19 de septiembre de 2019, 6:13:37
Opinion


Europa avisa a Cuba



La reunión entre el Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Javier Solana, y el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, tenía como telón de fondo levantar las sanciones económica que pesan sobre la Isla. Si por Cuba fuera, la agenda no habría tenido más puntos. Pero la Unión Europea mantiene una postura exterior común, con independencia de que cada estado miembro y soberano adopte a título particular la postura que estime pertinente. Precisamente por ello, cobra especial relevancia lo que dice Solana, ya que habla en nombre de los 27 países de la Unión. Y lo que le ha recordado en esta ocasión al canciller cubano es que Europa denuncia abiertamente el nulo respeto a los derechos humanos en la Isla y la situación de los presos políticos.

Cuba es una dictadura totalitaria cuyo régimen no respeta las más mínimas reglas democráticas. La falta de libertad dura ya más de medio siglo. En base a ello, cuesta entender cómo hoy en día hay quien todavía ampara y justifica la vergonzosa realidad de una oligarquía represora y nepotista. Es razonable que se ayude al pueblo cubano con medidas que favorezcan su maltrecho día a día. Pero sin caer en el error de dar balones de oxígeno a unos dirigentes perpetuados en el cargo por decisión propia y por obra de políticas represivas y carcelarias. Por encima de sanciones y embargos, lo más urgente en Cuba es que la libertad y la democracia lleguen de una vez. Y ya va siendo hora de que La Habana se de por enterada.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es