26 de mayo de 2019, 2:56:09
Cultura

La burgalesa presenta su colección


Amaya Arzuaga vuelve a convencer con acertados volúmenes y prendas tridimensionales


Amaya Arzuaga está de regreso, y con ella su gusto por la geometría, los pligues y las formas asimétricas. La diseñadora burgalesa irrumpe con fuerza en Cibeles Fashion Week con un cóctel de volúmenes cónicos, composiciones en capas y mucho brillo en las piernas con unas medias de lentejuelas que aportan sentido a una colección hecha para una mujer con personalidad.


Amaya Arzuaga
Fieltro, lana resinada, franela elástica y hasta piel de cabra. Así se presenta la colección otoño-invierno 09/10 que Amaya Arzuaga ha presentado en Cibeles Fashion Week. La burgalesa, amante de los tejidos inteligentes, vuelve a convencer con una propuesta capaz de sorprender por su originalidad en las formas y los volúmenes y, al mismo tiempo, por ser rica en seriedad y elegancia en los tejidos. Los hombros redondeados y las prendas tridimensionales aportan sentido a una colección que viste a una mujer con carisma. Arzuaga no entiende la próxima temporada sin las telas por encima de la rodilla ni los brazos sin cubrir. Sus colores, el morado, gris, cámel, verde grass, crudo y, como viene siendo habitual en ella, negro. Mucha prenda oscura, nada de estampados y acertadísima mezcla de colores en los diseños de dos piezas. El protagonista indiscutible, el vestido, que no deja espacio para los pantalones en ninguna de las piezas presentadas por Arzuaga.

Las medias de lentejuelas son junto a los volúmenes cónicos y las composiciones en capas los que describen cómo ha concebido su colección. Arzuaga ya demostró en la edición primavera-verano que la asimetría y la geometría son su marca de identidad, y en esta ocasión no ha sido menos. Un aspecto que, pese a que podría catalogarla, no hace sino reforzar un estilo que no entiende de líneas clásicas.

El punto hecho a mano hacía recordar que se trataba de una colección de otoño-invierno. Su combinación con tejidos y volúmenes imposibles ha sido acertada, como también lo ha sido la mezcla del pelo de cabra en dos tonos - negro y blanco- con mini vestidos y también los de noche, que sólo ha presentado en negro y en color crudo.

Con lleno total, Amaya Arzuaga vuelve a demostrar que es un nombre fundamental para el cartel de Cibeles, pese a que la timidez de la burgalesa le impida siquiera saludar al término de sus desfiles. Su profundo estudio del patronaje y su instinto confieren a sus colecciones un resultado esperanzador para la moda española, que trata todavía de hacerse un hueco en el panorama internacional, según dicen porque peca de ser una referencia barata. Los 30 minutos de desfile de Arzuaga, desmiente sin duda esta afirmación.

Miguel Palacio
Miguel Palacio encuentra la originalidad en el arte de combinar, por lo que su nueva colección -en la que descubre el gusto por los accesorios con originales bolsos, zapatos y cinturones- se perfila entre la exageración y el relax, mezclando un look nuevo, fresco y radical sin perder su línea clásica, en la que propone una silueta impactante que juega con la combinación de volúmenes exagerados junto a líneas más sutiles.

Palacio ha querido jugar en esta ocasión con las mangas, a las que otorga un papel primordial en prendas muy trabajadas y confeccionadas de una sola pieza que crean efectos envolventes con tejidos naturales como la seda y la lana que cobran vida con acabados elaborados e innovadores, en la que los colores se difuminan en una gama radicalmente elegante, como sus turquesas, azules eléctricos, marrones café o rojos degradados que utiliza, sobre todo, en sus originales mezclas de charol con piel de zorro.

Ángel Schlesser
Ángel Schlesser acerca más que nunca las formas al cuerpo, con hombros definidos en una colección que contrapone las prendas masculinas con las femeninas y en la que mezcla los pantalones pitillo con los de pinzas en prendas con un aire de ligereza en la gama de los negros, grises, blancos, piedra, rojo y verde.

José Miró
"Lógica" llama a su próxima colección el mallorquín José Miró, a quien le toca cerrar esta noche la pasarela y quien identifica moda con equilibrio como sinónimo de belleza, efecto que busca en sus prendas, en las que propone sobriedad y limpieza, y en las que predomina el vestido con multitud de mezclas aunque prácticamente sólo con la gama de los marrones, ya que -dice- introducir un efecto multicolor con el oscuro panorama actual podría parecer "frívolo".

