14 de diciembre de 2019, 18:27:02
Deportes

webber segundo y button tercero


Vettel gana el Gran Premio de China y Alonso fue noveno en medio de la lluvia



Una vez más el agua fue el protagonista de la Fórmula Uno. Si en Malasia se suspendió la carrera sin haber finalizado el Gran Premio (por falta de visibilidad), en Shangai no hubo salida, el coche de seguridad neutralizó uno de los momentos más espectaculares de este deporte. La gran cantidad de agua que había en el asfalto no permitía que los bólidos tuvieran seguridad suficiente para afrontar las primeras vueltas. Y siete giros estuvo el “Safety Car” hasta que la carrera se reanudó. Con la velocidad limitada, Alonso entró a boxes y pasó del segundo al último puesto, pero eso sí, con un repostaje.

Por delante, Vettel comandaba el pelotón pero entre medias cada posición era una batalla. Toques, salidas de pista y sobretodo adelantamientos de todos los colores fueron la nota principal en las primeras vueltas en Shangai.

En la vuelta 36 el coche de seguridad volvió a salir a pista. El motivo, los trozos de alerón trasero del coche de Trulli ocupaban una parte del asfalta y había que quitarlos. En esas vueltas se reagrupó un pelotón en el que Alonso ya ocupaba la decimotercera posición. La gran remontada de este primer tercio de carrera la protagonizó Hamilton que, pasó de la novena a la cuarta posición.

Con la carrera estabilizada, Vettel seguía comandando la clasificación pero con Button detrás. El británico, con el depósito lleno, se perfilaba como el favorito a subirse al primer escalón del podium pero las ganas del joven piloto de Red Bull convirtieron esta lucha en una batalla por el triunfo.

Alonso se hunde al final
Tras el ecuador de la carrera las posiciones se estabilizaron. Por delante Vettel y Button se jugaban el triunfo. Esta vez los famosos difusores de Brawn no hicieron su “mágico” efecto y tanto el británico, como Barrichello se alejaron de los puestos de cabeza. Hamilton seguía en los puntos y Red Bull se perfilaba como claro triunfador.

El australiano Webber adelantó a Button y se sitúo segundo, de escudero para su compañero Vettel. Los dos Toro Rosso comandaban con claridad y la lluvia no cesaba. Con los tres puestos honor casi sentenciados, la lucha venía por detrás. Entrar en los puntos en un GP como este, suponía un triunfo. Por ello Alonso se aplicó para la remontada. Tras su segunda parada en boxes, intentó por todos los medios remontar y se quedó a las puertas de ello. El asturiano se instaló en la décima posición y Heidfeld le evitó seguir con la escalada. El alemán, un hueso duro, cerró todas las puertas y el bicampeón se alejó de los puntos.

Las últimas vueltas fueron un suplicio para los pilotos. La lluvia arreció y mantenerse en pista supuso un verdadero suplicio. Todos se salieron y la mayoría sufrieron trompos. Aún así Red Bull aguantó y logró el doblete, Vettel primero y Webber segundo. Alonso no pudo entrar en los puntos y al final quedó noveno.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es