24 de septiembre de 2019, 10:46:23
Deportes

1-3


Un polémico penalti encauza victoria del Gimnàstic en Alicante


El Gimnàstic de Tarragona rompió una racha de tres jornadas sin ganar, tras derrotar al Alicante (1-3) en un partido que el conjunto catalán encarriló en los compases iniciales del choque, en los que anotó de penalti su primer gol y vio cómo expulsaban a un jugador local, en una jugada más que polémica.


El encuentro estuvo marcado por la discutida decisión del árbitro Ceballos Silva de pitar penalti y expulsión en una dudosa mano del alicantinista Jorge Azkoitia cuando formaba parte de una barrera para taponar una falta favorable al Gimnàstic de Tarragona. Azkoitia abandonó el terreno de juego con un monumental enfado y asegurando que había tocado el balón con la cabeza.

Apenas habían pasado diez minutos de encuentro y el Alicante se encontraba en inferioridad numérica y con un gol en contra en el marcador, después de que Jandro anotara la pena máxima.

El Gimnàstic se limitó después a vivir de las rentas ante un Alicante que, pese a sus limitaciones, fue mejor que su rival y mereció un mejor resultado que el que reflejaba el marcador al término de la primera mitad.

Pero tras el descanso, el conjunto alicantino fue un juguete en las manos de su rival, que por medio de José Mari y David Bauzá anotaba dos goles más y sentenciaba el encuentro en apenas seis minutos.

El Alicante echó mano del orgullo para seguir intentando acercarse con algo de peligro a la meta rival, aunque lo hizo ya en cuentagotas. Pero una de esas acciones le sirvió para reducir su desventaja por medio de Catalá, tras pase de Abel Buades.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es