20 de septiembre de 2021, 18:29:45
Opinión


CAMPS SE INTERESA POR EL TRAJE QUE REGALARON A GARZÓN

Luis María ANSON


Francisco Camps ha mostrado vivo interés por el traje que regalaron al juez Baltasar Garzón y que costó 1.300 euros. Le gustaría tener uno igual pero quiere pagarlo con la factura por delante. Las cañas se le están volviendo lanzas al magistrado. Cazador cazado en sus aventuras cinegéticas gratis total, ahora resulta que también es obsequiado con trajes carísimos. Y aunque no es lo mismo que el regalo a Camps, suponiendo que tal regalo se confirme, hay que tener mala suerte para que un periódico pueda titular a toda plana sobre la nueva hazaña garzoniana.


     La justicia exige reconocer la espléndida actitud de Garzón frente a Batasuna y otros sectores proetarras. Un diez para el juez. Tras este reconocimiento elemental, porque nunca se debe perder la ecuanimidad, habrá que convenir que el episodio del traje demuestra el acierto del CGPJ al no incluir a Garzón en la terna de aspirantes a presidir la Audiencia Nacional. Que le inviten a hablar una hora en México y le paguen 25.000 euros por la conferencia y además le regalen un traje de gran lujo, eso no es propio de un juez sino de un cantante de rock. Los tejemanejes de Garzón para obtener dinero extra están siendo investigados por varios equipos periodísticos especializados. Dicen que su actitud raya en la coacción y la prevaricación. Pero eso habrá que demostrarlo, claro. Se prepara algún scoop espectacular. Ciertos políticos se frotan las manos. Donde las dan las toman. No es de recibo que un juez que fue número 2 en las listas electorales del PSOE, que resultó premiado con una Secretaría de Estado, que aspiró a ser ministro, que participó en mítines feroces contra el PP, instruya un procedimiento contra el partido al que políticamente combatió y que políticamente le combatió. No, no es de recibo actuar de juez y parte. Aunque Carlos Dívar parezca no enterarse.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es