30 de julio de 2021, 3:37:01
Deportes

1-0


El Nàstic se aferra a un gol de José Mari para sumar los puntos


Un gol de José Mari, el ex bético refuerzo de invierno, dio al Gimnástic una victoria por la mínima contra el Albacete (1-0), en un partido en el ambos conjuntos fueron alternando por fases el dominio del mismo.


Ninguno de los dos conjuntos practicó un fútbol vistoso, con un equipo, el local, que se dedicó a jugar al pelotazo y a la contra, mientras que el Albacete quiso elaborar excesivamente y que se olvidó de chutar a portería.

El Albacete tomó en el inicio el mando del partido y el control de la pelota. Pese a eso, fue el Nàstic el que dio primero por medio de José Mari, que tras un buen pase en profundidad no supo definir ante Cabrero.

El Albacete también tuvo su ocasión tras un lanzamiento de esquina que Begoña remató a las manos de Felip. A los catorce minutos lo intentó tímidamente Campano de falta directa, sin suerte.

Poco a poco, el partido se fue igualando en cuanto al control del mismo, con un Albacete empeñado en elaborar minuciosamente el juego, y por tanto con poca llegada. El Nàstic por su parte, iba a lo suyo, pelotazo y fútbol directo, algo que le beneficiaba a la hora de llegar al área contraria, aunque siempre sin pegada.

En una de esas llegadas de los locales llegó el gol local. Víctor caía dentro del área, pidiendo el correspondiente penalti. Mientras unos reclamaban y los defensas miraban de reojo al colegiado, José Mari llegó desde atrás para, desde fuera del área, enviar la pelota al fondo de la red.

El gol no cambió el panorama, y el guión siguió el mismo curso en los instantes posteriores, aunque tal vez el Nàstic consiguió una mayor posesión de balón.

El Albacete no se aproximó al área rival hasta diez minutos después, tras una jugada personal de Marco Navas que acabó con un lanzamiento ajustado que paró Felip. Eso sirvió para espolear a los visitantes, que poco a poco fueron encerrando en su área a los locales, para hacerse con el control del partido.

El Nàstic sólo intentaba salir mediante algún pase largo en velocidad, pero sin demasiada precisión. Así, los manchegos merodeaban el área de Felip constantemente, y daba la sensación de que el empate era cuestión de tiempo.

El brasileño Diego Costa llevaba el peligro constantemente, pero su exceso de individualismo perjudicaba a los suyos. El Nàstic lo intentó antes del descanso con un disparo de Jordi Alba desde la frontal que detuvo Cabrero; poco más hizo el equipo de Ferrando en ese tiempo, que acabó pidiendo la hora al colegiado.

La segunda mitad se inició con una clara ocasión para el Albacete, con una jugada personal de Merino, cuyo disparo atajó Felip con una gran intervención. Además los manchegos abrieron mucho más el campo tras la entrada de Soriano, que desplazó a Costa a la banda.

El Albacete mandaba, y el Nàstic contragolpeaba, sobre todo con la puesta en escena de Serge N'Gal, que ayudó a abrir espacios. Así, poco a poco, los locales se recuperaron el control y se aproximaron al área rival.

José Mari pudo marcar el segundo, tras un remate a bocajarro desde el punto de penalti, precedido por una jugada por banda derecha. Poco después Marinkovic lo intentó desde la frontal para enviar lamiendo la cruceta.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es