8 de abril de 2020, 14:54:38
Cultura

el remate de las obras, en 2011


Andamios en la catedral de Santiago para dar la bienvenida al Xacobeo 2010


La catedral de Santiago de Compostela cuenta los meses para el comienzo del Año Santo con la incertidumbre de si el Pórtico de la Gloria y la Capilla Mayor verán terminadas las obras de restauración para entonces.


La Fundación Pedro Barrié de la Maza, al frente de un proyecto de recuperación de la catedral de Santiago, acaba de poner en marcha un programa de visitas que permite observar cara a cara las figuras que diseñó el Maestro Mateo para el Pórtico de la Gloria. A través de un andamio instalado para su restauración, la institución privada permite al visitante conocer desde un perspectiva única una de las obras fundamentales del románico.

El proyecto de restauración del Pórtico forma parte del “Programa Catedral de Santiago de Compostela” que la Fundación puso en marcha en 2006 con un presupuesto de tres millones de euros. El plan, que se engloba en un convenio con el Arzobispado de Santiago y el Cabildo de la Catedral, incluye también la intervención en la Capilla Mayor. Sin embargo, ha habido que esperar hasta julio de 2007 para que arrancaran las actuaciones proyectadas. La dificultad de instalar un andamio adecuado en el Pórtico llevó meses de gestiones y permisos. La estructura debía adaptarse a los delicados requisitos de conservación de la pieza y obligaba a estudiar a fondo su instalación para no provocar vibraciones ni desviaciones que pudieran dañar la obra del Maestro Mateo.

Detalle del Pórtico de la Gloria, obra del Maestro Mateo (Efe)
El deán y presidente del Cabildo, Juan María Díaz Fernández, afirma que cualquier retraso en las fechas se ha debido a que se trata de “una programación lenta y trabajosa”. La supervisión obligada de la Dirección de Patrimonio de la Xunta ha tenido mucho que ver, ya que la burocracia y las autorizaciones legales han provocado, en ocasiones, según Díaz Fernández, “un retraso inevitable”.

Es precisamente ahora, a nueve meses de que arranque el Año Santo, cuando la instalación de un nuevo andamio en la Capilla Mayor del templo -donde está previsto recuperar las pinturas murales- vuelve a dar problemas. La sospecha del hallazgo de hormigón sobre la bóveda ha obligado a la Fundación a replantear el proyecto inicial del montaje de la estructura, ya que este material dificulta su amarre a la superficie. Pese a la tardanza que conlleve este imprevisto, fuentes de la Fundación creen que es la "mejor manera" para asegurar que "se está haciendo lo adecuado". Así, el pasado 18 de marzo la institución trasladó a Patrimonio “la necesidad de replantear el proyecto de la restauración de la Capilla Mayor para garantizar la viabilidad de la intervención”. Pero, de momento, fuentes de la Xunta aseguran a este periódico que todavía no han recibido "ningún estudio previo".

Trámites farragosos
Al retraso que suponga la presentación y aceptación de este nuevo informe, se suma el de los trabajos de restauración propiamente dichos de los elementos escultóricos y polícromos del Pórtico de la Gloria, ya que, según admite la institución en un documento al que ha tenido acceso EL IMPARCIAL, “habrá un nuevo concurso para adjudicar dichos trabajos".

Otro detalle del Pórtico de la Gloria, que ahora puede visitarse (Efe)

Pero entre estudios previos, adjudicaciones y esperas inevitables, los meses pasan. Quien ha mostrado su “desconfianza” por las tareas llevadas a cabo en la Catedral ha sido José Fernández Lago, lectoral del Cabildo del templo, que declina opinar ahora sobre las obras porque, según dice a EL IMPARCIAL, la Fundación le ha informado de que sólo ella “se reserva ese derecho”. Por su parte, la institución, que dice desconocer tal afirmación, remite al deán del Cabildo como portavoz.

De lo que no hay duda es de que el Año Santo ya está aquí. Desde Patrimonio aseguran que los trámites burocráticos y los permisos son “fluidos”, lo que no evita que la reformulación del proyecto de la Capilla Mayor genere incertidumbre. La estampa durante el Xacobeo 2010 dependerá de la celeridad del papeleo y los imprevistos que se sucedan. Los peregrinos se encontrarán bien con un templo copado de andamios o bien con uno renovado. Se cumplan o no las fechas, el deán de la Catedral confía en que los visitantes “tengan la evidencia de que se está haciendo bien”, dado que se trata de una intervención “deseada” por el Cabildo. Como consuelo, recuerda el deán, nos queda Roma en 2000, cuando celebró el Año Santo con la fachada de la Catedral de San Pedro llena de andamios.














El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es