque el agua "se arrima bastante" no llega a alcanzar las casas pero si las bordea. Sin embargo, se ha mostrado preocupado porque la punta de la riada de la próxima noche pueda anegar alguna vivienda.

El alcalde de la siguiente población ribereña, Gallur, Antonio Liz, ha explicado por su parte a EFE que ya se han inundado entre 500 y 800 hectáreas, también de cultivos de invierno, y aunque el río ha alcanzado hoy más de cinco metros, con 1.200 metros cúbicos por segundo, esperan que el viernes por la tarde o noche pueda llegar a los seis metros y a cerca de 2.000 metros cúbicos por segundo.

Según Liz, aunque la población no corre riesgo, cada vez se producen más pequeñas riadas que van ganando en altura con el paso de los años y aumenta la amenaza al casco urbano.

Además, ha agregado que desde hace dos días están bombeando agua desde el Barranco de San Cristóbal para que la que pasa por debajo de la localidad no produzca filtraciones.

Tanto el alcalde de Novillas como el de Gallur han señalado que, si se cumplen las previsiones de la CHE, la riada será igual o más importante que la de la primavera de 2007.

En Pradilla, su alcalde, Luis Monzín, ha explicado a EFE que se ha inundado una zona de cultivo cercana al río que no está protegida, que ha afectado a unas 40 ó 50 hectáreas, y que los agricultores están preocupados ante las consecuencias negativas de los continuos desbordamientos del río en el terreno, porque se reblandece y dificultará la próxima siembra.

Mejora la situación en el País Vasco
El tráfico comienza a normalizarse en Guipúzcoa, donde tan sólo queda una carretera cortada en Beasain por un desprendimiento, ha informado el departamento vasco de Interior.

La Mesa de Crisis establecida por Interior ha decidido pasar de la fase operativa del Plan de Emergencias a la situación de vigilancia y seguimiento, dada la mejoría en los niveles de los ríos y la previsión meteorológica para las próximas horas, que anuncian la desaparición de las precipitaciones.

EFE En estos momentos, sólo el río Urumea se mantiene por encima de los niveles de inundación en algunos puntos, mientras que el resto de las cuencas fluviales de Guipúzcoa han bajado sus caudales en las últimas horas.

Las intensas lluvias caídas esta noche han provocado inundaciones en distintos puntos de Guipúzcoa y han obligado a primera hora de la mañana a cortar la N-I en Irún, donde los comercios del barrio de Behobia han quedado anegados por el desbordamiento del río Bidasoa.

Además, el desbordamiento del Urumea ha inundado el barrio donostiarra de Martutene, de donde han sido evacuados varios vecinos, y la zona de Ergobia, en Astigarraga, así como algunos puntos de Hernani, como los campos de fútbol y de rugby.

Las crecidas de los ríos y los desprendimiento han afectado, en diferentes medidas, a carreteras en Beasain, Mutiloa, Eibar, Oñate, Alegia, Beasain o Tolosa.

Además, un corrimiento de tierras ha obligado a desalojar una veintena de vecinos de varios bloques de viviendas de la calle Pío Baroja de Irun.

Según ha informado el Centro Meteorológico del País Vasco, durante estos primeros 12 días del mes de febrero Guipúzcoa ha superado la media de precipitaciones del mes, al recoger 117 litros por metro cuadrado en Hondarribia y 115 en San Sebastián.

Según ha indicado Aguas del Añarbe, las precipitaciones de las últimas 48 horas han sido "intensísimas", ya que el embalse ha recogido 117,2 litros por metro cuadrado, "prácticamente el doble que los 60 metros por litro cuadrado estimados en el aviso por fenómenos meteorológicos adversos recibido en la mañana de ayer".

Carreteras cortadas y garajes inundados en Navarra
Catorce son las carreteras cortadas en la Comunidad Foral a causa del desbordamiento de ríos, la mayoría en la red secundaria.

En todo caso el nivel de los ríos que atraviesan el norte de Navarra y la Comarca de Pamplona ha comenzado a descender, de manera "notable" en algunos casos, y las crecidas afectarán en las próximas horas a la Zona Media y Tierra Estella.

En el Arga, la avenida está atravesando Etxauri y llegará a Funes a medianoche o primeras horas de la madrugada, y a Castejón mañana al mediodía, según análisis provisionales, que indican que el Ebro podría alcanzar los 2.000 metros cúbicos por segundo en esta última localidad, en el borde de la cota de inundación

De momento, ha sido posible abrir al tráfico la N-121-A (Pamplona-Francia, por Behobia) cuyo corte, junto al de otras secundarias, había dejado a los vecinos de Vera de Bidasoa prácticamente aislados desde anoche por carretera ya que sólo tenían salida por Ibardin.

En la cuenca del Bidasoa cayeron el miércoles, en prácticamente 24 horas, hasta 120 litros por metro cuadrado, unas precipitaciones que abundaron en unos terrenos muy saturados por las lluvias de los últimos días y que anegaron los bajos de algunas casas.

Sobre la situación de los embalses, el Gobierno ha resaltado que están contribuyendo a laminar las riadas, caso del pantano de Itoiz, en el que entra agua a razón de 600 metros cúbicos por segundo.

Para hacer frente a la situación, Obras Públicas ha movilizado, bien por inundaciones de calzada, desprendimientos o por presencia de balsas o árboles en las vías, a más de un centenar de personas.

También están operativos para patrullar o atender los requerimientos ciudadanos y los incidentes registrados en las carreteras 58 patrullas de la Guardia Civil y 46 de la Policía Foral, apoyadas por agentes rurales, de Seguridad Ciudadana, de las comisarías y de las patrullas ecológicas.

La Agencia Navarra de Emergencias, por su parte, no ha atendido ningún aviso grave y las actuaciones se centran en el bombeo de agua en garajes, bajeras y viviendas de Vera de Bidasoa, Goizueta, Lesaka, Santesteban, Elizondo y Erro, en el Norte, y Burlada y Villava en la Comarca, además de en los barrios pamploneses de Rochapea y San Jorge, y en las instalaciones de Cinfa en Huarte.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es