19 de octubre de 2021, 8:48:02
Sociedad

Han declarado en la Audiencia Nacional


Dos supervivientes españoles del holocausto consideran que "la Justicia llega tarde"


Jesús Tello y Ramiro Santistebán, de 90 y 80 años de edad respectivamente, dos españoles supervivientes de los campos de exterminio nazis, prestaron este lunes declaración en la Audiencia Nacional de España en el marco de una querella que investiga a cuatro ex miembros de las SS de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenburg, residentes en Estados Unidos.


El juez Central de Instrucción Número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha tomado declaración este lunes como testigos a dos españoles afincados en Francia que fueron víctimas de los campos de concentración nazis, informaron fuentes jurídicas. Estas declaraciones se producen en el marco de la investigación que instruye este magistrado a partir de la querella presentada por varias víctimas del holocausto contra cuatro responsables de las SS.

Tello, de 85 años y residente en la actualidad en Francia, recordó cómo a los diecisiete años fue uno de los 927 españoles que llegaron al campo de concentración de Mauthausen, en Austria, en un tren que partió de la ciudad francesa de Angoulême, por orden del gobierno colaboracionista de Vichy. Allí permaneció cinco años, y por Mauthausen llegaron a pasar unos 7.200 españoles, de los que murieron más de 4.300."Yo tuve mucha suerte, porque los mataban de una manera u otra, a palos o como fuese", explicó este lunes en Madrid.

Ramiro Santisteban, de 87 años, que también llegó a ese campo de concentración a los diecisiete años deportado desde Francia con la connivencia del gobierno franquista, consideró que la justicia llega tarde. Se tendría que haber hecho justicia nada más terminar la guerra. Ya es muy tarde y la mayoría no han pagado el mal que han hecho", dijo, en alusión a Johann Leprich, Anton Tittjung, Josias Kumpf e Iwan o John Demjanjuk, supuestos miembros de la organización de las SS Totenkopf Sturmbann ("Batallón de la Calavera").

Según la querella presentada por supervivientes y familiares de las víctimas de los campos de concentración nazis, los cuatro acusados participaron en la "persecución y castigo" de las personas que ingresaban en estos campos. Según explicaron las fuentes consultadas "son dos supervivientes del campo de concentración nazi de Mautthausen que fueron testigos directos de las practicas que allí se realizaron así como de los traslados a los que eran sometidas las víctimas".

Además, estas fuentes destacaron la dificultad que supone para estas dos personas de avanzada edad recordar "hechos tan brutales" y por ello anunciaron que en su declaración ante la Audiencia Nacional irán acompañados de un equipo de psicólogos. Sin embargo, no descartaron la posibilidad de que a su salida de estas dependencias judiciales realizasen declaraciones a los medios de comunicación.

Los dos supervivientes que declararon este lunes esperan que esa extradición llegue a materializarse y confían en que sus testimonios sirvan para que no vuelva a ocurrir una cosa "tan horrible". No obstante, los dos lamentaron que han sido siempre los olvidados y que continúan siéndolo.

Jesús Tello condenó además las "mentiras" de quienes niegan la existencia de las cámaras de gas. "Lo que más me fastidia es que haya políticos que digan que las cámaras de gas no han existido. Eso es mentira y lo digo radicalmente: las cámaras de gas existieron", afirmó en alusión a las tesis de políticos como el ultraderechista francés Jean Marie Le Pen o del obispo lefebvrista Richard Williamson.

Cuatro oficiales de las SS
La querella fue presentada por un superviviente español del Holocausto nazi y los familiares de otras cinco víctimas de los campos de concentración. La acción está dirigida concretamente contra los ex oficiales de las SS Johann Leprich, Anton Tittjung, Josias Kumpf y Iwan o John Demjanjuk, que desarrollaron su labor como guardias armados en los citados campos de concentración. Todos ellos se instalaron en Estados Unidos al término de la II Guerra Mundial. En los últimos años han perdido la nacionalidad estadounidense por orden de los tribunales de dicha nación.

Según la querella, los prisioneros fueron sometidos a "programas de exterminio diseñados por el sistema nacionalsocialista, siendo retenidos en contra de su voluntad por razones de raza, religión, nacionalidad o convicciones políticas". "Fueron objeto de formas extremas de maltrato y abuso, incluido el asesinato", añade la demanda.

La Fiscalía, que solicitó la admisión a trámite de la causa, recordó que en la actualidad resulta "indiscutible" el reconocimiento internacional de la facultad de perseguir a los autores de delitos cometidos fuera del territorio nacional siempre que concurra algún punto de conexión con los intereses del Estado que solicita la persecución.

Jurisdicción Universal
Asimismo, el juez Moreno justificó la competencia de la Audiencia Nacional para juzgar estos hechos al entender que se corresponden "sin género de dudas" con las características de un delito de genocidio y, que por tanto, pueden ser perseguidos por este tribunal en virtud de su "jurisdicción universal".

En concreto, la actuación judicial ha sido impulsada por David Moyano, combatiente francés que sobrevivió al confinamiento en Mauthausen; y los familiares de Agustín, Marcos y Francisco Puente, exterminados en Sachsenhausen; Donato de Cos Gutiérrez, asesinado en Mauthausen; Gabriel Torralba, liberado por las tropas estadounidenses tras permanecer en Auschwitz y Mauthausen; y Víctor Cueto, superviviente de este último campo.

Los querellantes solicitan la extradición a España de los cuatro ex oficiales argumentando que su jurisdicción tiene competencias para enjuiciar "hechos delictivos cometidos fuera del territorio nacional vinculados a la existencia de víctimas españolas", tal y como se hizo en casos como el genocidio del pueblo maya o los crímenes durante la dictadura argentina, que citan expresamente.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es