6 de abril de 2020, 23:40:07
Nacional

El frío entre Zapatero y Buteflika castiga a las empresas españolas


España se queda fuera en dos contratos millonarios en Argelia


El régimen argelino ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de renovación de sus instalaciones de refinaje de petróleo y gas destinado a la exportación. La empresa española Tecnicas Reunidas ha estado cerca de llevarse un contrato millonario de modernización de una refinería, pero al final se lo ha llevado la coreana Samsung.


En cuanto a la carrera para obtener el súper contrato de construcción de las cuatro fragatas polivalentes de las que se quiere dotar la Marina argelina y evaluado en más de dos mil millones de dólares los Astilleros Bazán, ya ni siquiera están en liza. Franceses, italianos, alemanes y británicos se disputan el jugoso negocio.

Las relaciones episódicas e impregnadas de desconfianza entre el Presidente Zapatero y el jefe de Estado argelino Abdelaziz Buteflika, con el conflicto del Sahara Occidental como telón de fondo, no han contribuido a mejorar la puntuación de las empresas españolas. Es cierto que oficialmente es retenida la oferta menos costosa, pero hay otros criterios que a la hora de evaluar el resultado final cuentan. El enfriamiento del Acuerdo de cooperación estratégica firmado entre el anterior presidente José María Aznar y Abdelaziz Buteflika en octubre de 2002, ha ido en perjuicio de la competitividad de las empresas españolas en ese mercado.

Ha sido la Samsung Engineering&Construction, la que se ha llevado esta semana el contrato de rehabilitación, adaptación y modernización (proyecto EPC) de la refinería de Skikda, situada en el este del país. Su plazo de realización ha sido fijado en 36 meses, y las capacidades de refinaje del complejo deberán pasar al término del proyecto, de los actuales 15 millones de toneladas anuales, a 16,8 millones de toneladas.

Los coreanos pujaban con 1.279 millones de dólares, frente a otros compatriotas (Hyundai, asociado con Hawha y Daewoo) que ofrecían 1.347 millones $, y la española Técnicas Reunidas SA, que había evaluado el proyecto en 1.451 millones $.

El plan de modernización emprendido por Sonatrach, comprende además de la refinería de Arzew (cuyo proyecto fue atribuido en noviembre de 2008 al consorcio pilotado por Hyundai), la de Skikda (adjudicada a Samsung), y pronto la de Argel y posiblemente la de Hassi Messaud.
En época de crisis como la que está sacudiendo los cimientos de la economía española, la noticia no es nada alentadora.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es