10 de diciembre de 2019, 21:08:11
Cultura

recibe el Premio Cervantes


Marsé: "Soy catalán, escribo en castellano y no veo nada anormal"


El escritor barcelonés Juan Marsé ha recibido este jueves de manos del Rey el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras hispanas, en una solemne ceremonia que se celebra en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.


El escritor barcelonés Juan Marsé ha recibido este jueves de manos del Rey el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras hispanas, en una solemne ceremonia que se celebra en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Juan Marsé se forjó como novelista en los duros años de la posguerra, cuando la memoria "fue sojuzgada, esquilmada y manipulada", y a "los vericuetos y espejismos" de la memoria histórica dedicó este jueves una parte de su discurso del Premio Cervantes, en el que reflexionó sobre la verdad del escritor, sus obsesiones, quimeras y sueños.

"El olvido y la desmemoria forman parte de la estrategia del vivir, tanto en la sociedad civil como en los estamentos del poder. (...) Hay una memoria compartida, que no debería arrogarse nadie", dijo Marsé tras recibir del Rey el galardón más prestigioso de las letras hispánicas y agradecerlo con una lección magistral sobre literatura, la influencia del Quijote en su vida, su amor por el cine y la dualidad lingüística de Cataluña.

Foto de familia de los asistentes al acto de entrega del Premio Cervantes (Foto: Manuel Engo)

Marsé (Barcelona, 1933) no se considera "un intelectual", sino solamente un narrador", y los "planteamientos peliagudos, la llamada metaliteratura", lo dejan "frío". "Bastante trabajo me da mantener en pie a los personajes, hacerlos creíbles, cercanos y veraces", reconoció el escritor, que leyó con tranquilidad, con voz pausada y grave.

Frente al "misterio" y "galimatías" que es la literatura, a Marsé le gusta recordar a Ezra Pound y su creencia de que "el esmero en el trabajo, el cuidado de la lengua, es la única convicción moral del escritor", una frase que él suscribe "con la mayor cautela".

"Pienso que muchas cosas que se dicen o escriben, en el idioma que sea (...), deberían a menudo merecer más atención y consideración que la misma lengua en la que se expresan", dijo Marsé, antes de afirmar que "la televisión debería contribuir a reconocer y asumir la variedad lingüística del país". El autor de "Últimas tardes con Teresa" o "La oscura historia de la prima Montse" nunca vio "nada anormal" en ser "un catalán que escribe en lengua castellana", pero hay quien lo considera "una anomalía", "un desacuerdo".

Los Reyes junto a Juan Marsé (Foto: Manuel Engo)
Y desacuerdos entre lo que es y "lo que podría haber sido en esta vida, como escritor y como simple individuo", Marsé tiene "para dar y tomar". "Mis apellidos, de no mediar el azar, podían haber sido diferentes, y mi vida también", afirmó el novelista, cuyo verdadero nombre es Juan Faneca. La madre de Marsé murió tras el parto y su padre, taxista, le explicó sus dificultades para sacar adelante al niño a un matrimonio que llevaba en el coche. Eran los Marsé y decidieron adoptar al bebé.

"En todo caso, con el nombre que tengo o con cualquier otro, nunca he querido representar a nadie más que a mí mismo", subrayó Marsé, quien desde que tiene "uso de razón" ha vivido "la dualidad cultural y lingüística de Cataluña", que en su opinión "nos enriquece a todos". Esa dualidad es "una terca y persistente realidad", y el realismo "es una corriente literaria muy nuestra, y que aún goza de un sólido prestigio", dijo Marsé, que no quería "instalarse en la identidad cultural para dar lecciones a nadie" ni hacer "una defensa excesiva del realismo".

Al acto de entrega del galardón, que presiden los Reyes, asisten además el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado por su esposa, Sonsoles Espinosa; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel.

También están presentes en el acto el director de la RAE, Víctor García de la Concha; el presidente del jurado del premio Cervantes, José Manuel Blecua, secretario de la RAE; y el director general del Libro, Rogelio Blanco, secretario del jurado. La ceremonia cuenta además con la asistencia de diversos escritores como Antonio Gamoneda, Premio Cervantes 2006, Gustavo Martín Garzo y Luis Muñoz, así como el cantautor Joaquín Sabina y la directora de la Residencia de Estudiantes, Alicia Gómez Navarro, entre otros representantes del mundo de la cultura.

Esperanza Aguirre, Sonsoles Espinosa y al fondo Ángeles González Sinde (Foto: Manuel Engo)
A su vez, el Rey en su discurso ha elogiado la autenticidad que domina la obra de Juan Marsé ha valorado su "empeño en hacer de España con su pluma una nación aún más solidaria, más justa y más humana". Don Juan Carlos ha definido a Marsé como "uno de los mayores protagonistas" de la cultura española durante el siglo XX y en este siglo XXI y ha destacado su "dominio de la lengua, que emana de la difícil sencillez de su prosa".

Acto seguido, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, definió a Juan Marsé como "un creador libre", un escritor que comenzó como aprendiz de joyería y "que ha logrado ser maestro a base de memoria, honestidad y coherencia". Durante la entrega del Premio Cervantes González-Sinde calificó a Marsé como un escritor "por vocación, hecho a sí mismo", de los que "trabajan pieza por pieza, de los capaces de engarzar la ternura y lo canalla, el dolor y el humor, con la minuciosidad del artesano que lleva tras de sí muchas horas de lectura y de trabajo".

Antes del comienzo del acto, Marsé se encontraba "tranquilo" y explicó que escribir su discurso le había costado casi tanto como escribir una novela, aunque precisó que, en general, cualquier cosa que hace "es fruto del esfuerzo".

Juan Marsé (Barcelona, 1933) ganó el pasado mes de noviembre este prestigioso galardón, tras años como candidato, por su "decidida vocación por la escritura" y "su capacidad para reflejar la España de la posguerra".

La entrega del premio Cervantes, dotado con 125.000 euros, constituye el acto central del Día Internacional del Libro.

Marsé y Don Quijote
Marsé leyó enteramente la obra cumbre de la literatura universal por primera vez en 1949, cuando apenas tenía 16 años, y aún hoy relee algunos de sus pasajes preferidos, entre ellos el capítulo XLIX, "De lo que le sucedió a Sancho Panza rondando su ínsula" y los siguientes, en la Segunda Parte. "Con El Quijote, Cervantes inventó la novela moderna, es bien sabido. Por tanto, le debemos todo", declara solemne.

Nuevos proyectos
El autor de "Rabos de lagartija" y "Si te dicen que caí" ya estaba preparando una nueva novela cuando se enteró en noviembre de la concesión del Cervantes. Una nueva novela de la que apenas reveló que "tiene que ver con las novelas que a mí gustan, como "Rabos de lagartija", que transcurre una parte en los años 40 y otra en la actualidad".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es