23 de septiembre de 2019, 21:43:48
Deportes

eibar 1 alicante 2


El Alicante remonta en Ipurúa y arrastra hacia abajo al Eibar


Dos goles en el último cuarto de hora han permitido al Alicante remontar a su paso por Ipurúa y reengancharse a la lucha por la permanencia a costa del Eibar, una vez más incapaz de hacer valer la renta inicial y que sigue sumergido en los puestos de descenso.


El técnico visitante, José Carlos Granero, ha explicado al término del encuentro que su equipo se va "a llevar por delante" a más de un rival, y de momento ha frenado las expectativas de los armeros, que habían encadenado dos triunfos consecutivos y podían haber escalado varias posiciones en caso de lograr el tercero.

Sin embargo, el Eibar casi nunca ha dado sensación de poder llevarse los puntos, a pesar de que en una primera parte muy igualada, en la que primero Sutil para los locales y luego el visitante Ismael pudieron marcar, fue el azulgrana Biel Medina quien puso en ventaja a los suyos a través de un espléndido cabezazo a la salida de un córner.

Con todo a favor, el cuadro de Carlos Pouso afrontó la segunda mitad demasiado contemplativo y dejó hacer a un Alicante sin apenas capacidad de desborde en los flancos y con Jordá muy vigilado.

El técnico de los levantinos buscó el revulsivo con tres cambios para mejorar en esas facetas y lo consiguió, porque después de un claro remate pifiado por Ismael en el minuto 57, fue Pedro quien empató en el 76, tras ganar la espalda a su marcador.

Con el empate en el electrónico y un buen puñado de minutos por delante, el encuentro enloqueció, porque la igualada no servía para contentar al antepenúltimo ni al penúltimo de la tabla, y ello propició constantes alternativas en el juego.

Pero mientras el Eibar no encontró en ningún momento el camino hacia el portal de Queco Piña, el Alicante contragolpeó bien y avisó de sus intenciones de victoria con sendos remates fallidos de Jordá en los minutos 83 y 84.

En el enésimo balón perdido por el errático centro del campo eibarrés, Luis Gil ganó la acción a Álvaro Martínez y corrió toda la banda izquierda hasta poner un medido centro al corazón del área pequeña que Borja llevó a la red.

El segundo gol alicantino desató la euforia en un equipo que al menos ahora sueña con la aún lejana salvación y desinfló las ilusiones albergadas por el Eibar, que sigue sin poder ganar tres partidos seguidos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es