22 de septiembre de 2019, 10:26:44
Opinion


INDECENCIA DE UNA ACTUACIÓN JUDICIAL

Luis María ANSON


Es indecente que un juez, que se presentó como número 2 de las listas electorales del PSOE, instruya un procedimiento relacionado con el Partido Popular.

     Es indecente que un juez, que fue Secretario de Estado en el Gobierno de Felipe González, la emprenda contra el partido que le combatió en el Congreso de los Diputados.

     Es indecente que un juez, que aspiró abiertamente a ser ministro, se mantenga en sus trece, después de ser recusado, haciendo todo el daño que puede al PP justo en los días anteriores a elecciones tan comprometidas como las de Galicia y las Vascongadas.

     Es indecente que un juez, objetivamente prosocialista, se dedique al compadreo cinegético con el ministro de Justicia. Compadreo que algunos extienden a almuerzos o cenas e, incluso, a encuentros con Zapatero y con Rubalcaba.

     Es indecente que, para colmo, se produzcan calculadas filtraciones del sumario secreto que parecen destinadas a alimentar a los medios de comunicación para acentuar la erosión del Partido Popular.

     Es indecente que el PSOE y su líder Zapatero acepten y se beneficien de esta situación sin clamar por la independencia de la Justicia, con lo cual no hacen otra cosa que levantar sospechas de que estamos ante una calculada operación política, en la que se ha utilizado a un juez ideológicamente afín.

     Es indecente, claro, que se hayan producido casos de corrupción en Madrid que afectan al entorno del PP. Hay que llegar hasta el final y esclarecerlo todo caiga quien caiga. Pero resulta a todo punto inaceptable que instruya el procedimiento un juez cuya enemistad manifiesta contra el Partido Popular no ofrece dudas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es