Francis Montesinos
Espectáculo y glamour en la pasarela de Francis Montesinos que presentó una colección-homenaje a Dalí en el 20 aniversario de su muerte. Una espectacular 'Mae West' vestida de plumas fue la encargada de introducir al público en el universo del modisto valenciano marcado por la alianza entre moda y arte.

Montesinos quiso recordar a través de un espectáculo de danza contemporánea que los modos y el lenguaje corporal del ser humano y su expresión más sofisticada, la moda, se han reflejado siempre en todas las manifestaciones artísticas, en la pintura, escultura y también en la arquitectura, la música, el teatro y la danza. Salvador Dalí se hace presente en los estampados que recoge principalmente a su musa, Gala, sus elefantes, sus ocas, el busto de la mujer con pan y otros aspectos más mediterráneos y surrealistas.

La colección del próximo otoño-invierno de Francis Montesinos, 'El Divino', se caracteriza por la simplicidad en las formas que contrasta con la riqueza en sus mezclas pues se combina lo "incombinable". Variación también en la paleta de colores, que va de la estampación al blanco y el negro, o los negros con transparencias, y los insectos como broches. Y para la construcción de los tejidos el modisto ha acudido a las felpas que parecen jeans y los jeans ojo de perdiz, el tweed, los tejidos sofisticados donde el punto de finos hilos llega hasta aspectos gruesos que aparentan hechos a mano.

La mujer de Francis Montesinos lucirá sus creaciones la próxima temporada con botas camperas , pero también con sandalias de alto tacón y es que la mezcla es el modo de ser de su colección 'El Divino'.

Jesús del Pozo
La jornada matinal finalizó con la sensualidad que propone Jesús del Pozo en unos insinuantes vestidos sorpresa sobrios por delante y con espaldas al aire construidas con ataduras y lazadas.

Transparencias y superposiciones de gasa sobre punto opaco, con combinaciones de líneas corseteras y de inspiración japonesa, en una colección con mucho trabajo escondido, en la que el creador madrileño ha apostado especialmente por el color berenjena. Para la noche, ajustados vestidos con ausencia total de lo superfluo.

Devota & Lomba
Devota & Lomba, que inauguró la sesión de tarde con una otoñal puesta de escena en la que las hojas se desprendían sobre la pasarela, insiste en su colección en las formas arquitectónicas, que traslada a todas las prendas pero fundamentalmente a sus vestidos, eje básico de toda la colección, dominada por los volúmenes libres y los cortes geométricos, un clásico de la firma, que utiliza tejidos como la seda y la organza para proporcionar a sus prendas un gran movimiento.

Eclécticos Victorio & Lucchino
"Eclecticismo" han llamado los sevillanos una colección en la que han unido distintos conceptos como vanguardia, modernismo, efectos novedosos, precios equilibrados y como resultado prendas ultra femeninas, ricas pero de aspecto sobrio y conservando, aunque más diluido, su espíritu.

Ni la hora, las diez de la mañana, ni el día, sábado, desanimaron a los seguidores de los sevillanos, incluida la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que llenaron las gradas en la primera jornada dedicada a los diseñadores miembros de la Asociación de Creadores de Moda de España.

El desfile, muy largo y con ausencia de prendas urbanas, comenzó en negro y fue iluminándose con azules antracita, verde bosque y mostaza, color estrella de la próxima temporada, en tejidos brillantes, vibrantes y metalizados, con terciopelos, rasos, organza o taf-taf.

Victorio & Lucchino han marcado las cinturas y han dibujado el cuerpo de la mujer a base de cortes, drapeados y cremalleras vistas y han enfatizado las hombreras, por cuya vuelta, con moderación, apuestan.

La apuesta de Ágatha
Ágatha Ruiz de la Prada centra, esta vez, su inspiración en una Galería de Arte Contemporáneo. Las modelos se deslizan a través de un museo, en el que, sobre un fondo de cuadros más o menos abstractos, van apareciendo estampados inspirados en brochazos de Jackson Pollock, composiciones de Vasarely o la geometría de Piet Mondrian. En definitiva, color y formas... arte de hoy, para agatizar sencillos vestidos o camisetas de punto.

Más entrada la noche: vestidos acolchados con botones “chester”, astracán ecológico en colores muy fuertes (para remarcar que no se trata de piel auténtica-un material absolutamente prohibido para “la diseñadora de los verdes”). Y para las ocasiones más importantes, largos vestidos de amplio volumen con pliegues, volantes o franjas multicolores.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es