1 de abril de 2020, 3:39:36
Economía

la ue ha advertido del problema en varias ocasiones, sin haber recibido respuesta


No publicar


El alto precio de Internet en España ha desembocado en que sólo la mitad de los hogares españoles tengan contratado este servicio. La comisaria europea de Sociedad de la Información y Medios de Comunicación ha advertido al Gobierno español del problema en varias ocasiones, sin haber recibido respuesta. España se queda estancada viendo como otros países le adelantan.


Los datos de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) sobre la instauración de Internet en España son cada vez más negativos.

El problema es que la tendencia de 2009 es a la baja, por lo que el número de hogares con acceso a Internet ha descendido respecto a años anteriores. Actualmente, sólo hay 19,9 líneas por cada 100 habitantes, mientras que en 2008 eran 20 con las que se contaba. Además, respecto al mismo mes de 2008 la contratación ha caído un 49,26 por ciento.

Ya 2008 cerró con la primera ralentización del crecimiento desde 2004 y se produjeron un 24,52 por ciento menos de contrataciones en comparación a 2007.

Hasta febrero de este año, había 9.189.820 líneas de banda ancha en España, 7.392.975 de Adsl y 1.796.845 líneas de cable-modem. Todas estas cifras demuestran que a España le queda mucho por avanzar en la implantación de Internet, algo que se demuestra de forma más significativa con la encuesta del Eurostat sobre la implantación en los países de la Unión Europea (UE).

Según el Eurostat, tan sólo el 51% de los hogares españoles cuenta con acceso a Internet, mientras que la media de la Unión Europea se sitúa en el 60%. Esto sitúa a España a la altura de países como Lituania, obteniendo el puesto 17 de los 27 socios europeos.

Los Países Bajos encabezan la lista con un 86 por ciento de conexión a Internet en los hogares. También Suecia (84%), Dinamarca (82%), Luxemburgo (80%) y Alemania (75%) tienen una tasa superior a la media europea.



Por ello, no es de extrañar que el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de marzo haya calculado que el 46,2 por ciento de los españoles no ha utilizado Internet en los últimos doce meses. La principal causa de esta ausencia de acceso a Internet en la mitad de los hogares españoles se debe al alto precio de las compañías.

El gran problema: el precio
En España la conexión a Internet cuesta 45,83 euros de media, frente a los 36,89 euros de la UE. Sólo Rumanía, República Checa y Austria tienen ofertas de Internet más caras. El propio Ministerio de Industria, Comercio y Turismo establece los precios de los principales operadores de Internet entre los 19,95 euros y los 59 euros.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas y miembro permanente del Consejo Asesor de Telecomunicaciones para la Sociedad de la Información, ha explicado a EL IMPARCIAL que en España el precio de Internet sigue siendo muy caro y “debería costar 10 euros”. Además, Domingo ha denunciado que en nuestro país hay “cuatro millones de ciudadanos sin acceso a Internet”.

España tiene el Adsl más caro y lento de Europa. La propia Viviane Reding, comisaria europea de Sociedad de la Información y Medios de Comunicación, al presentar el Informe sobre los Progresos en 2008 del Mercado Único de las Telecomunicaciones, aseguró que "España es el único país donde suben las tarifas y baja el uso de la banda ancha".

“Esto muestra la excepción española. En todos los otros países, buenos, malos o regulares, la penetración sube y los precios bajan. Pero la impresión es que en España el movimiento va en el sentido contrario: la penetración baja y los precios suben”, explicó la comisaria.

Reding recomendó al Gobierno español que reflexionara, ya que puede que no se esté actuando por el interés ciudadano económico. Además, comentó que “siempre ha intentado que haya una reglamentación seria. Pero, desafortunadamente, en España no ha funcionado ni ha sido aplicada como debería. Lo que se ha hecho en España con el acceso a la banda ancha es una mini reglamentación, unas vacaciones reglamentarias sobre la fibra. Y al mirar a las cifras españolas, el impacto negativo ya se ve incluso antes de que se produzca su aplicación plena”.

Hay algunos Gobiernos que parecen tener dificultades para entenderlo, y que parece que no leen los datos. Espero que con la publicación de este informe empiecen a reflexionar un poco. Y a darse cuenta de que quizás no están actuando según el interés de sus economías y sus ciudadanos”, añadió Reding.

España ha caído este año tres puestos en la lista de los 134 países con mayor implantación de las tecnologías de la información y la comunicación (ICT) que elaborada por el Foro Económico Mundial y en la que pasa a ser el número 34.

Una campaña para abaratar Internet
La plataforma "Por un ADSL más barato" entregó 275.000 firmas de apoyo a su campañ en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Con esto, la plataforma pretende conseguir "una rebaja incondicional del precio del ADSL, que nos acerque a otros países de Europa". Además, exigen al Ministerio una serie de medidas que consigan aumentar el número de hogares con acceso a Internet.

Sus principales propuestas se basan en la rebaja del precio de Adsl, un aumento de la velocidad de la conexión, mayor calidad en el servicio y que se considere la banda ancha como un servicio universal que permita a los españoles estar en igualdad de condiciones con el resto de ciudadanos europeos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es