21 de octubre de 2019, 14:57:42
Nacional

Foro de Ermua


"La luz del 'faro de Ermua' molesta a algunos y da la esperanza a otros"



La Real Casa de Correos ha sido el escenario para la conmemoración del décimo aniversario del Foro de Ermua. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre ha recibido a Iñaki Ezquerra y a Inmaculada García de Cortázar, presidente y vicepresidenta de esta institución, que han estados acompañados María del Mar Blanco, Jaime Mayor Oreja, María San Gil, Edurne Uriarte, Ignacio Astarloa y Albert Rivera, entre otros.

María San Gil recibió los aplausos de los asistentes a este acto que alabaron su valentía demostrada el pasado martes en Santiago de Compostela cuando un grupo de independentistas intentaron agredirla.
El acto, presentado por Carmen Gurruchaga y Hermann Tertsch, ha comenzado con un minuto de silencio y con la lectura por parte de Laura Cruz, de las Juventudes del Foro de Ermua, del manifiesto firmado el 13 de febrero de 1998. “No hemos tenido que cambiar ninguna coma”, ha asegurado Tertsch.

Durante su discurso, Aguirre resaltó que el Foro de Ermua encarna “diez años de lucha contra el olvido y el silencio” que durante mucho tiempo rodearon a las víctimas del terrorismo y recordó cuando la banda terrorista asesinó el 12 de julio de 1997 al joven concejal, Miguel Ángel Blanco, y cómo “España se convirtió en una gigantesca Puerta del Sol, unida en la defensa de la libertad”. Durante estos diez años, el Foro de Ermua se ha convertido según la presidenta en uno de los símbolos de “la lucha contra la indiferencia, contra la equidistancia, contra la resignación frente a la mayor amenaza de nuestra democracia y de nuestras vidas”.

Las dos intervenciones que siguieron a la presidenta destacaron por la emoción. La hermana de Miguel Ángel, Mari Mar Blanco, ha agradecido la valentía de los miembros de este Foro. “Sois mi gran referencia y mis compañeros en el camino de la derrota de terrorismo”, les ha dicho. “Han sido diez años de luces y sombras en los que hemos tenido que remar a contracorriente pero seguimos juntos, en la misma línea u con las ideas muy clara”. En una clara referencia a la situación política actual y el sentimiento de abandono de muchas víctimas del terrorismo por parte del Gobierno, Mari Mar Blanco ha resaltado que “el faro que mantiene el Espíritu de Ermua, se encuentra en un túnel del que todavía no hemos podido salir. Su luz molesta a algunos y supone la esperanza de otros”.

Nieves Baglietto, la hermana de Ramón Baglietto, otra víctima de ETA, subió al estrado para transmitir que el dolor de las personas que forman la llamada “diáspora” vasca “está tejido con la renuncia de tantas vidas a un bien patrimonial, la tierra en la cual nacieron y vivieron” y ha querido agradecer “a todos los que viven en la entraña del dolor tratando de superar tanta ignominia”. Baglietto hizo una mención especial a Regina Otaola como “exponente de generosidad que tanto ennoblece a un pueblo v aliente”.

El presidente del Foro, Iñaki Ezkerra, se ha preguntado “¿Qué nacionalista estaría dispuesto a pagar por el País Vasco la mitad del precio que hemos pagado nosotros? “ y ha asegurado: “Nosotros sí que sabemos lo que es sacrificarse. Y hemos creado en eso un estilo propio. Es el de la rebelión pero también el de la precisión conceptual en la denuncia a los enemigos de la libertad”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es