21 de junio de 2021, 12:48:01
Salud

las revisiones anuales, fundamentales


España cuenta con un 75% de supervivencia en cáncer de próstata


España cuenta con un 75 por ciento de supervivencia en el caso del cáncer de próstata, pero con un diagnóstico precoz de la enfermedad existe un 85 por ciento de posibilidades de curación.


El cáncer de próstata es el tumor con mayor incidencia en hombres en nuestro país, con casi 20.000 casos registrados al año, según el CIFC IX (Cancer Incidence in Five Continents vol. IX). Pero también es uno de los que mayor porcentaje de supervivencia registra, con un 75 por ciento.

Esta cifra es similar a la media europea, estimada sólo un punto por debajo (74 por ciento), tal y como determina el estudio Eurocare 4, que refleja datos de supervivencia a cinco años de pacientes diagnosticados entre los años 1995 y 1999, con un seguimiento hasta finales de 2003.

Con estos datos se pone de manifiesto que, a pesar de que el cáncer de próstata es el segundo en mortalidad entre los varones españoles después del de pulmón, con 4.800 fallecimientos al año, existen elevadas opciones de curar esta neoplasia. Con una detección precoz y la aplicación del tratamiento adecuado, las posibilidades de éxito son de un 85 por ciento, además de mejorar la calidad de vida del paciente, dado que de este modo se pueden aplicar tratamientos pocos agresivos, tales como la braquiterapia prostática.

Esta técnica no afecta a los órganos adyacentes y minimiza los efectos secundarios que inciden en la calidad de vida del paciente, como la impotencia y la incontinencia urinaria. De hecho, un estudio comparativo realizado por el Instituto Catalán de Oncología (ICO), el Hospital de Bellvitge y el Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM-Hospital del Mar), junto con otras 8 entidades médicas españolas de prestigio, avala esta afirmación y determina que la braquiterapia es la técnica más eficaz para lograr una mejor calidad de vida del paciente, frente a otros procedimientos convencionales, como la radioterapia y la prostatectomía.

Para ello, es necesario que los hombres de más de 50 años, edad en la que aumenta el riesgo a tener cáncer de próstata, asistan al urólogo para someterse a revisiones periódicas anuales, que permitan detectar de manera precoz la presencia de este tipo de tumor. En caso de tener antecedentes familiares con cáncer de próstata, la edad mínima para las revisiones desciende hasta los 45 años.

Sobre la braquiterapia prostática
La braquiterapia prostática consiste en la implantación de semillas radioactivas de Iodo-125 directamente en el interior de la próstata, consiguiendo unos índices de curación similares a los de la cirugía radical o la radiación externa. Además, disminuye notablemente la posibilidad de que la radiación alcance los órganos sanos adyacentes (recto y vejiga), por lo que efectos secundarios como la impotencia sexual o la incontinencia urinaria se ven minimizados, lo que permitirá al paciente mejorar su calida de vida.

Otra gran ventaja de este tratamiento consiste en que al ser una operación relativamente sencilla, no requiere incisión quirúrgica y la estancia hospitalaria se reduce a 24-48 horas, por lo que el enfermo puede retomar sus actividades diarias en poco tiempo.

Por todas estas razones, la braquiterapia prostática es una técnica que no suele alterar demasiado la rutina de los pacientes que sufren cáncer de próstata. Sin embargo, sólo puede realizarse cuando el tumor se encuentra en su fase inicial, por lo cual, es fundamental que todos los hombres se realicen una revisión anual a partir de los 50 años.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es