26 de noviembre de 2020, 5:17:00
Nacional

acusa al psoe de "comprar votos"


Díez llama al realismo porque no hay dinero para cumplir tantas promesas



Díez ha señalado que en España "el cambio indudablemente se está produciendo". En este sentido, ha añadido que "mientras los demás, sobre todo el PSOE, ofrece dinero para comprar los votos, nosotros pedimos dinero a los ciudadanos para poderles representar y los ciudadanos nos lo dan".

La portavoz de UPyD no ha querido entrar a valorar las propuestas lanzadas en las últimas semanas tanto por el PP como por el PSOE, aunque ha sostenido que "más que propuestas son subastas". En su opinión, estos partidos políticos están en el proceso de "y quién da más", en un momento en que el Parlamento está disuelto.

Por contra, ha señalado que lo que ofrece su partido son reformas estructurales para que el país pueda ser más competitivo en las próximas generaciones. Asimismo, ha agregado que en sólo dos días han recibido 25.000 euros de donaciones pequeñas, desde de 50 euros y de personas anónimas.

También ha asegurado que las reformas estructurales que proponen para el país para garantizar la cohesión, la igualdad y la competitividad favorecen más a aquellas comunidades autónomas, como Asturias, "que no terminan de despuntar y que tienen problemas graves también estructurales", ha dicho. "Hace falta levantar la alfombra y terminar con esa especie de empate permanente", ha señalado sobre la política en el Principado.

Díez ha indicado que su partido viene a acabar con "el bipartidismo imperfecto" y provocar que los nacionalistas dejen de ser "clave" para la definición de las políticas nacionales. Según ella, España está en una situación extraña respecto al resto de países europeos, ya que es la única democracia de Europa en la que no existe ni un sólo pacto de Estado en vigor.

En su opinión, esto hace que el país pierda oportunidades de futuro porque no es posible progresar si se rompen todos los consensos básicos. "No tenemos acuerdo de Estado sobre el modelo territorial, sobre política exterior, sobre inmigración o política antiterrorista". Para ella, todos los acuerdos básicos se han roto como si el país "estuviera partido por la mitad".

Esto contribuye, según Díez, a que en la definición de políticas de Estado terminen siendo clave partidos nacionalistas que no creen en el Estado y del que no se consideran parte. Por este motivo, defendió la existencia de su partido.

En cuanto a IU, Díez ha afirmado que ha dejado de ser un partido nacional "hace bastante tiempo". En este sentido, ha apuntado que en Cataluña se presenta incluso con otro nombre y allí es mas bien nacionalista, así como en Euskadi, además de tener dos diputados a nivel nacional. "Aspiramos a ser esa tercera fuerza política que un país necesita", ya que el bipartidismo no es bueno "nunca", pero, a su juicio, es peor cuando la ley electoral favorece la concentración de voto a los partidos nacionalistas.

"Es urgente un nuevo partido que defienda el Estado, que vertebre España y que defienda la unidad de la Nación española no como un elemento sentimental, sino como un instrumento para garantizar la igualdad", ha apostillado. Díez se ha mostrado segura de que UPyD se convertirá en esta próxima legislatura "en un partido clave". En su opinión, el lograr un Grupo Parlamentario propio es "un horizonte posible".

Respecto a los obstáculos que están teniendo de sectores como la banca a la hora de conseguir financiación o de algunos medios de comunicación, Díez lo ha atribuído a que "el establishment nunca quiere competencia". La candidata ha destacado que, sin embargo, los ciudadanos sí quieren otra fuerza política y "otra voz". A este respecto, ha calificado de "auténtico milagro" que un partido sin recursos esté autofinanciándose con el apoyo económico de sus simpatizantes, desde 50 euros hasta 6.000 de donaciones privadas.

Esta situación la ha contrapuesto con los seis millones de euros anuales que reciben partidos "terroristas" como ANV y Partido Comunista de las Tierras Vascas, mientras que ellos que son un partido democrático no reciben "ni un sólo céntimo". Frente a esto, ha resaltado que han sido capaces de presentarse a las elecciones generales en todas las circunscripciones electorales, también en las andaluzas, así como de tener estructura propia en todas las provincias españolas y tener más de 5.000 afiliados.

Díez ha vinculado este logro a la necesidad existente en España de un nuevo partido, que es capaz de superar "el boicot mediático, el económico y el establishment político de que no salga esta nueva voz". "La sorpresa de estas elecciones será sin duda la irrupción con Grupo propio de Unión, Progreso y Democracia en el Congreso de los Diputados", ha afirmado.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es