4 de diciembre de 2020, 23:44:32
Nacional

El socialista considera que el "rechazo social" a la banda es cada día mayor


Patxi López, confiado en que verá el fin de ETA como lendakari


El lendakari electo, Patxi López, ha afirmado este miércoles que arriesgará si tiene que hacerlo para conseguir la paz en el País Vasco. Es el objetivo principal de su Gobierno y está convencido de que asistirá al fin de ETA durante su mandato. Mañana prometerá y no jurará su cargo "humillado ante Dios", la fórmula empleada hasta ahora por todos los que han ocupado la Lendakaritza. Por su parte, el que abandona la sede del Ejecutivo vasco, Ibarreche, ha presentado hoy su renuncia ante el Parlamento.


Patxi López ha expresado este miércoles su convencimiento de que asistirá al fin de ETA como lendakari, gracias a la actuación de la lucha antiterrorista pero también a la deslegitimación social para lograr que los terroristas no tengan relevo. En su primera entrevista tras haber sido investido, ofrecida por la cadena Ser, López ha afirmado que la prioridad de su ejecutivo será lograr la paz y ha expuesto que "el rechazo social" hacia ETA será "fundamental" para conseguir que cuando un terroristas sea detenido "no vaya a haber otro que se ponga en su sitio".

Según ha reconocido, en el pleno de investidura celebrado este martes no llegó a llorar, pero tuvo "que contener la emoción muchas veces por la alegría" que le transmitían los compañeros de su partido "que han trabajado toda la vida por Euskadi, como Txiki Begenas o Jesús Egiguren". Este jueves Patxi López prometerá su cargo en una ceremonia solemne "que mantenga la tradición bajo el árbol de Guernika", si bien no utilizará la fórmula que han empleado anteriores lehendakaris del PNV que apelaba a Dios. Patxi López confirmó no jurará su cargo con la frase "humillado ante Dios" puesto que, dice, es laico.

Ha destacado que la primera medida que adoptará será la convocatoria de la mesa diálogo social para intentar consensuar con empresarios y sindicatos políticas para hacer frente a la crisis. A continuación, López adoptará "un gesto" para atajar "la inflación de cargos que hay en la Administración vasca elegidos a dedo", según ha denunciado, y también planteará medidas para apoyar a las familias que tienen a todos sus miembros en paro.

Ha señalado que el acuerdo que suscribió con el PP para garantizar la gobernabilidad de la Comunidad Autónoma Vasca "contiene líneas generales que pueden ser suscritas por la inmensa mayoría de la sociedad vasca" y, de hecho, ayer "no hubo ni un sólo portavoz que pudiera decir ni una sola política, una sola frase o un solo párrafo de ese acuerdo supusiera un frente".

A su juicio, los reproches de las formaciones nacionalistas hacia ese acuerdo "no fueron más que una crítica fácil de quien abandona el Gobierno Vasco y está dolido por ello". "Tras diez años de un gobierno que prácticamente nos negaba nuestra condición de vascos, que ha querido imponer un modelo en el que sobrábamos en nuestro propio país, un gobierno que en lugar de defender la legitimidad democrática, tal como es, se saltaba esas normas y que en vez de defender a los demócratas añoraba, como vimos ayer, a los que justificaban la violencia", era necesario, a su entender, "abrir un nuevo tiempo" y poner en marcha otra forma de gobernar.

Ha destacado que espera poder contar con otras formaciones y así ayer tendió la mano, especialmente, al PNV. "Tengo al PNV en altísima consideración y juntos hemos hecho la Euskadi moderna", ha sentenciado.

López ha pedido al partido de Iñigo Urkullu que, tras el abandono de Juan José Ibarreche de la política, "asuma la responsabilidad que les corresponde con el país" como partido de la oposición para tratar de alcanzar acuerdos con el nuevo Gobierno Vasco. Así, le ha recomendado "que deje esas posiciones soberanistas" y "que asuma posiciones más moderadas que permitan el entendimiento con otros".

López ha agradecido la complicidad del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con su proyecto, "sin la cual no hubiese sido posible el cambio" en Euskadi. Ha reconocido que el presidente se arriesgara, primero por el proceso de paz y luego por el cambio en Euskadi, por lo que ha lamentado que esto "esté siendo utilizado por el PP y el PNV, en alianza, para atacar al Gobierno del PSOE".

Ha concluido que también para él, "la paz será el objetivo fundamental de mi gobierno y no concibo, si tengo que arriesgar, no hacerlo".

La renuncia de Ibarreche
Por su parte, el ya ex lendakari Juan José Ibarrechee ha presentado a primera hora de esta mañana su renuncia al acta de parlamentario vasco en el registro de la Cámara de Vitoria. Ibarrechee ha acudido solo a la Cámara, con discreción, sin convocar a la prensa, y ha abandonado el edificio tras pasar por el registro.

Con este trámite, ha oficializado su intención de abandonar la política, tal y como anunció durante el pleno del Parlamento Vasco. Al final de su intervención vespertina de ayer, el ex lehendakari y desde hoy también ex parlamentario del PNV, dijo que quería despedirse para "iniciar una nueva etapa" en su vida.

Reconoció que no le iba a resultar "difícil", pues no había olvidado nunca que a los lehendakaris les da "el mismo sol" y les cae "la misma lluvia que al resto de hombres y mujeres del país". Antes de cerrar su intervención con un "agur" (adiós), recordó que fue en el Parlamento vasco en donde empezó "a hacer política" y era en él donde iba "a dejar de hacer política". Juan Jose Ibarreche por el momento no ha dado a conocer sus planes de futuro.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es