29 de enero de 2020, 11:02:42
Nacional

autor del asalto a la casa de josé luis moreno


Jueces y Fuerzas de Seguridad se culpan mutuamente de la libertad de Bushi


La puesta en libertad de Astrit Bushi, el presunto líder de la banda que asaltó la casa del empresario teatral José Luis Moreno, ha desatado un cruce de acusaciones entre el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y las Fuerzas de Seguridad, que se culpan mutuamente del error que posibilitó lo sucedido. Además, la Dirección General de la Policía ha abierto un expediente disciplinario a los seis agentes que supuestamente permitieron la puesta en libertad del agresor de Moreno.


El Tribunal Superior de Madrid ha sido el primero en cerrar su investigación sobre el suceso -también la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil y el Consejo General del Poder Judicial han abierto diligencias para esclarecer los hechos- al descartar "cualquier responsabilidad disciplinaria" del juez de Alcobendas (Madrid) que el pasado 31 de marzo tomó declaración a Bushi.

"Su salida irregular de los Juzgados de la localidad de Alcobendas no es imputable al juez que le tomó declaración y decretó su libertad por una causa diferente al asalto y agresión a José Luis Moreno", ha señalado hoy el TSJM.

Además, el presidente de este órgano, Francisco Javier Vieira, ha comparecido ante los medios de comunicación para anunciar que, una vez comprobado que el juez actuó correctamente, pondrá los hechos en conocimiento de los Juzgados de Alcobendas para que estudien la posible imputación de los policías que dejaron en libertad a Bushi por un delito de infidelidad en la custodia de presos.

Malestar de la Policía
Este anuncio ha soliviantado a los sindicatos policiales, y en especial al Sindicato Unificado de Policía (SUP), que representa a los agentes implicados en el caso y que ha defendido su actuación en un comunicado titulado "Miente o no se entera", en referencia a las declaraciones de Vieira.

Mientras tanto, la Dirección General de la Policía ha abierto un expediente disciplinario a los seis agentes que supuestamente permitieron la puesta en libertad del agresor del empresario José Luis Moreno, según publica El Confidencial.

Los policías que el 31 de marzo estaban de servicio en Alcobendas admiten haber dejado en libertad a Bushi, pero aseguran que desconocían su peligrosidad e incluso que hubiera sido trasladado allí desde un centro penitenciario, porque los guardias civiles que le condujeron hasta los Juzgados no se lo comunicaron.

Así lo manifiestan los agentes en una nota informativa, a la que ha tenido acceso EFE, remitida al comisario jefe de la Comisaría Local de Alcobendas, en la que sostienen que "ni durante la custodia del detenido, ni cuando fue hecha entrega del mismo por el Juzgado junto con el auto" fueron informados de su origen, ni de que tenía que regresar a un centro penitenciario.

Por ello, y en vista de que el auto del juez se limitaba a ordenar la libertad del imputado con la obligación de comparecer en el Juzgado cada quince días y de informar de cualquier cambio de domicilio, le dejaron marchar.

El TSJM insiste, en este sentido, en que la puesta en libertad debe tener lugar exclusivamente en el centro penitenciario, al que el juez de Alcobendas remitió el pasado día 1 el mandamiento de libertad con la advertencia de que Bushi debía ser excarcelado solamente "si no estuviera preso o detenido por otra causa distinta".

Para cuando ese documento llegó a la cárcel de Valdemoro, sin embargo, Bushi ya llevaba un día en libertad.

Falta de comunicación con la Guardia Civil
Pero si el SUP ha arremetido contra los jueces porque esa advertencia no figuraba en el auto que se facilitó a los policías y ha justificado la actuación de éstos por el temor a incurrir en un delito de detención ilegal si no dejaban marchar al imputado, otro sindicato policial ha responsabilizado de lo sucedido a la Guardia Civil.

En un comunicado, la Confederación Española de Policía (CEP) afirma que la llegada de Bushi a los Juzgados "no fue comunicada previamente por la Guardia Civil", cuyos agentes "no comunicaron a los policías nacionales su procedencia, peligrosidad o número de causas penales en las que figura encartado".

La CEP añade que los guardias civiles "no hicieron una entrega documentada del preso: es decir, los policías nacionales no llegaron a cumplimentar la denominada 'diligencia de recepción y entrega de presos', que es el documento que acredita legalmente que el recluso queda bajo custodia de otra unidad o Cuerpo distinto al que inicialmente le recogió en la cárcel".

La Guardia Civil no considera que sea su error
El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Madrid, Joaquín Cánovas, ha asegurado este lunes que "el fallo" cometido al poner en libertad a Astrit Bushi "no ha sido de la Guardia Civil", aunque no ha querido señalar a ningún culpable.

El dirigente de la AUGC ha explicado que la Guardia Civil traslada en la Comunidad de Madrid diariamente a unos 100 internos a los diferentes juzgados, y "siempre se aplica el mismo protocolo", que es conocido por todas las partes implicadas.

El protocolo consiste en que la Guardia Civil recoge en las cárceles a los presos que tienen que ir al juzgado, que le son entregados por funcionarios de prisiones, y les trasladan hasta el mismo.

Excepto en los juzgados de Plaza de Castilla, donde la custodia de los presos depende en todo momento de la Guardia Civil, en el resto los guardias entregan al preso a los policías nacionales allí destinados, quienes "firman un recibo reconociendo que se hacen cargo de esa persona", y le custodian hasta que finalizan las diligencias, "momento en el que llaman a la Guardia Civil y le vuelven a entregar al reo para que sea trasladado a la cárcel".

Es "en ésta y sólo en ésta" donde se decide en qué situación queda el preso, ya que los funcionarios de Prisiones comprueban las diligencias que tiene abiertas "y sólo si tiene una única diligencia y el juez le libera de la misma se activa el protocolo para que salga de prisión, que conlleva varias gestiones", ha detallado Cánovas.

"La Policía sabe perfectamente todo esto, que tiene que llamar a la Guardia Civil y entregarle el preso al finalizar las diligencias", ha recalcado.

Por tanto, el dirigente de la AUGC considera que "el fallo" cometido al poner en libertad de Astrit Bushi "no ha sido de la Guardia Civil", aunque no ha querido señalar a un culpable.

Cánovas ha explicado que no es habitual, a pesar del alto número de desplazamientos de presos diarios, que se produzca un fallo de este tipo.

En cuanto a la petición realizada por algunos sindicatos policiales para que se mejore la coordinación policial y sea un único Cuerpo el que custodie a los presos, el dirigente de la AUGC ha dicho que "entonces habrá que crear otro cuerpo policial, como lo hay en Estados Unidos, especializado en los traslados", ya que la Guardia Civil ya tiene cometidos suficientes.

Y mientras unos y otros tratan de encontrar al culpable de que Bushi esté en libertad, el comisario jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Madrid, José Luis Conde, ha reconocido este lunes que probablemente éste "tirará de la organización paramilitar a la que pertenece" para obtener ayuda y huir.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es